Entrevista a Carlos Morenilla

Entrevista a Carlos Morenilla
comparte

Tras hablar con Pedro Núñez Morgades, Defensor del Menor de Madrid, continuamos nuestra ronda de entrevistas con Carlos Morenilla, Adjunto Segundo del Síndico de Agravios, el encargado de velar por la juventud y la infancia de la Comunidad Valenciana.  Éstas son sus opiniones respecto a la situación actual del menor. 

“Los menores hoy en día tienen un mayor conocimiento de los derechos que les asisten pero, se echa de menos una asunción paralela de sus deberes y una educación en valores”

 

Algunos datos…

• Licenciado en Derecho y Máster en Asesoría Fiscal de Empresas.
• Juez en Provisión Temporal de Benidorm.
• Magistrado suplente de los Juzgados de Cartagena y de  la Audiencia Provincial Alicante.
• Adjunto Segundo del Síndic de Greuges de la Comunidad Valenciana, desde julio de 2001


TPP: ¿En qué sugerencias legislativas e investigaciones está implicado actualmente?

 

CM: Como Adjunto Segundo del Síndico de Agravios he dirigido una investigación sobre cómo se está ejecutando la Ley Penal del Menor en nuestra Comunidad Autónoma, estudio que adoptó la forma de informe especial y que fue presentado a las Cortes Valencianas en abril de 2005, pudiendo consultarse dicho informe en nuestra web www.sindicdegreuges.gva.es.

 

En la actualidad estoy dirigiendo una investigación de oficio sobre el sistema de protección de menores en la Comunidad Valenciana, haciéndola extensiva a la situación específica de los menores extranjeros no acompañados.

No te puedes perder ...

El juguete a lo largo de la historia

El juguete a lo largo de la historia

Resulta difícil fechar con exactitud el origen del juguete, pero las escasas referencias arqueológicas que han llegado a nuestros días desvelan que su historia es intrínseca a la de la propia humanidad. Y es que, si algo no ha cambiado a lo largo de los tiempos es que el juguete ha sido y es fiel reflejo de la realidad de cada época y de cada civilización

 

Por lo que respecta a sugerencias legislativas, recientemente hemos emitido un informe sobre el borrador del proyecto de ley sobre Protección Integral de Menores que ha elaborado la Conselleria de Bienestar Social y que se encuentra en fase de consultas a todas las instituciones y colectivos interesados en la materia. Entre las novedades más destacadas de este texto, figura la creación del Defensor del Menor en la Comunidad Valenciana, iniciativa alabada desde nuestra Institución, con la salvedad de que nos parecería más operativo que esta figura residiera dentro del Síndic de Greuges, pudiendo atribuir sus competencias a uno de los adjuntos del Síndic, como ocurre en otras Comunidades Autónomas.

 

TPP: ¿A través de qué medios le llegan las preocupaciones de padres y educadores?

 

CM: A pesar de que nuestra Institución todavía no es suficientemente conocida por la población valenciana, recibimos numerosas quejas de los padres referidas sobre todo a los acogimientos familiares que versan, la mayoría de ellas, de los problemas que tienen las familias acogedoras para cobrar las ayudas prometidas por la Administración cuando se formaliza el acogimiento.

 

También algunos padres se dirigen personal o telefónicamente a mí, para hacerme llegar sus problemas de incapacidad para educar a sus hijos, quienes a partir de una determinada edad no sólo no obedecen a la figura de los padres, sino que incluso los amenazan cuando no los golpean, solicitando el auxilio del Síndic para internar al menor en alguna institución especializada.

 

Otras quejas proceden de algunos padres separados por el maltrato que el otro cónyuge lleva a cabo con el hijo común, en estos casos simplemente se les asesora, ya que al estar judicializado el asunto no tenemos competencia para resolver estas cuestiones.

 

Por lo que respecta a los educadores, sobre todo los de centros de protección y reforma, también presentan quejas ante el Síndic relativas a su situación profesional y al olvido que en algunas ocasiones padecen por parte de la administración competente.

 

Sin embargo, además de las “quejas” que recibimos en la Institución, donde podemos pulsar mejor la preocupación de todos los colectivos que trabajan junto al menor es mediante la apertura de lo que llamamos “quejas de oficio” que nos permite abrir una investigación sin necesidad de una queja previa, sobre aquellos asuntos de candente actualidad en la que estén implicados los derechos y libertades de los menores.


TPP: ¿Cuál es el problema de la infancia que más le preocupa personalmente?

 

CM: Personalmente, de todos los problemas que acechan a la infancia el que más me preocupa es el de la convivencia de los menores en los centros escolares, porque creo que los dramáticos hechos recogidos por los medios de comunicación pueden ser sólo el iceberg de un problema mucho mayor, si no intervenimos todas las instituciones implicadas (educación, padres, ayuntamientos y demás agentes sociales) para evitar males mayores en un futuro próximo.

 

TPP: ¿Ha notado algún tipo de cambio o evolución en los menores, en sus características y problemas, desde que ocupa este cargo hasta ahora?

 

CM: Indudablemente el cargo que ocupo me ha puesto en contacto directo con los problemas que afectan a la infancia. Los menores hoy día tienen un mayor conocimiento de los derechos  que les asisten  y disponen, a través de las nuevas tecnologías, de mayores fuentes de información lo cual es positivo, pero se echa de menos una asunción paralela de sus deberes y una educación en valores que los forme como personas capaces de afrontar con solvencia los retos que, sin duda, la vida moderna le planteará en un futuro próximo.

 

TPP: ¿Qué soluciones ve a corto y a largo plazo para fenómenos como las bandas organizadas juveniles, el acoso escolar o la integración de los menores inmigrantes en las aulas españolas?

 

CM: Estos fenómenos tienen como común denominador la violencia que genera nuestra sociedad actual y que anida en un sector de nuestra juventud y contra la cuál yo no veo otra solución que la adopción de medidas preventivas, de carácter educativo, social y sanitario que desarrollen programas de formación y en las que estén implicadas todas las instituciones relacionadas con el tema del menor. La falta de coordinación entre los diferentes recursos y la insuficiencia de medios es, lamentablemente, todavía la tónica general.

 

La necesidad de recursos de inserción laboral, la atención de los servicios de educación a los jóvenes en situaciones de riesgo, los recursos de ocio, unidades de salud mental infantil, la adaptación de las unidades de conductas adictivas a las necesidades de los menores y otros es patente. Promover los factores de protección y reducir los de riesgo es, sin duda, la mejor estrategia posible.

 

Respecto a la integración de los menores extranjeros en nuestras aulas, se hace necesaria la creación de las llamadas “aulas de enlace”, echándose en falta una formación específica del profesorado para estos alumnos, pues no se trata sólo de escolarizar al alumno inmigrante sino que reciba una educación de calidad.

 

TPP: ¿Qué propondría para que Internet fuese un espacio seguro para nuestros menores?

 

CM: Se hace necesaria una regulación normativa para poner límites a aquellos contenidos de Internet que son claramente ilegales y, por lo tanto, perseguibles y sancionables penalmente, como es la pornografía infantil difundida a través de Internet, y otras cuyo objeto es principalmente unos contenidos violentos y nocivos para un público infantil, que comprometen la denominada protección sociocultural de los menores.

 

Debe hacerse un llamamiento a los padres, para que estén atentos y mantengan una actitud crítica y responsable sobre los contenidos a los que sus hijos puedan tener acceso a través de Internet. Asimismo, la Administración deberá hacer un seguimiento, a través de comisiones u observatorios, destinado a analizar la evolución de los contenidos en Internet que sean de carácter ilegal e inconveniente para el correcto desarrollo de los menores, siempre en estrecha colaboración con las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad.


Para el Adjunto Segundo del Síndico de Agravios, estos son los principales problemas de la infancia:

 

- Aumento de los trastornos de comportamiento en la infancia y adolescencia, que generan conflictos sociales y para los cuales la Administración no dispone de recursos suficientes, tanto de índole preventiva como asistencial, ambulatoria y residencial.

 

- Aumento de la inmigración infantil, que constituye en muchas ocasiones un factor de riesgo, preocupando especialmente a esta Institución, la situación de los menores extranjeros no acompañados.

 

- El número cada vez más alto de menores de 14 años que cometen una infracción penal y que por ser inimputables pasan al sistema de protección.

 

- El problema que se suscita en los centros escolares referidos a la convivencia entre iguales, habiéndose incrementado las quejas referidas a estas dificultades en el último año.

 

- El problema de integración de los menores inmigrantes en la escuela, con carencias idiomáticas y necesidad de adaptaciones curriculares.

 

- Un problema cada vez mayor es la necesidad de crear una especialidad médica de psiquiatría infantil, dado el aumento de menores con problemas de salud mental.

 

- Los problemas que la violencia de género producen en los menores de edad, no sólo la ejercida directamente sobre el menor, sino como víctima secundaria de la violencia ejercida sobre la madre.

 

- La compleja relación entre la infancia e Internet y las nuevas tecnologías de la información y comunicación (pornografía infantil, pederastas, vídeo-juegos violentos etc.)

 

- Problemas relativos al medioambiente y al espacio urbano (tribus urbanas, botellón)


Te puede interesar:
Una de las primeras preguntas que se realiza una embarazada al conocer su estado es "¿cuántos kilos debo subir durante el embarazo?" ya que más allá de las razones estéticas, engordar más kilos de los debidos puede ocasionar problemas de salud tanto a la madre como al feto.


Fecha de actualización: 13-01-2006

Redacción: Lola García-Amado

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

×


×
×
×
*/?>