¿Cómo se debe alimentar un bebé de padres vegetarianos?

¿Cómo se debe alimentar un bebé de padres vegetarianos?
comparte

Si tanto tú como tu pareja sois vegetarianos es posible que os preguntéis qué dieta debe seguir vuestro bebé y si puede ser vegetariano o este tipo de alimentación puede ser insuficiente para él. Según diversas asociaciones la dieta vegetariana en bebés y niños pequeños no tiene por qué ser mala siempre que se sigan una serie de indicaciones.

Aunque en España el número de personas vegetarianas no es muy alto (entre el 1 y el 1,5 % de la población), al menos en comparación con otros países como Estados Unidos, cada vez más personas se decantan, por motivos ideológicos o de salud, por este tipo de dieta que, básicamente, implica no comer ningún producto de origen animal. Dentro de los vegetarianos podemos encontrar diversos tipos como los veganos, que excluyen cualquier tipo de carne y productos de origen animal; los lactovegetarianos, que sí consumen productos lácteos además de los productos de origen vegetal; o los ovolactovegetarianos; que toman huevos, productos lácteos y productos de origen vegetal. Los más restrictivos, por tanto, son los veganos.


Si unos padres son vegetarianos es posible que quieran que su hijo también lo sea, pero seguro que tienen muchas dudas acerca de si es conveniente o no para sus hijos, qué deficiencias nutricionales pueden tener, si afectará a su crecimiento y desarrollo… Frente a estas dudas, casi todos los expertos en nutrición infantil están de acuerdo en que una dieta vegetariana puede proporcionar todos los nutrientes necesarios para el crecimiento infantil y aportar beneficios al niño; eso sí, siempre que se realice de la manera adecuada y lo controle un nutricionista o pediatra que puede detectar en seguida si el niño tiene deficiencias nutricionales ya que estas pueden surgir fácilmente si la dieta no es la adecuada.

¿Cómo se riñe a un bebé?

¿Cómo se riñe a un bebé?

Cuando un bebé es recién nacido no se le debe reñir jamás porque además de que no lo entiende está desarrollándose a pasos agigantados cada día y lo que hay que hacer es disfrutar de su presencia y de todo el amor que nos ofrece con su simple mirada.


Los principales riesgos que pueden surgir son los siguientes:


- Deficiencia de vitamina B12, conocida también como cobalamina, esencial para la síntesis de la hemoglobina y la elaboración de células, así como para el buen estado del sistema nervioso. Es un producto propio del metabolismo del organismo y no es consumible a partir de vegetales, dado que no está presente en ninguno de ellos. Sí puede encontrarse en fuentes animales, dado que ya ha sido sintetizada, como el huevo, las carnes rojas, las vísceras... La dieta vegetariana estricta o vegana prohíbe incluso el consumo de huevo, por lo que los niños veganos necesitarán suplementos de esta vitamina para no desarrollar anemia, degeneración nerviosa o entumecimiento y hormigueo de extremidades.


- El exceso de fibra en este tipo de dieta puede disminuir el consumo de calorías, principalmente en los primeros años de vida del bebé.


- Las dietas que tienen un alto contenido de fitato y otros modificadores de la absorción mineral se asocian con una mayor prevalencia de raquitismo y anemia por deficiencia de hierro, sin contar con que suelen tener menos vitamina D al no consumir lácteos.


- Los estudios realizados en niños y adolescentes de países occidentales que siguen dietas vegetarianas y veganas muestran que el crecimiento y desarrollo de estos niños está dentro del rango normal para su población de referencia, aunque generalmente tienen un menor índice de masa corporal.


- La frecuencia de anemia ferropénica es similar en las poblaciones de niños vegetarianos comparadas con las de no vegetarianos, aunque los niveles de ferritina suelen ser más bajos en vegetarianos.


- Los adolescentes vegetarianos y veganos suelen mostrar niveles menores de zinc en sangre comparados con los no vegetarianos, aunque en general no por debajo de niveles normales.


Sin la monitorización y la suplementación adecuadas, estas dietas pueden tener efectos nocivos en los resultados de salud del niño. Las deficiencias nutricionales, particularmente al inicio de la vida, pueden afectar negativamente el crecimiento, el contenido mineral óseo y el desarrollo motor y cognitivo. Por eso, es necesario que la dieta de niños vegetarianos sea siempre controlada por un médico.


Beneficios de las dietas vegetarianas


A pesar de estos posibles riesgos, tanto la Academia Americana de Nutrición como la Asociación Española de Dietistas-Nutricionistas, y otras muchas, afirman que “las dietas vegetarianas adecuadamente planificadas, incluidas las dietas totalmente vegetarianas o veganas, son saludables y nutricionalmente adecuadas y pueden proporcionar beneficios para la salud en la prevención y en el tratamiento de ciertas enfermedades. Las dietas vegetarianas bien planificadas son apropiadas para todas las etapas del ciclo vital, incluidos el embarazo, la lactancia, la infancia, la niñez y la adolescencia, así como para deportistas”.


Entre los principales beneficios encontramos:


- Los niños y adolescentes vegetarianos y veganos suelen consumir con menos frecuencia bebidas azucaradas y alimentos procesados. En general, el patrón de alimentación de estos niños se acerca más a las recomendaciones oficiales actuales que las dietas occidentales típicas.


- Muestran un mejor estado antioxidante y un patrón lipídico más favorable en sangre.


- Consumen gran cantidad de frutas y verduras. Al no tomar más que este tipo de alimentos, tienen bajos niveles de colesterol y niveles adecuados de proteínas, vitaminas, minerales y calcio.


- Están expuestos a una cantidad menor de carcinógenos y mutágenos puesto que no consumen carne.


- La dieta vegetariana, al evitar los alimentos ricos en grasas y colesterol, y proveer un mayor consumo de fitoquímicos y alimentos altos en fibra, protege frente a las enfermedades cardiacas, la diabetes o ciertos tipos de cáncer.


- La mayoría de los vegetarianos no tiene problemas de sobrepeso, porque apenas ingieren grasas y colesterol.


- La ausencia de fibra en las comidas produce estreñimiento, cáncer de colon, varicosis y problemas en el sistema circulatorio y cardiovascular, pero los vegetarianos rara vez padecen este problema.


Alimentación del bebé vegetariano mes a mes


Los primeros meses de vida da igual que tu bebé sea vegetariano o no ya que se alimentará de lo mismo: leche materna o de fórmula. El problema viene cuando, hacia los 6 meses, comiences con la introducción de la alimentación complementaria.


Para evitar las carencias antes descritas que un vegetariano puede tener es importante que incluyas los siguientes nutrientes:


- Hierro: el hierro se absorbe con menor facilidad de fuentes no animales, pero aun así existen muchas fuentes vegetales excelentes como las frutas (ciruelas, albaricoques), las legumbres o los cereales que puedes empezar a dar a tu bebé sin problemas en torno a los 6 meses.


- Calcio: además de continuar con la leche materna o de fórmula, puedes incluir leche de vaca, leche de soja enriquecida, queso, verduras verdes, lentejas, tahín o tofu.


- Proteínas: los niños necesitan más proteínas que los adultos debido a su rápido crecimiento y si no se consume carne es necesario incluir grandes cantidades de legumbres, cereales, frutos secos y leche de vaca.


- Energía: los bebés entre los 6 y los 12 meses necesitan de 700 a 1.000 calorías por día, de modo que necesitan fuentes concentradas de energía como la que pueden encontrar en los aguacates.


- Vitamina B12: los lácteos y los huevos aportan gran cantidad de B12, pero si el bebé es vegano necesitará tomar alimentos enriquecidos como algunas leches de soja, extracto de levadura bajo en sal o hamburguesas vegetales.


- Vitamina D: la vitamina D se encuentra solo en alimentos animales como los productos lácteos y los huevos así que si el bebé no toma estos alimentos puede necesitar un suplemento vitamínico.


A pesar de seguir estos consejos, la mayoría de las personas vegetarianas tienen que incluir en su alimentación un suplemento de B12, incluso aquellos que consuman habitualmente alimentos fortificados.

 

 


Fuentes:

Martínez Biarge, M. Niños vegetarianos, ¿niños sanos? En: AEPap (ed.). Curso de Actualización Pediatría 2017. Madrid: Lúa Ediciones 3.0; 2017. p. 253-68. Unión Vegetariana Española (UVE) www.unionvegetariana.org.

“Vegetarian diets and children”, T A B Sanders, S Reddy, The American Journal of Clinical Nutrition, Volume 59, Issue 5, 1 May 1994, Pages 1176S–1181S, https://doi.org/10.1093/ajcn/59.5.1176S.

Redacción: Irene García

0 Comentarios

Escribe tu comentario

iniciar sesión registrarte
×


×
×
×