La sexualidad durante la lactancia materna

La sexualidad durante la lactancia materna
comparte

Mientras estés dando el pecho es posible que el sexo entre tu pareja y tú sea diferente ya que el aumento de prolactina puede provocar sequedad vaginal, irritación y otras posibles alteraciones, aunque no todas las mujeres reaccionan igual ante los cambios hormonales.

Cambios físicos y mentales tras el parto


Tras dar a luz, los cambios físicos que se han producido en tu cuerpo durante el embarazo y el parto, especialmente si hablamos de tu aparato reproductor, hacen que al principio las relaciones sexuales puedan ser diferentes e incluso complicadas.


Para empezar, debes esperar a que se pase la cuarentena y desaparezcan los loquios para la penetración ya que el sexo mientras el cuello del útero no se haya cerrado por completo puede ser peligroso.


Además, los cambios hormonales, especialmente el aumento de prolactina y la reducción de estrógenos, pueden provocar sequedad vaginal e irritación. No obstante, no todas las mujeres reaccionan igual a estos cambios y hay mujeres que apenas experimentan cambios.


También es posible que la producción de prolactina, hormona que interviene en la producción de leche y que está muy alta durante toda la lactancia materna, frene la producción de estrógenos, lo que suele provocar una disminución de la libido.

Alergia a la proteína de leche de vaca en bebés

Alergia a la proteína de leche de vaca en bebés

La alergia a la proteína de la leche de vaca (APLV) es la alergia más común en lactantes y niños. Se produce cuando el sistema inmunológico de un niño identifica las proteínas contenidas en la leche de vaca como peligrosas, lo que desencadena una reacción alérgica. Sin embargo, a diferencia de lo que ocurre con otros tipos de alergia, los niños afectados por la PLV pueden adquirir la tolerancia en los primeros años de vida.


Por otra parte, las nuevas preocupaciones, el cansancio, la disponibilidad constante para atender al bebé y darle el pecho… pueden provocar que apenas tengas ganas de mantener relaciones sexuales con tu pareja. Es algo totalmente normal de lo que no te debes avergonzar, pero el sexo en una pareja es importante, por lo que debes hablarlo con tu pareja e intentar sacar tiempo para vuestra intimidad sexual.


Otro consejo para el sexo en la lactancia es que des el pecho a tu pequeño antes de tener relaciones sexuales o que te saques leche si tienes los pechos muy llenos porque si el pecho tiene leche puede producir dolor debido a la presión. También, puede que se escape algo de leche durante el orgasmo.


¿Es normal sentir placer al dar el pecho?


Algunas mujeres experimentan una especie de placer sexual cuando están dando el pecho, un tema tabú del que nadie se atreve a hablar ya que parece algo incestuoso. Pero es normal y no tiene nada malo. Piensa que la lactancia, al igual que el embarazo, forma parte del ciclo sexual y reproductivo de las mujeres, y que al succionar, se produce la liberación de una serie de hormonas que causan placer y bienestar, por eso dar el pecho es tan maravilloso y placentero.


Métodos de anticoncepción si estás dando el pecho


Muchas mujeres creen que dando el pecho no te puedes quedar embarazada ya que la prolactina inhibe la ovulación, pero esto es cierto solo en parte. Lo normal en las mujeres que dan el pecho de manera exclusiva desde el parto es que no tengan la regla hasta que abandonan la lactancia o empiezan a espaciar las tomas, pero hasta a un 20% de mujeres les baja la regla a pesar de ello a lo largo de los primeros tres meses tras el parto.


Este método de anticoncepción, llamado Método de Amenorrea de la Lactancia (MELA), solo es eficaz cuando el bebé se alimenta exclusivamente de leche materna y esta se produce de manera regular cada dos o tres horas. E incluso así, se puede producir la ovulación, con lo que la mujer podría quedarse embarazada sin saber si quiera que ya vuelve a tener periodos menstruales.


Por lo tanto, es mejor recurrir a otros métodos que sean más seguros y eficaces si no quieres tener una sorpresita. Si estás dando el pecho, los mejores métodos de anticoncepción son los de barrera (preservativos), o bien píldoras que sólo contienen progesterona, para no influir en la cantidad ni la calidad de la leche. Y es que los anticonceptivos orales que contienen estrógenos y progesterona no están indicados en el periodo de lactancia, pues los estrógenos pueden pasar a la leche materna y por consiguiente al niño, pudiendo inducir cambios hormonales en este último.


Por eso se recomienda la minipíldora, un anticonceptivo similar a la píldora convencional pero que sólo contiene gestágeno (no estrógeno), y no afecta a la cantidad ni a la calidad de la leche materna.


También cabe la posibilidad de utilizar un DIU (dispositivo intrauterino de cobre) a partir de la cuarta-sexta semana posparto.


El diafragma es algo más delicado, pues además de tener que usarlo con cremas espermicidas para mayor eficacia, los cambios de la vagina tras el parto hacen que sea necesario esperar a que haya involucionado ésta para utilizarlo y asegurarse del tamaño con el nuevo estado.


0 Comentarios

Escribe tu comentario

iniciar sesión registrarte
×


×
×
×