×
  • Buscar
Publicidad

Negligencias médicas en bebés y niños

Negligencias médicas en bebés y niños

Son muchas las ocasiones, por desgracia, a las que tanto los padres como las madres de bebés y niños tienen que hacer frente cuando sus hijos sufren una negligencia médica. Pero ¿qué sucede cuando algún médico se equivoca al atender a un niño? ¿Cómo deben los padres proceder?

Publicidad

La negligencia médica es un acto mal realizado por parte de un proveedor de asistencia sanitaria que se desvía de los estándares aceptados en la comunidad médica y que causa alguna lesión al paciente, es decir, realizar actos no apropiados o no haber tenido la diligencia requerida para el caso particular. Pero ¿cómo se detectan las negligencias médicas?


Las pruebas que se retrasan durante meses, la pasividad de los médicos, algún tipo de error médico al identificar de manera errónea una enfermedad o una infección suelen ser las causas más comunes en negligencias médicas infantiles. Y, a pesar de que no siempre es sencillo identificarlas, lo cierto es que puede servir de algo a los padres que no estén seguros de si ha habido negligencia por parte de los médicos o no el hecho de saber los derechos que los niños tienen como pacientes de un determinado centro sanitario u hospital.


En primer lugar, los padres deben de tener en cuenta si el tiempo de espera en la programación de una visita se prolonga demasiado, estar correctamente informados del resto de alternativas que existen al tratamiento al que su hijo será sometido en el caso de que esté ingresado o vaya a estarlo y necesite un tratamiento específico, de manera que puedan elegir la opción más acertada, teniendo en cuenta siempre lo que el pediatra les haya recomendado previamente. Y, finalmente, ser conscientes de que su hijo está recibiendo una atención médica óptima que cuenta además con todos los recursos disponibles en el sistema sanitario y que tanto los pediatras como los especialistas que le atienden están debidamente preparados.

No te puedes perder ...

La gripe en bebés y niños

La gripe en bebés y niños

La gripe en un bebé o un niño es una de las causas de mayor preocupación de todo padre y llena las consultas de pediatría en la época invernal. La fiebre puede ser una enfermedad grave y es el pediatra el que debe indicarte el tratamiento adecuado.

Y tambien:


Es en el artículo 43 de la Constitución Española de 1978 se reconoce el derecho a la protección de la salud “que compete a las Administraciones Públicas competentes en la planificación y gestión de la sanidad organizar y tutelar la salud pública a través de medidas preventivas y de prestaciones y servicios necesarios para toda la población”. Por su parte, la Organización Mundial de la Salud (OMS) afirma que el goce del grado máximo de salud que se puede lograr es uno de los derechos fundamentales de todo ser humano e incluye además el acceso oportuno, aceptable y asequible a servicios de atención de salud de calidad suficiente.


Además, ese derecho al “grado máximo de salud que se puede lograr” exige un conjunto de criterios sociales que deben propiciar la salud de cualquier persona, entre los que figuran siempre, por supuesto, la disponibilidad de servicios de salud, las condiciones de trabajo seguras, la vivienda adecuada y los alimentos nutritivos.


Qué deben hacer los padres ante una negligencia médica


Por norma general, si por una u otra causa vuestro hijo sufre un perjuicio en su salud, es posible que estéis ante un caso de negligencia médica. En este caso lo primero que debéis hacer como padres es consultar todo lo sucedido con un abogado especializado en dicha materia pues será él quien os dirá si existe la posibilidad de reclamar ante la ley lo ocurrido.


Después, deberéis solicitar una copia de la historia clínica completa del bebé o niño, que tendrá que incluir los resultados de todas las pruebas que le hayan ido practicando y las anotaciones que el pediatra o especialista haya hecho en todas y cada una de las visitas realizadas al niño. Si ha habido una cirugía, por ejemplo, también será completamente necesario que los médicos os entreguen “la hoja quirúrgica” y el documento de “consentimiento informado” que tenéis que firmar como únicos y principales responsables del menor.


Tras esto, el abogado o abogados que lleven el caso de “posible negligencia médica” podrán indicar si el niño ha sido realmente víctima de una actuación médica imprudente o errónea por la que además sea posible reclamar por vía judicial. Finalmente, si el resultado es afirmativo, es decir, que efectivamente se ha producido una negligencia médica, se podrá tramitar una demanda, pero será el abogado y su bufete correspondiente quienes interpongan la denuncia ante el juzgado, que será el órgano que se encargará de todo.


Por último, debemos recordar siempre que, en estos casos tan graves de negligencias médicas en bebés y niños, que son los individuos más vulnerables junto a los ancianos pues dependen de su familia en todo lo que respecta a las decisiones médicas y de salud, la familia requiere de mucho apoyo, pues su estado emocional será muy bajo tras la negligencia.


No obstante, si como decíamos, la justicia da la razón a la familia y se pone de su parte porque se ha demostrado que se trata realmente de una negligencia médica, a la familia le corresponderá una indemnización, algo absolutamente necesario para que el niño pueda tener, como mínimo, una calidad de vida correcta. Además, el juez siempre podrá penalizar o inhabilitar al médico o pediatra que haya cometido la negligencia, como un modo, además, de evitar que ello no se repita con otros pacientes también menores de edad.


Fuentes:

“Aspectos éticos y legales en el acto médico” http://www.scielo.org.bo/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S1726-89582013000200010

“Qué hacer si tu hijo sufre una negligencias médicas” http://www.grupomedicolegalbcn.com/

Fecha de actualización: 16-10-2018

Redacción: Ana Ruiz

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.