Tenerife con niños

Tenerife con niños
comparte

Viajar a esta isla te llevará a emprender una aventura por playas interminables, parques con animales salvajes, volcanes que no sabías ni que existían… Podrás subir a atracciones de alto voltaje, navegar entre ballenas o descubrir los rincones más espectaculares de la isla. ¡Disfruta de Tenerife!

Viajes largos con niños: cómo sobrevivirlos

Viajes largos con niños: cómo sobrevivirlos

Un viaje largo con niños no es, por así decirlo, una situación ideal para los padres. No obstante, tampoco tiene por qué ser un infierno. Aquí van ocho aspectos con los que harás el viaje mucho más llevadero para tus pequeños y para ti.

Una isla para explorar

Desde todos los rincones de Tenerife se puede ver El Teide. Esa gigantesca montaña no es otra cosa que un volcán. ¡Pero que no cunda el pánico! No hay peligro de que entre en erupción. Éste y otros volcanes ya explotaron en el pasado y eso es lo que ha convertido la isla en lo que es. En el Parque Nacional del Teide, el paisaje y la naturaleza son tan particulares que parece que nos hallemos en otro planeta. Plantas que logran abrirse paso a través del suelo volcánico, como la retama del Teide y el impresionante tajinaste rojo; reptiles como el lagarto tizón y el perenquén, que logran sobrevivir a las duras condiciones del entorno; aves como el cernícalo o el pinzón azul… Se puede visitar la cima del Teide en el Teleférico, en un vertiginoso viaje a la montaña más alta de España, o conocer la historia y la naturaleza de la zona en el centro de visitantes del Portillo o Cañada Blanca.

Otro paisaje impresionante que se debe visitar es el de la Cueva del Viento, en Icod. Allí entraréis dentro de uno de los tubos volcánicos más grandes del mundo.

Y para ver algo totalmente diferente, el parque rural de Anaga, donde hallaréis bosques de laurisilva que parecen de cuento, así como laderas llenas de cardones y tabaibas. ¡Parecerá que estáis en una película de aventuras, solo que el decorado es real! Pero no solo estos parques, sino que la isla entera está recorrida por un sinfín de senderos, para que podáis admirar los rincones más bonitos mientras camináis.

En el Parque rural de Teno comprobaréis cómo los paisajes espectaculares llegan desde la costa –presidida por un gran faro que ha visto pasar infinidad de barcos- hasta la cumbre. Calas donde el mar se viste de preciosos tonos azules y verdes, escarpadas laderas, macizos volcánicos… La vegetación cambia a medida que se sube, para terminar en los espléndidos acantilados deLos Gigantes.

En el parque Pedro González, más conocido como parque de La Vega, en La Laguna, encontraréis un rocódromo, circuitos para bicis e instalaciones para patinar; los caminos que atraviesan bosques, montañas y llanos son perfectos para el senderismo; el viento de las costas infla las velas de los barcos.

Y si lo que os gusta es observar las estrellas, Tenerife es el lugar perfecto, quizás el mejor sitio de toda Europa. A partir de los 2.000 metros de altitud, la atmósfera es muy clara y transparente: por eso hay uno de los mejores observatorios para estudiar el Sol.

  Aventuras en la ciudad

La isla es muy grande para visitar de una vez todos sus tesoros. Pero hay una manera divertidísima de conocerla sin salir del mismo lugar. Se trata de Pueblo Chico, en La Orotava, un parque temático en el que podréis ver lo más interesante de Tenerife en miniatura, pasear entre calles como si fuerais un gigante mucho más grande que los edificios… Veinte mil metros cuadrados espectacularmente ajardinados dedicados, con sus maquetas, a lo mejor de la arquitectura y paisajes de Canarias.

La mayoría de los museos y auditorios tienen actividades para los niños. Por ejemplo, en Santa Cruz está el Auditorio de Tenerife, donde realizan funciones especiales para niños y jóvenes.

En el TEA (Tenerife Espacio de las Artes), también en Santa Cruz, hay talleres en los que se pueden aprender muchas cosas.

En el Museo de la Ciencia y el Cosmos, en La Laguna, los niños podrán convertirse en científicos por un día.

Y si os gusta la Historia, en el Museo de la Naturaleza y el Hombre, en Santa Cruz, se pueden ver auténticas momias y cerámicas encontradas en las costas de la época de los guanches, los pobladores anteriores a la llegada de los españoles.

El Jardín Botánico de Puerto de la Cruz también merece una visita, ya que entre sus enormes, frondosas y verdes plantas, parecerá que estáis en la jungla.

Entre animales

Hay un lugar en el norte de la isla donde cada día se puede vivir una aventura diferente. Se llama Loro parque, en Puerto de la Cruz, y allí hay tigres y cocodrilos, orcas, delfines y pingüinos, monos, iguanas y perezosos, flamencos, grullas y loros. No te vayas sin ver su Katandra Treetops, que en el idioma aborigen australiano significa: “el canto de las aves en las copas de los árboles”.

Pero este no es el único sitio para disfrutar entre animales. También se puede visitar Jungle Park, en Arona, donde podréis contemplar las acrobacias de águilas, guacamayos y otras exóticas aves.

Quedan muchos sitios más donde ver animales singulares, e incluso alimentarlos y jugar con ellos, como el Monkey Park, en Los Cristianos, donde podréis ver chimpancés, lemures, titís… pero también serpientes como la pitón y enormes animales salvajes como los cocodrilos. A algunos de ellos los podréis alimentar vosotros mismos.

Y si os apetece una aventura montando sobre un auténtico camello, o simplemente pasear a caballo, podéis acudir a alguno de los centros que hay, como La Casa del Camello (en Adeje), o el Oasis del Valle (en La Orotava).

El mar también está lleno de vida: calderones, delfines mulares, cachalotes… para verlos de cerca, apuntaos a alguna de las expediciones en barco para navegar entre estos grandes animales. Hay excursiones para todos los gustos que salen desde el Puerto Colón en Adeje, el de Los Cristianos en Arona, el de San Miguel y el de Los Gigantes en Santiago del Teide.

Diversión en el agua

Imagina un mundo lleno de toboganes interminables, piscinas con olas, playas de arena negra y de arena más clara… En Tenerife se puede encontrar eso y más, porque cuenta con el mayor parque de atracciones acuáticas de toda Europa: el Siam Park, en Costa Adeje. Allí podréis pasear por bellísimos jardines, nadar en piscinas con olas, hacer carreras de colchonetas o deslizaros por rampas de vértigo…

Pero aquí no se acaba la diversión. Cerca se halla Aqualand, donde se puede disfrutar de un magnífico espectáculo de delfines además de divertirse con las atracciones.

De todas las playas con las que cuenta la isla, las mejores para pasar el día en familia son: la Arena, las teresitas, Jardín, Enramada, Fañabé, Torviscas, Troya, las Vistas y Médano.

Y si os gustan también las piscinas, podéis daros un chapuzón en las piscinas naturales de Bajamar, de Punta del Hidalgo, de Los Gigantes o de Garachico.

Gastronomía de la zona

Tenerife tiene una comida tradicional muy sabrosa y unos ingredientes únicos: no os vayáis sin probar las famosas papas arrugadas, sus quesos, pescados y, cómo no, los conocidísimos plátanos de Canarias.

Seguro que has oído hablar del gofio, un alimento a base de cereales tostados y molidos que se produce en la isla desde hace cientos de años. Es muy nutritivo y se prepara de diferentes maneras. Se puede tomar de desayuno, mezclado con leche.

Y a la hora del postre, los más golosos lo tienen fácil porque hay variedad para aburrir: el bienmesabe, el frangollo, los rosquetes, el quesillo, los bizcochos, las truchas…


INFORMACIÓN Y FOTOGRAFÍAS: Oficina de Turismo del Excmo. Cabildo Insular de Tenerife, www.webtenerife.com

Redacción: Irene García

0 Comentarios

Escribe tu comentario

iniciar sesión registrarte
×


×
×
×
Cerrar