• Buscar
Publicidad

Bebés y quinoa, ¿cuándo pueden comerla?

Bebés y quinoa, ¿cuándo pueden comerla?

La quinoa es una semilla que también puede consumirse como un cereal y que presenta múltiples propiedades nutritivas, de hecho, es considerado uno de los alimentos más sanos. Los bebés pueden consumirla desde los 6 meses ya que no tiene gluten.

Publicidad

Indice

 

¿Qué es la quinoa?

La quinoa es un pseudocereal, una semilla que también puede consumirse como cereal que se cultiva desde hace más de 6.000 años y que hoy sigue produciéndose en Perú y Bolivia, sobre todo.

La palabra quinoa o quinua viene de la lengua quechua y significa “grano madre”, porque en la época de los incas este grano era considerado uno de los más importantes, un alimento sagrado que se usaba en medicina gracias a sus propiedades.

Es uno de los productos alimenticios más interesantes nutricionalmente que existen en el mundo vegetal. Existen diversos tipos de quinoa:

- Quinoa blanca. Es la más conocida y la que consumimos habitualmente. Tiene un sabor menos amargo y menos calorías que las otras dos variedades. Posee más fibra que la quinoa roja, por lo que favorece nuestro sistema digestivo. Es la más rica en proteínas y la que menos carbohidratos posee, por lo que ayuda a la quema de grasas.

- Quinoa roja. Similar a la blanca, con pocas calorías, rica en proteínas y muy nutritiva. Posee menos grasas que las otras pero más carbohidratos por lo que es muy recomendable para deportistas.

- Quinoa negra. Es una especie nueva, un híbrido entre la semilla de quinoa y la de espinaca. Tiene un sabor más terroso que las otras. En ella destaca la presencia de litio, que ayuda a regular el estrés y disminuir la depresión.

 

Beneficios de la quinoa

Desconocido hasta hace unos años, hoy en día es considerado un superalimento, e incluso la FAO consideró el año 2013 como el Año Internacional de la Quinoa para reconocer sus propiedades (es el único alimento de origen vegetal que tiene todos los aminoácidos esenciales, oligoelementos y vitaminas), así como la capacidad de adaptarse a diferentes ambientes ecológicos y climas, lo cual la convierten en un aliado en la lucha contra el hambre.

1. Su contenido en proteínas es muy alto, entre el 12 y el 18 %, y además contiene todos los aminoácidos esenciales, lo que la convierte en un gran sustituto de la carne válido muy usado por los vegetarianos. Entre ellos destacan la lisina, importante para el desarrollo del cerebro, y la arginina  e histidina, fundamentales para el desarrollo humano durante la infancia.

2. La calidad de sus proteínas y su cantidad por peso es excepcional ya que más del 30% del peso de la semilla lo constituye el germen.

2. Contiene grasas insaturadas, especialmente importante es su contenido en ácido linoleico.

3. Tiene minerales como el hierro, el magnesio, el zinc, el fósforo o el calcio.

4. Fuente de vitaminas C, E, B1, B2 y niacina.

5. Contiene grandes cantidades de flavonoides, como la quercetina y kaempferol, potentes antioxidantes que ayudan a depurar el organismo y mejorar nuestra salud.

6. Rica en fibra, ideal para evitar problemas tan comunes como el estreñimiento. También permite controlar el aumento de peso.

7. Carbohidratos: fundamentalmente almidón, pero sin gluten, por lo que puede ser consumida por celíacos.

Por todo ello, la quinoa es muy recomendable para niños, embarazadas, deportistas, diabéticos, celiacos, personas con depresión, con colesterol, con estreñimiento, con problemas de peso, etc.


¿Cómo se puede consumir la quinoa?

El principal problema de este pseudocereal es su sabor amargo, y es que hay que saber prepararlo y cocinarlo para que no dé un sabor raro a los platos y hasta los bebés, desde los 6 meses de edad, puedan consumirlo.

Su sabor amargo es fruto de la saponina, una toxina natural que la recubre. Esto tiene la ventaja de que no se suelen usar pesticidas en los cultivos ya que la saponina la protege, lo cual hace que esté libre de químicos. Lo malo es que le da un sabor desagradable.

La mayoría de presentaciones comerciales eliminan la saponina de la quinoa pero, si no, basta con lavarla con abundante agua. Además, se puede encontrar quinoa en cereales especiales para bebés, barritas de cereales, o mezclados con otros cereales.

Si compras las semillas enteras, debes lavarlas con abundante agua y después cocerlas con sal para añadirla a ensaladas, sopas, cremas, sofritos, postres, etc.

Cocida es la manera más sencilla de usarla e incluso puedes añadirla al puré del bebé de verduras. Para ello, debes añadir dos partes de agua por cada parte de quinoa en una cacerola. Cuando el agua empiece a hervir, ponlo a fuego medio y déjalo unos 15-20 minutos. Sabrás que está cocida cuando aparezca una especie de rabito blanco y la quinoa se vuelve semitransparente. Es importante que no se pase.

Otra opción es dorar los granos en la sartén con un poco de aceite durante unos 5 minutos, dando vueltas hasta que se dore (cuidado con no quemarlos).

Foto: Creado por Luis_molinero - Freepik.com


Fecha de actualización: 09-10-2020

Redacción: Irene García

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

×