• Buscar
Publicidad

Tratamiento de la enfermedad de Ménière

Tratamiento de la enfermedad de Ménière

La enfermedad de Ménière está considerada como una enfermedad poco frecuente, además de crónica, que afecta al oído interno y cuyo origen es desconocido. Es un trastorno del oído interno que no tiene cura, por lo que las personas afectadas tienen que aprender a convivir con ella. Los síntomas principales de esta enfermedad son vértigos rotatorios, tinnitus, pérdida de la audición fluctuante y sensación de presión o dolor en el oído. Suele afectar a un solo oído.

Publicidad

Indice

 

¿Qué es la enfermedad de Ménière? 

La enfermedad de Ménière es una anomalía en el oído interno que puede aparecer a cualquier edad, aunque es más probable que ocurra en adultos de 40 a 60 años y mujeres. Se calcula que actualmente en España, la prevalencia (casos existentes en un momento determinado) es de 75 casos por cada 100 mil habitantes, lo cual, referido a una población de 46 millones, resulta en 34.500 pacientes. La incidencia (casos nuevos cada año) en España es de unos 3 casos por cada 100.000 habitantes, lo cual nos daría unos 1.380 casos nuevos cada año.

Los síntomas principales son mareos fuertes o vértigo, tinnitus (zumbidos en el oído), pérdida de audición y sensación de presión o congestión en el oído. Los ataques de vértigo suelen aparecer de repente. Además, algunas personas los sufren solo de vez en cuando, mientras que otras muy a menudo y, tan fuertes, que pueden llegar a perder el equilibrio y caerse.

Estos síntomas aparecen porque se acumula líquido en la parte del oído interno llamada laberinto, que contiene los órganos del equilibrio (los conductos semicirculares y los órganos otolíticos) y de la audición (la cóclea). El laberinto tiene dos partes: el laberinto óseo y el laberinto membranoso. Esta última está llena de líquido endolinfático. Cuando nos movemos, el líquido endolinfático estimula los receptores nerviosos para que envíen señales al cerebro sobre la posición y el movimiento del cuerpo. Pero en la enfermedad de Ménière, la acumulación del líquido endolinfático en el laberinto interfiere con las señales de equilibrio y audición que van del oído interno al cerebro, causando los síntomas antes descritos.

La causa de esta enfermedad es desconocida. Algunos creen que puede ser resultado de constricciones en los vasos sanguíneos similares a los que causan las migrañas, otros que podría ser consecuencia de alguna infección causada por virus, alergias o reacciones autoinmunitarias, o incluso un problema genético ya que suele darse en algunas familias.


¿Cómo se trata la enfermedad de Ménière?

No existe cura para este problema, pero sí determinados tratamientos y remedios para aliviar los síntomas y mejorar la calidad de vida de las personas afectadas. Por ejemplo, se pueden administrar medicamentos para los vértigos diuréticos para eliminar la cantidad de líquido adicional o limitar el consumo de sal. Algunas personas afirman que la cafeína, el chocolate o el alcohol empeoran los síntomas, por lo que deben eliminarlos de su dieta. Fumar también puede aumentar los problemas.

Reducir el estrés también puede ayudar ya que se cree que el estrés aumenta los ataques y episodios de vértigos y tinnitus, por lo que se aconseja llevar una vida tranquila y hacer ejercicio de manera regular.

Si hay una pérdida de audición importante, se puede usar un audífono en el oído afectado.

Hay  algunos dispositivos en el mercado que se anuncian como posibles soluciones, aunque no está demostrada su eficacia.

Cuando todo falla y los vértigos son muy frecuentes, se puede realizar una cirugía para descomprimir el saco endolinfático. El saco endolinfático interviene en la regulación de los niveles de líquido del oído interno, y lo que se hace en este caso es extraer una pequeña parte del hueso por encima del saco endolinfático y, a veces, colocar también una derivación para drenar el exceso de líquido.

Otra opción quirúrgica es cortar el nervio vestibular para corregir los problemas de vértigo y evitar la pérdida de audición. O realizar una laberintectomía, en la que se extrae la parte del equilibrio del oído interno, de modo que elimina las funciones de equilibrio y de audición en el oído afectado.

Muchas personas sufren ansiedad y depresión ante la idea de padecer siempre esta enfermedad, por lo que necesitan acudir a terapia para aceptar su enfermedad. La terapia cognitiva suele ayudar a las personas que tienen problemas para aceptar su enfermedad.

6 de cada 10 personas mejoran o pueden controlar los síntomas con estos tratamientos, pudiendo llevar una vida normal.

En España, ASMES (Asociación Síndrome de Ménière) ya ha puesto en marcha varios proyectos, el principal: ofrecer un lugar de referencia y apoyo a todas aquellas personas que padecen este síndrome, así como a sus familiares y amigos. Entre sus objetivos está el de orientar y apoyar a las personas afectadas por esta enfermedad, respaldar la investigación y contribuir a un mayor conocimiento y comprensión de la misma entre pacientes, familiares, médicos, y entorno social.  Para ello se han elaborado diferentes guías que sirven de ayuda a los enfermos; se ha desarrollado la app “meniere” para ayudar al control de la enfermedad y facilitar el seguimiento de dicha enfermedad a los otorrinos; se ha publicado un libro de testimonios para dar a conocer esta enfermedad a veces incapacitante, y se trabaja cada día para dar visibilidad a esta enfermedad. Más información en www.asmespana.es.


Fecha de actualización: 24-12-2020

Redacción: Irene García

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

×