¿Bebés de menos de seis meses alimentados con productos ultraprocesados insanos?

¿Bebés de menos de seis meses alimentados con productos ultraprocesados insanos?
comparte

En las últimas décadas se han producidos cambios en los hábitos alimenticios de la población brasileña caracterizados principalmente por la sustitución de alimentos caseros y naturales por alimentos procesados y ultraprocesados que se introducen cada vez más en la alimentación infantil. De hecho, actualmente el 56,5% de los bebés de menos de seis meses ya ha sido alimentado con productos ultraprocesados que son insanos y favorecen la obesidad y otros problemas de salud.

 

Todos estos alimentos son nutricionalmente desequilibrados porque tienen alta densidad de energía, alta cantidad de grasa, azúcar y/o sodio, y aunque resulte difícil de creer más de la mitad de los bebés que todavía no ha cumplido ni tan siquiera el año de edad ya ha sido alimentado con ello.

Fue este cambio en la dieta de la población brasileña una de las principales causas de la actual pandemia de obesidad y enfermedades crónicas que existen. En la población infantil la obesidad también se ha relacionado con la introducción temprana e inadecuada de la alimentación complementaria (AC) y la lactancia materna temprana. El impacto de la introducción de las dietas obesogénicas en las primeras etapas de desarrollo también tiene efectos a largo plazo en la salud de los bebés, lo que los predispone al desarrollo de enfermedades crónicas en la edad adulta. Las consecuencias son graves y por ello es fundamental controlar la alimentación de los más pequeños.

 

Ya todos nosotros conocemos perfectamente los beneficios de la lactancia materna, aunque lo cierto es que el aumento de esta práctica puede desempeñar un papel importante en la mejora de la nutrición, la educación y la salud de la madre y el bebé. De hecho, y de acuerdo con las recomendaciones del Ministerio de Salud el niño deberá recibir leche materna de forma exclusiva hasta los seis meses y suplementada hasta los dos años.

No te puedes perder ...

A partir de los seis meses debe iniciarse la introducción gradual y diaria de alimentos complementarios que deberá basarse, además, en alimentos frescos (frutas, verduras, huevos, carne, tubérculos, etc.) y se deberá evitar al menos hasta los dos años de vida el consumo de otros productos como los refrescos, los jugos de fruta procesados, los dulces, las salchichas, etc. Todos estos alimentos están asociados con la anemia, el sobrepeso y las alergias alimentarias.

 

Hay que recordar, por tanto, que los dos años de vida primeros en la vida de cualquier bebé o niño son fundamentales para fomentar y adoptar hábitos alimenticios saludables y para la prevención de enfermedades crónicas en la edad adulta. Es aquí donde se destaca la fuerte influencia de las características maternas y familiares en la formación de hábitos alimenticios porque las madres con malos hábitos alimenticios inadecuados establecerán difícilmente una alimentación adecuada para sus hijos.

 

El estudio que se realizó fue en un hospital terciario en la ciudad de Porto Alegre entre el mes de marzo de 2012 hasta el mes de julio de 2013. Dicho estudio es, además, parte de una investigación titulada “Conocimiento materno sobre alimentación en los primeros años de vida y su relación con la introducción de alimentos complementarios en niños de cuatro a veinticuatro meses hospitalizados en Porto Alegre.

 

En el estudio incluían niños acompañados por sus madres de ambos sexos, de edades comprendidas entre cuatro y veinticuatro meses, ingresados en la unidad pediátrica o de emergencia por complicaciones agudas como algunas enfermedades respiratorias, gastroenteritis, infecciones del tracto urinario y algunas situaciones quirúrgicas. Lo que sí se excluyó del estudio fueron aquellos niños con nutrición enteral y parenteral, y aquellos con complicaciones crónicas que podrían interferir con la comida y el crecimiento. Además, se excluyó también a los niños con madres menores de dieciocho años sin cuidado parental y aquellos cuya lactancia materna estaba contraindicada.

 

Los datos fueron recopilados en las primeras 72 horas de hospitalización, y la recolección de datos fue realizada por nutricionistas residentes y académicos de nutrición capacitados. En el estudio se analizó la introducción de los diferentes alimentos y para evaluar el estado nutricional actual de los niños, el peso y la longitud se obtuvieron de los registros médicos. El IMC materno se calculó a partir del peso y la altura medidos el día de la entrevista en una sala de procedimientos de la unidad de pacientes hospitalizados. El peso se midió por duplicado en una balanza digital de 150 kg y el valor medio de ambas mediciones se utilizó para calcular el IMC. La altura se midió con un antropómetro fijo y también se realizó por duplicado.

 

En el estudio se inscribieron trescientos pares de madres y niños en el estudio. Algunas variables no alcanzaron la muestra completa y esto fue debido a la negativa de las madres a apartarse de forma temporal de sus hijos porque las mediciones antropométricas se realizaron en la sala de procedimientos de la unidad. Si tomamos en cuenta las otras variables las pérdidas se deben a la respuesta negativa de la madre.

 

La mediana de edad de los niños fue de ocho meses, aunque más de la mitad de los niños de seis meses fueron amamantados (57,1%) y de estos solamente el 25% fueron amamantados exclusivamente. Entre los mayores de seis meses (aproximadamente la mitad, un 49,3% fueron amamantados, pero solamente el 5,4% de estos niños recibieron lactancia materna hasta el sexto mes de vida.

 


Te puede interesar:
La OMS tiene una tabla de peso de bebés que se utiliza para calcular en qué percentil se encuentra respecto a otros bebés de su misma edad.


Fuente:

https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/31340258

Fecha de actualización: 01-08-2019

Redacción: Ana Ruiz

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

0 Comentarios

Escribe tu comentario

iniciar sesión registrarte
×


×
×
×
*/?>