¿Cuándo empezar con la fruta para el bebé?

¿Cuándo empezar con la fruta para el bebé?
comparte

Cuando tu hijo comienza a crecer, como padre te surgen dudas referentes a su alimentación, y una de las mas comunes es saber cuándo darle frutas a tu bebé.

La mayoría de los pedíatras recomiendan que puedes empezar a darle alimentos sólidos a los bebes entre 4 y 6 meses; sin embargo, la Academia Estadounidense de Pediatría (AAP por sus siglas en inglés) recomienda que se alimente a los bebés exclusivamente con leche materna durante al menos 6 meses, aunque muchos papás aseguran que sus bebés están deseosos y listos para comer papillas antes.

 

Los bebés te darán señales de cuando estén listos para empezar a comer alimentos sólidos:

 

- Tienen mayor control de su cabeza.

- Cuando tienen algún apoyo, su postura al sentarse es adecuada.

- Tu bebé lleva los alimentos al fondo de su boca y traga, en lugar de usar su lengua para empujar la comida hacia fuera.

- Cuando haya duplicado el peso que tuvo al nacer.

- Cuando comience a ser más curioso y trate de agarrar tu comida o abra la boca si le ofreces algo.

 

Las frutas pueden comenzar a ofrecerse como alimentación complementaria, es decir, complementando la leche materna. Algunas frutas son más adecuadas para ofrecer antes que otras, ya que tienen un menor riesgo de desarrollo de alergias para los bebés. Las frutas se recomienda que se introduzcan de forma paulatina y de una en una para comprobar su tolerancia y esperar días para ofrecer alguna nueva.

No te puedes perder ...

 

Es importante que sepas que cada bebé es diferente, por eso habla con tu pediatra acerca de qué alimentos ofrecerle primero a tu pequeño y cuándo hacerlo. La mayoría de los bebés puede comenzar con cualquier tipo de alimento sólido en forma de puré, pero sin sal ni azúcar. 
 

A continuación te presentamos a qué edad puedes ofrecerle cada fruta a tu bebé:

 

- A partir de los 6 meses puedes ofrecerle manzana, pera, ciruela, uvas sin piel y sin semillas, kiwi, piña, melón, papaya, mango. Estas tres últimas recomendamos que se ofrezcan más adelante, ya que tienen un sabor muy dulce.

 

- A partir de los 12 meses puedes comenzar a ofrecerle cualquier tipo de fruta al bebé, sin embargo, es recomendable esperar hasta esta edad para ofrecerle frutos rojos, ya que son frutas que a temprana edad pueden ocasionar alergias.

 

- A partir de los 24 meses puedes ofrecerle frutos secos.

 

Hay que tomar precauciones especiales con algunos bebés. Consulta antes con tu pediatra o un especialista en alergias para planear una dieta especial si tu bebé tuvo un resultado positivo en una prueba de alergia a algún alimento en particular.

 

Lo más recomendable es ofrecer la fruta en forma de puré para que el bebé la acepte con mayor facilidad, o también puedes ofrecerle la fruta en la mano del bebé para que comience a experimentar diferentes sensaciones con el tacto y el gusto. Para esto las frutas que se pueden utilizar son el plátano, la pera y la manzana, ya que se deshacen con facilidad.

 

A ninguna de las frutas se les debe añadir azúcar extra ni ningún otro tipo de complemento que cambie su sabor. No debes disfrazar los sabores de las frutas, aunque para los primeros purés puedes hervir la fruta con agua durante unos minutos para obtener una consistencia más suave.

 

Tú podrás darte cuenta fácilmente de si tu bebé es alérgico a un alimento, ya que desarrollará las señales de una reacción alérgica a los pocos minutos u horas de haber comido la fruta. La mayoría de los niños con alergias alimenticias tienen reacciones leves. Si notas que tu bebé tiene un sarpullido, vómitos o diarrea, visita a su pediatra para que te aconseje. 


Te puede interesar:
Los niños con altas capacidades precisan que la escuela y la familia trabajen en coordinación para asegurarles el entorno preciso donde poder desarrollar al máximo su potencial.


Fecha de actualización: 06-06-2018

Redacción: Irene García

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

×


×
×
×
*/?>