Costa Daurada

Costa Daurada
comparte

En medio de un entorno inmejorable, lleno de playas y preciosos parajes naturales, se encuentra la ciudad de Tarragona, en la que se pueden visitar algunas de las mejores ruinas romanos que se conservan en España. Además, en Costa Daurada se puede recorrer la Ruta del Cister o pasar un fantástico y divertido día con los niños en Port Aventura.

¡Ven con la familia!

Costa Daurada es el nombre turístico asignado a la costa del Mar Balear, en el Mediterráneo, situada en la provincia de Tarragona y que se extiende desde el norte hasta el delta del Ebro.

Es un destino familiar por excelencia, en él toda la familia encontrará su espacio y su actividad para pasar las vacaciones juntos y a la vez practicar las aficiones personales.

Las opciones para disfrutar del tiempo de ocio no se acaban nunca. Las playas cuentan con todos los equipamientos necesarios para pasar el mejor día, desde ludotecas para los más pequeños en la misma arena, hasta bibliotecas para relajarse con un buen libro, pasando por el alquiler de equipamientos acuáticos, etc. El litoral de la Costa Daurada comprende un total de 13 municipios que a lo largo de 92 kilómetros ofrece unas sesenta playas de todo tipo, muchas de las cuales han sido galardonadas con la bandera azul de la Fundación para la Educación Ambiental de Europa, además de otros reconocimientos.

La naturaleza de la Costa Daurada permite dar paseos relajados y transmitir conocimientos a los más pequeños, pero también es el marco de multitud de actividades divertidas y de todo tipo de deportes de aventura para los jóvenes.

Todos los servicios se conciben para la familia, los alojamientos, restaurantes, infraestructuras y los parques de ocio, que harán de la estancia en la Costa Daurada la experiencia familiar más intensa del año.

Tarragona

Tarragona fue fundada por los Escipiones en los alrededores del 218 antes de Cristo y en poco tiempo se convirtió en la capital de la Hispania Citerior, motivo por el cual la huella de los romanos está presente en la zona. El conjunto arquitectónico de la ciudad fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en el 2000.

Pasear por la ciudad es encontrar restos romanos en cada esquina. Destaca la muralla que rodeó la ciudad, el monumento más antiguo de todos, cuya parte baja es incluso anterior a la época Romana y sirvió de defensa al asentamiento Ibérico que había sido instalado con anterioridad. Actualmente se conservan tres torres, la de l’Arquebisbe, la de Cabiscol y la de Minerva.

Otra construcción romana imprescindible es el anfiteatro, edificado en el siglo II. El anfiteatro fue el gran centro del entretenimiento en la ciudad, junto con el circo, donde se hacían carreras de carros. Además del foro, punto de encuentro y de reunión de las elites locales. También los acueductos que abastecían de agua la ciudad son dignos de visitar.

En los alrededores de la ciudad,yendo hacia el norte, encontraremoslos pueblos de Torredembarra y Creixell con extensas playas y la zona de litoral protegida conocida como los Muntanyans, en el término municipal de Torredembarra. Continuando por la carretera nacional nos encontraremos con el Arco de Barà, monumento conmemorativo romano de singular importancia. Dejando la carretera para seguir la línea de costa encontraremos Coma-ruga, San Salvador y Calafell,con sus populares playas. En este último pueblo se encuentra una ciudad Ibérica que también merece la pena visitar. 

Port Aventura

Por supuesto, no se puede visitar Costa Daurada y no pasar al menos un día en Port Aventura. Ubicado en Salou y Vila-seca, engloba el parque temático Port Aventura, el parque acuático Caribe Aquatic Park, además de tres hoteles de cuatro estrellas y el Beach Club.

En el parque temático podréis vivir aventuras en la China Imperial, el salvaje Far West, la exótica Polinesia, el Méjico azteca y la encantadora Mediterránea. El parque está lleno de atracciones, como el Dragón Khan, el Huracán Condor, o el Furius Baco, inaugurado en 2007.

También podéis disfrutar de teatro, danza, acrobacias y números de todo tipo, e incluso podréis degustar platos típicos de los cinco continentes en sus restaurantes temáticos. Y todo esto acompañados de Woody Woodpecker, Winnie, Popeye, Olivia, la Pantera Rosa...

El parque acuático cuenta con toboganes, piscinas, rápidos… todo en un ambiente especial que te hará sentir como en el Caribe.

Espacios naturales

Las mejores manifestaciones de vegetación mediterránea de montaña y la presencia destacada de mamíferos y rapaces caracterizan las sierras interiores del Parque Natural del Montsant y de las Montañas de Prades. Situado en la parte norte de la comarca del Priorat, constituye uno de los relieves más imponentes de las comarcas de Tarragona.

Costa Daurada conserva también una red de espacios litorales protegidos con un destacado valor ambiental, en los que se puede disfrutar de una elevada diversidad de aves y paisajes de marismas y dunas. La vegetación dominante es el matorral mediterráneo, incluyendo la presencia del palmito, la única palmera autóctona europea.

El Paraje Natural de Interés Nacional de Poblet está enmarcado dentro de la comarca de la Conca de Barberà, en los municipios de L’Espluga de Francolí, Vimbodí y Poblet.

Todos ellos cuentan con centros de recepción de visitantes en los que recabar información sobre las rutas a seguir y los paisajes que contemplar.

La Ruta del Cister

La llamada Ruta del Cister es un recorrido por tres monasterios donde se establecieron los monjes de la orden del Cister: Poblet, Santes Creus y Vallbona de les Monges, este último situado en la provincia de Lleida. En estos tres espacios se levantaron edificios administrativos, hospitales, capillas, casas de artesanos y se crearon granjas.

La ruta empieza en el monasterio de Santes Creus, fundado en el 1150, el único que actualmente no tiene vida monástica. Es por eso que se puede acceder a espacios que en otros lugares están vetados a los visitantes, como los dormitorios, donde se celebran conciertos de música clásica. En Santes Creus también se puede visitar el columbario de Vilarodona, la tumba del rey Pedro el Grande o la iglesia románica del Pla, dedicada a Santa María.

El punto central de la ruta es el monasterio de Poblet, declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1991. Fue uno de los centros neurálgicos de la Corona de Aragón, ya que en el monasterio reposan los cuerpos de varios reyes.

La ruta acaba en Vallbona de les Monges, en la provincia de Lleida. El monasterio se integró en la orden del Cister en el año 1176 y es femenino, conservando ininterrumpidamente la comunidad durante más de 800 años.

Dónde alojarse

Toda la zona de Costa Durada cuenta con multitud de casas rurales, apartahoteles y hoteles familiares ideales para viajar con niños, como el Hotel Blaumar (Paseo Jaime I –Pere III, 4 –Salou. Tel. 977 35 00 48). Para que los más pequeños también disfruten al máximo de sus vacaciones, Blaumar Hotel ha incluido en su oferta de ocio una serie de actividades pensadas para los niños de entre 4 y 12 años: desde una sala de Nintendo gratuita hasta cursillos de natación, talleres de dibujo, concursos de castillos de arena en la playa y un sin fin de juegos que les hará disfrutar intensamente durante todo el día.

Pensando en las familias numerosas, el Blaumar Hotel también dispone de 26 apartamentos recientemente renovados en el edificio anexo, con capacidad de 3 a 5 personas, y dotados con todos los servicios y comodidades del hotel.


Redacción: Irene García

0 Comentarios

Escribe tu comentario

iniciar sesión registrarte
×


×
×
×