¿Cómo ir fomentando la independencia en un bebé?

¿Cómo ir fomentando la independencia en un bebé?
comparte

La mayoría de los padres pasan por momentos de indecisión ya que desean que sus hijos sigan siendo bebés, pero en otros momentos se preguntan cuándo serán lo suficientemente independientes para hacer las cosas por sí mismos, por lo que para superar este momento de la angustia de la separación será importante que exista una comunicación abierta y honesta entre ellos, creando así un lazo de por vida.

El seguir haciéndoles todo a los niños dificultará su crecimiento emocional y atrasará la independencia, por lo que se recomienda ir fomentando la transición de su apego a una independencia mayor en forma gradual, constante y genuina a medida que van creciendo.


Los niños intentan obtener su propia independencia, y a la vez, se encuentran un poco o incluso muy asustados por la separación. El rol de los papás es aliviar ese miedo, mostrándoles que pueden ser independientes dándoles la seguridad de que, sin importar lo que intenten, siempre estarán acompañados.


Las rutinas y las responsabilidades les enseñan a los niños lo que se espera de ellos, por lo que cuando se rompe una regla, debe haber una consecuencia natural.


Entre los 4 y los 6 años los niños empiezan a desarrollar su propia independencia y a formar amigos, aprenden las reglas de juegos más complejos y desarrollan destrezas de vida importante que los mantendrán seguros y a salvo.

La llegada de un bebé

La llegada de un bebé

¿Cómo te cambia la vida? El nacimiento de un bebé, sobre todo del primero, supone una serie de cambios rascendentales: económicos, laborales, afectivos… De repente, un nuevo miembro llega a la familia y ocupa el centro de atención de los padres, pasando su relación de pareja a un segundo plano. Esto puede suponer una serie de problemas para los que conviene estar preparados


Te darás cuenta de que llegó el momento de fomentar la independencia de tu niño cuando sea capaz de realizar por sí mismo aquellas tareas y actividades propias de los niños de su edad y de su entorno socio-cultural, siempre y cuando no entrañe peligro para él mismo.


Como norma general, podemos iniciar con todo lo relacionado a la higiene y el autocuidado personal como control de esfínteres, lavarse las manos, cepillado de dientes, intentar bañarse y peinarse, vestirse solo, poniéndose algunas prendas, guardarlas en el lugar adecuado e inclusive elegir su propia indumentaria. Puede iniciar a comer solo, utilizando los cubiertos, respetando las normas básicas de educación en la mesa.


En cuanto a su socialización en casa y fuera del hogar, iniciaremos con las normas de cordialidad y cortesía (saludar a conocidos y personas que los visitan), usar las palabras “gracias, por favor”, respetar su turno, su espacio, el espacio de los demás. Para lograr esta independencia es importante fijarnos en el modelo que le estamos mostrando a los hijos en cuanto a la relación principal entre pareja, evitando conflictos frente a ellos.


Podemos enseñarles a los niños que estar solo es aceptable y, en ocasiones, deseable, disentir pacíficamente con la opinión de otros o querer tiempo personal.


Busca oportunidades para mostrarles ejemplos de tus propios logros personales, como por ejemplo esforzarte por arreglar algo y no rendirte hasta lograrlo; algunos niños tienden a rendirse rápido, hay que alentarlos a que sigan intentándolo, no debemos criticar sus esfuerzos, en su lugar hay que fomentar su crecimiento a través de intentos repetidos. Eventualmente, prevalecerá el éxito en una tarea, con un aprendizaje repetido y con el apoyo de papá y mamá que siempre estarán ahí para alentarlos a lograrlo.


Incluir a los hijos en las tareas del hogar les hará sentirse parte importante de la familia; puedes empezar por actividades sencillas como poner su plato en el lugar adecuado al terminar de comer; arreglar su habitación juntos, preguntándoles dónde van los libros o los juguetes y dejarles que sigan guardándolos… el objetivo es mostrarles que les confías la toma de decisiones pequeñas e independientes en lo que respecta a sus pertenencias.  Puedes hacer lo mismo con su higiene personal.


Es recomendable empezar poniéndoles tareas pequeñas, y luego ir aumentando los desafíos a medida que los niños crecen. La confianza en ellos contribuirá mucho a ayudarlos a madurar sanamente, y verán su independencia como un privilegio y no como algo a lo que hay que temerle.


0 Comentarios

Escribe tu comentario

iniciar sesión registrarte
×


×
×
×