×
  • Buscar
Publicidad

Cómo hablar de sexualidad a los niños

Cómo hablar de sexualidad a los niños

Los niños son muy curiosos por naturaleza y la sexualidad no iba a ser un tema que se escapase de sus inquietudes, seguramente acaben haciendo miles de preguntas sobre el tema. A los padres también es normal que les surjan muchas preguntas sobre el tema: ¿Cuándo se debe hablar de la sexualidad con los niños?, ¿Por dónde empezar? ¿Hay que anticiparse a sus posibles preguntas? y muchas más…

Publicidad

¿A qué edad se debe empezar a hablar con los niños sobre el sexo?

 

La sexualidad forma parte de la vida de las personas sin importar la edad. A medida que los niños crecen y se desarrollan empiezan a reírse sobre las partes íntimas, contar chistes sobre ello y a buscar palabras que son consideradas tabú. También empezarán a tener muchas preguntas y por ello los padres han de estar preparados para saber cómo contestarlas.

 

Lo mejor es aprovechar las situaciones más cotidianas para enseñarles a los más pequeños ese tipo de cosas. Aprovechar el momento del baño para enseñarles cuáles son las partes íntimas de cada uno, aprovechar el nacimiento de un bebé para explicarle cómo nacen los niños. Pero si no encontráis situaciones en la vida real también podéis utilizar lo que aparezca en televisión. Si os notan nerviosos o algo incómodos, es posible que opten por dejar de buscar información en vosotros, sus padres. Otros niños, en cambio, podrán intentar poneros a prueba haciendo preguntas algo incómodas. Lo importante es que se hable de manera abierta con ellos y hacerles saber que estáis abiertos a contestar cualquier tipo de pregunta.

No te puedes perder ...

Y tambien:

 

Hay que dejarles claro cuáles son sus partes íntimas también para evitar posibles abusos sexuales. Explicarles que, si alguien intenta acercarse a ellos y tocar, en algún caso, esas partes no es algo normal y tienen que contarlo inmediatamente.

 

¿Cómo sé si mi hijo está preparado para hablar de la sexualidad?

 

Muchas veces son los propios niños los que sacarán el tema. Piensa que es algo normal que se interesen por cómo nace un bebé, por qué los niños tienen erecciones, por qué hay gente a la que le gusta gente de distinto sexo y a otra del mismo, cómo se tienen relaciones sexuales, etc. Aunque el nivel de maduración de cada niño es diferente y es posible que dos niños con la misma edad asimilen las distintas informaciones de diferente forma cada uno conoce a su hijo o a su hija y debe saber si están o no preparados para hablar de ese tema en concreto.

 

A los 3 o 4 años los niños se dan cuenta de que tienen unos genitales diferentes. Con ello empieza a aparecer la curiosidad natural y puedes encontrar a tu hijo jugando a los médicos, por ejemplo, y examinando los órganos sexuales de otro niño, o niña. Esto no es algo preocupante, es una actividad inofensiva cuando sólo se tratan de niños pequeños, pero es normal que los padres siempre quieran establecer límites a ese tipo de exploraciones, y más si todavía no se ha hecho referencia a ese tema por el momento.

 

Entre los 5 y los 7 años los niños están en una etapa donde aprenden más acerca de las relaciones interpersonales y, por consiguiente, qué es lo que pasa sexualmente también entre las personas adultas. Puede que sus preguntas se vuelvan más complejas cuando intenten conectar la sexualidad y cómo nace un bebé. Muchas veces son estos niños los que llegan a la conclusión de cómo funciona el cuerpo humano y como se hacen los bebés. Es normal que a estas edades también recurran a algunos de sus amigos con el fin de obtener respuestas, así que si no queréis que lo descubran a través de esta vía, adelantaros vosotros, es importante que entiendan la sexualidad no demasiado tarde y siempre desde un punto de vista saludable.

 

Entre los 8 y los 9 años los niños ya saben lo que es correcto y lo que es incorrecto. Entienden qué el sexo es algo que pasa entre dos personas que se quieren y puede que empiecen, además, a interesarse por el inicio de vuestra relación, es decir, cómo os enamorasteis…

En esta etapa también pueden sentir curiosidad sobre las relaciones homosexuales.

 

En torno a los 10 y los 13 años la mayoría de los niños ya comprenden qué es el sexo y empiezan a tener mucha curiosidad en él. Aquí estarán preparados para hablar de enfermedades de transmisión sexual, por ejemplo. Si vuestro hijo ya es mayor y no habéis hablado de estos temas, sobre todo de las enfermedades de transmisión sexual y los riesgos que conlleva el sexo, recordad que siempre será mejor una conversación tardía que la falta de la conversación.

 

 

¿Qué temas se deben tratar?

 

Tened en cuenta que, si no sabéis mucho sobre un tema, lo mejor es que antes busquéis información para no caer en informaciones incorrectas. Hablar de sexo y de tener relaciones sexuales no harán que los niños estén más dispuestos a tenerlas, pero el día en que se conviertan en adolescentes ya más mayores sexualmente activos estarán preparados y conocerán los riesgos que ello también acarrea si no se sabe lo suficiente y no se utiliza protección.

 

-Biología: en este apartado entraría todo el sistema reproductor. Desde el conocimiento de los genitales hasta los órganos sexuales y su funcionalidad. Aquí es importante que se hablen también de los órganos internos: por qué un hombre no se puede quedar embarazado, qué es el semen y dónde nace, etc. Recordad hablarlo siempre desde una perspectiva cercana, no como una enciclopedia médica. No hacen falta muchos detalles porque puede que no los entiendan, pero dejad que os pregunten. Si nos sabes una respuesta díselo e intentad buscarla juntos.

 

-Reconocimiento y la expresión de emociones: la importancia de reconocer las emociones y sentimientos, pero también la importancia de expresarlos.  Esto no sólo forma parte de la sexualidad, sino que también forma parte de cómo nos relacionamos los seres humanos.

 

-Derechos sexuales: la igualdad de derechos y derechos sexuales entre hombres y mujeres. Esto es importante hablarlo desde la infancia para que los niños crezcan con autonomía y puedan ejercerlos desde que son pequeños en total plenitud.

 

-Los hábitos de cuidado y de higiene: a la mayoría de los hombres no se les enseña a limpiar su pene después de orinar y muchas mujeres tienen infecciones por culpa de los malos hábitos de limpieza de estos. Es importante tener en cuenta y seguir unas rutinas de higiene adecuadas, tanto en el sexo femenino como en el masculino.

 

-Métodos anticonceptivos: la importancia de los métodos anticonceptivos y las posibilidades de embarazo y los mitos que lo rodean.

 

-Enfermedades de transmisión sexual: relacionado con el tema anterior, los niños tienen que saber cómo protegerse de estas enfermedades y saber cómo podrían contagiarse.


Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.