Bebés y helado, ¿cuándo pueden empezar a tomarlos?

Bebés y helado, ¿cuándo pueden empezar a tomarlos?
comparte

Los helados pueden ser un alimento muy sano siempre que sean caseros o se controlen muy bien sus ingredientes. Dependiendo del tipo de helado, podrás empezar a ofrecérselo a tu bebé a partir de los 8 meses.

El helado es el alimento por excelencia del verano, aunque cada vez se consumen más en cualquier época del año. Si tienes un bebé, seguro que te has preguntado cuándo puedes empezar a ofrecerle heladitos para que comience a chuparlos y saborearlos y se refresque cuando hace calor. La respuesta depende del tipo de helado.


En general, no se deben dar helados a los bebés menores de 12 meses ya que suelen estar elaborados con leche de vaca, que no se recomienda antes del año de edad. No obstante, hay que saber que existen varios tipos de helado:


- De crema o leche: estos son los más nutritivos, aunque también los más calóricos. Los de crema suelen tener un 8% de grasa láctea, los de leche menos de un 2,5%, por lo que son mejores, pero no se deben consumir antes de los 12 meses.


- De fruta: suelen llevar también algo de leche o soja para conseguir la textura cremosa tan característica. Estos son muy nutritivos y también pueden empezar a darse desde los 12 meses.


- Polos, granizados o sorbetes: son los menos sanos ya que, básicamente, es agua con colorantes y aditivos para dar sabor, con lo que ano aportan ningún nutriente esencial

No te puedes perder ...


Por lo tanto, deberás tener en cuenta la composición del helado para ofrecérselo o no al niño según su edad. Los de fruta o yogur, por ejemplo, si no llevan leche u otro componente que sea alergénico, se pueden ofrecer desde los 8-9 meses.


Los helados pueden ser muy sanos


Muchos padres piensan que los helados son un alimento calórico y rizo en azúcares que no se debe dar a los niños más que de manera ocasional ya que no son buenos para la salud. Pero esto es cierto solo en parte.


Y es que hay muchos helados con una gran cantidad de grasas saturadas y azúcares que no deben ofrecerse más que en ocasiones especiales, pero los helados caseros, o ciertos tipos de helados industriales, pueden consumirse incluso 3 veces a la semana.


Así lo refleja un estudio realizado por la Universidad Complutense de Madrid que demostró que los helados podían mejorar la dieta de los niños ya que los escolares presentan ingestas insuficientes de vitamina D, yodo, hierro, zinc o calcio, nutrientes esenciales para el crecimiento y desarrollo.


Pero, al incluir tres helados semanales en un grupo de escolares durante un tiempo, los investigadores observaron un aumento notable de las cantidades de riboflavina (vitamina B2), vitamina B12, vitamina A y especialmente de calcio, cuyo aporte, gracias a las tres raciones semanales, se sitúa en el 102.7% de lo recomendado.


Por lo tanto, aquellos helados elaborados con alimentos sanos, como leche o frutas, y con una cantidad mínimas de los perjudiciales, como azúcares o grasas saturadas, se pueden consumir hasta 3 veces por semana, lo que puede incluso mejorar la dieta del niño.


Además, tomarse un helado es un acto divertido y placentero, lo que mejora también la salud anímica de los niños.


¡Precaución con ciertos helados!


No obstante, como decíamos, no vale cualquier helado ya que la mayoría de helados industriales contiene unos niveles muy elevados de proteínas, grasas y azúcares, algo nada saludable para el niño. Este tipo de helados solo deben consumirse de manera ocasional.


Asimismo, hay que tener cuidado con los siguientes ingredientes:


- Alérgenos: lee bien la etiqueta del helado cuando sea comprado por si contiene trazas de frutos secos, huevo, gluten o cualquier otro ingrediente que pueda ser alérgico para tu hijo o que aún no hayas introducido en su dieta.


- Colorantes y aditivos: los helados comerciales contienen colorantes, conservantes y otros aditivos que pueden causar alergias en niños pequeños.


¿Qué helado darle a mi hijo?


Después de todo lo expuesto anteriormente, suponemos que ya te habrá quedado claro qué helados son los mejores para tu hijo: los caseros. Aquí puedes controlar totalmente los ingredientes y elaborar helados sanos.


Puedes hacer helados de batidos frutas con yogur o leche o, simplemente, colocar un palito de helado en un yogur y meterlo al congelador. Estará fresquito y al niño le encantará tomarlo así.


Así te asegurarás de que el helado que se coma sea de lo más nutritivo posible y contenga gran cantidad de minerales y vitaminas. En este caso, sí podrás darle helados varias veces a la semana y sustituir algún postre por ellos. 


Te puede interesar:
El pediatra utiliza una tabla con percentiles de bebés de tallas y pesos con el fin de determinar de manera rápida y precisa si un bebé está creciendo de manera adecuada en relación con otros bebés de su misma edad.


Fecha de actualización: 07-11-2017

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

0 Comentarios

Escribe tu comentario

iniciar sesión registrarte
×


×
×
×
*/?>