×
  • Buscar
Publicidad

Toda la verdad sobre los piojos

Toda la verdad sobre los piojos

Muchas son las dudas e interrogantes que surgen cuando aparecen los temidos piojos. Para resolverlas, el doctor Xavier Jeremías, dermatólogo y entomólogo, resuelve todas tus dudas y descubre los falsos mitos y rumores que giran en torno a su aparición, contagio y tratamiento

Publicidad

Índice

 

¿Qué son los piojos?

Los piojos son unos pequeños insectos que se alimentan de la sangre humana al picarnos a través de la piel, generalmente en la cabeza. Suelen medir entre 2 y 4 mm las hembras y unos 6 mm los machos. Tienen 6 patas. Su cabeza es más pequeña que el cuerpo y son de color marrón.

Las liendres, por su parte, miden 0.8 mm y son de color blanquecino, por lo que a veces pueden confundirse con caspa. Para distinguirlos de esta, verás que las liendres están fuertemente adheridas a la raíz del cabello, muy cerca de esta, y que cuesta mucho desprenderlas del pelo.

A diferencia de lo que piensa la gente, los piojos no vuelan, pero sí saltan y son muy rápidos, por eso resulta complicado encontrarlos en la cabeza y por eso mismo se contagian con gran facilidad al saltar de una cabeza a otra o permanecer en ciertos objetos (gorros, peinas, gomas de pelo), donde pueden vivir hasta 24 horas.

Se reproducen rápidamente ya que cada hembra puede llegar a poner entre 100 y 500 liendres, pero su ciclo vital dura varias semanas, lo que permite acabar con la infestación. El periodo de incubación de la liendre es de 7 a 10 días. Después nace un piojo en estado de ninfa, un individuo joven que aún no es capaz de reproducirse. A los 15 días se convierte en adulto y ya empieza a reproducirse. Las hembras ponen entre 4 y 8 huevos al día hasta llegar a poner entre 100 y 500. A los 15 días mueren.

Los piojos se sitúan al principio en la nuca y detrás de las orejas, pero luego pueden irse extendiendo por todo el cabello.

¿Cómo tratar la infestación de piojos?

Si te han mandado una circular diciéndote que hay piojos en la clase de tu hijo, no debes dejarlo pasar ya que, como hemos dicho, se contagian fácilmente, por lo que debes revisar la cabeza de tu hijo con una lendrera (un peine especial) y una lupa o luz cogiendo mechón a mechón. También es posible que tu hijo se rasque mucho la cabeza, lo que puede hacerte sospechar.

Si ves cositas blancas, cerca de la raíz, que no se quitan fácilmente con los dedos, probablemente sean liendres. Sigue buscando a ver si encuentras los piojos.

Para acabar con la infestación, debes seguir estos pasos:

1- Aplica en la cabeza de tu hijo una loción o champú especial antipiojos con permetrina al 1%. Suele dejarse en la cabeza actuando entre 5 y 30 minutos, dependiendo del fabricante.

2- Pasa la lendrera por su pelo para ir quitando todos los piojos y liendres.

3- Vuelve a revisar al día siguiente en busca de liendres. A veces puedes ver liendres ya muertas, que solo hace falta quitar por estética. Para saber si están muertas fíjate en si están situadas a más de 2 mm de la raíz del pelo, si son blancas o si al aplastarlas parecen vacías.

4- Repite, por si acaso, el tratamiento a los 7 días. Así te aseguras de matar a los “supervivientes”.

¿Se puede prevenir?

No te puedes perder ...

Ventajas de la televisión para los niños

Ventajas de la televisión para los niños

Si bien es cierto que el consumo moderado de la televisión, junto con una elección adecuada de los programas según su edad y los contenidos, puede ayudar al progreso de los más pequeños de la casa, pasar muchas horas delante de la televisión puede ser perjudicial para el desarrollo y la salud de los niños.

Y tambien:

Hay muchos productos en el mercado que sirven para prevenir el contagio de piojos. Los más recomendables son los elaborados a base de aceites esenciales de árbol del té, un olor que desagrada a los piojos. Úsalos de vez en cuando en tu hijo para evitar que se contagie.

¿Sabías que…?

 - Cortar el cabello, método con el que tradicionalmente se trataba el problema de los piojos, no es una solución eficaz. Para erradicarlos por completo sería necesario un rasurado o afeitado, práctica totalmente desaconsejada para evitar problemas desde el punto de vista psicológico.

- A simple vista es prácticamente imposible saber si las liendres están vivas o no, por tanto es recomendable eliminarlas usando una lendrera que nos garantiza su erradicación por completo de forma sencilla.

- Las molestias que se notan en la cabeza se deben a la saliva que inocula el piojo al picar sobre el cuero cabelludo para alimentarse. Un solo piojo no suele producir muchas molestias, por tanto, a más picores, generalmente, más piojos.

- Rascarse la cabeza en las zonas donde pica provoca más molestias, ya que puede causar una irritación del cuero cabelludo y una pequeña infección bacteriana que incremente la desazón.

- Aparte de tratar el cabello es necesario desinfectar la ropa y objetos de aseo del niño por si pudiera haber presencia de piojos o liendres. Para ello basta con lavar la ropa de cama, gorros, bufandas y demás prendas que hayan podido tener contacto con el cuero cabelludo, en un programa de 60º. Los peines y cepillos pueden ser sumergidos en un pediculicida o alcohol durante una hora.

- El niño al que se le han encontrado piojos puede asistir al colegio al día siguiente de haberse realizado el tratamiento pediculicida ya que para ser efectivo este solo precisa de unas horas. De todos modos y para mayor seguridad, es recomendable repetir el tratamiento pasados siete días, ya que los pediculicidas son efectivos para acabar con los piojos pero es posible que sobreviva alguna liendre.

 


Fuentes: Laboratorios OTC en colaboración con el Dr. Xavier Jeremías.

Fecha de actualización: 05-05-2020

Redacción: Lola García-Amado

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.