¿A qué edad empiezan a comer sólido los bebés?

¿A qué edad empiezan a comer sólido los bebés?
comparte

Es inevitable dudar de mil cosas cuando somos madres primerizas ya que a pesar de tener toda la información necesaria cuando salimos del hospital, la cosa cambia mucho cuando llegamos a casa por primera vez.

Esto sucede sobre todo al inicio, cuando dudamos de si estamos alimentando a nuestro hijo de manera adecuada. ¿Estará succionando correctamente? ¿Será suficiente con nuestra leche? La lactancia materna es muy buena para los bebés y además es una forma de facilitar su correcto desarrollo y crecimiento debido a los nutrientes y anticuerpos que aporta al organismo por lo que, si el médico considera que todo va bien, no habrá de qué preocuparse.


Sin embargo, esto no siempre es posible pues hay muchas mujeres que no pueden dar el pecho a su bebé. Existe la posibilidad de que no succionen correctamente o de que exista una baja producción de leche por el mal agarre o posición al darle el pecho. Por eso, una gran mayoría opta por la leche de fórmula, el sustituto artificial de la leche materna. 


Al principio sabemos que, aunque nos resulte algo complicado lidiar con la lactancia (tanto materna como artificial), acaba siendo algo más llevadero, ya que de hecho si llevamos a nuestro hijo al pediatra, como decíamos arriba, y tras examinarlo correctamente todo está bien y aumenta de peso de manera adecuada a medida que van pasando los meses, entonces no habrá de qué preocuparse pues esto indica que la alimentación que está recibiendo es la adecuada.


El problema entonces surge una vez han pasado los primeros meses, que será cuando tendremos que ir introduciendo en su dieta algunos alimentos sólidos. Normalmente será cuando nuestro bebé tenga unos seis meses aproximadamente, pero sobre todo cuando dé señales de que está preparado para empezar con los primeros alimentos sólidos. No obstante, hemos de ser conscientes de que a pesar de que se deban establecer siempre unas edades determinadas para todo lo relacionado con, por ejemplo, el cuidado general de los bebés, hay que saber que cada niño es distinto y que son muchos los factores que pueden influir en las variaciones que puedan surgir en relación con la alimentación y la edad establecida para cada cosa.


Tanto la leche materna como la leche de fórmula aporta, como decíamos, todos los nutrientes y calorías que nuestro bebé necesita y que su cuerpo puede absorber, pero será aproximadamente a los seis meses de edad cuando su sistema digestivo esté preparado para comer los primeros alimentos sólidos. De hecho, desde la Academia Estadounidense de Pediatría (AAP, por sus siglas en inglés) recomiendan alimentar a los bebés durante los primeros seis meses exclusivamente de leche materna, a pesar de que muchas madres y padres aseguren que sus bebés están listos para comer otras cosas.


¿Cuáles son los primeros sólidos que podemos introducir en su dieta?


Cada bebé es distinto por lo que lo más recomendable es hablar con el médico acerca de los alimentos que podemos ofrecer primero a nuestro hijo y cuándo hacerlo.


Es importante saber que la gran mayoría de los niños podrá comenzar a tomar purés como primer alimento sólido, pero sin sal ni azúcar. Sin embargo, la AAP recomienda que se introduzcan primero algunos tipos de carne dado que el hierro que contiene tanto la carne de res como de pollo y de pavo ayuda a reponer ese mineral que va disminuyendo a partir de los seis meses de edad. No obstante, también incluyen purés o papillas de boniato, calabaza, manzana, pera o plátanos como otros alimentos sólidos que pueden ir introduciéndose en la dieta de nuestro bebé al principio.


Normalmente las papillas que se ofrecen primero y que contienen cereales enriquecidos con hierro no suelen causar alergias, aunque siempre debemos prestar atención y fijarnos bien en cualquier reacción que pueda aparecer en nuestro bebé tras comerlos.


Una vez hayamos comprobado esto, es decir, que estos alimentos son bien tolerados por nuestro bebé, podemos empezar a plantearnos ya la introducción de otros que generalmente son alérgenos como los huevos, la soja, el trigo o el pescado. De hecho, la Academia Estadounidense de Alergias, Asma e Inmunología ha considerado que este tipo de alimentos podrían ayudar a evitar que nuestro hijo desarrolle algunas determinadas alergias a alimentos más adelante.


Algunas señales que indican si nuestro bebé está listo para comer sólidos


- Nuestro hijo es capaz de mantener su cabeza en una posición firme y erguida


- Sabe sentarse adecuadamente cuando tiene apoyo. Además, aunque no está preparado para una silla más alta sí sabe sentarse en posición erguida


- Aumenta significativamente de peso (ha duplicado el peso que tuvo al nacer o pesa al menos seis kilos)


- Siente curiosidad por los alimentos (nos observa mientras comemos, trata de agarrar nuestra comida o abre la boca cuando le ofrecemos alguna cucharada)


- Lleva los alimentos al fondo de su boca y se los traga, en lugar de usar la lengua para empujar la comida hacia fuera.


Esto es lo que se conoce como la pérdida del “reflejo de extrusión”, cuando el desarrollo de la boca y la lengua del niño está sincronizado con el de su sistema digestivo.


Por tanto, si observamos todas y cada una de estas señales y además el pediatra considera que el bebé ya está preparado para comer alimentos sólidos, podremos empezar a introducirlos sin problema. 


0 Comentarios

Escribe tu comentario

iniciar sesión registrarte
×


×
×
×