×
  • Buscar
Publicidad

Tipos de mielitis y tratamiento

Tipos de mielitis y tratamiento

La mielitis es un conjunto de enfermedades caracterizadas por la inflamación de la médula espinal, causando dolor y problemas de movilidad. La causa puede encontrarse en diversas infecciones víricas o trastornos inmunitarios.

Publicidad

Existen diversos tipos de mielitis según la duración de la enfermedad y la zona a la que afecte. Así, según el primer parámetro encontramos:


- Aguda: Empieza de repente y lo síntomas se manifiestan claramente. Es la más difícil de tratar.


- Subaguda: Los síntomas aparecen gradualmente y va empeorando con el tiempo.


- Crónica: Se desarrolla en jóvenes que padecen trastornos inmunitarios, aunque es más común en ancianos.


Y según la zona a la que afecte encontramos:


- Limitada: Afecta a un foco localizado de la médula espinal.


- Difusa: La inflamación cubre toda la médula espinal.


- Multifocal: Afecta a varias partes del cuerpo.


- Mielitis transversa: El proceso inflamatorio afecta a múltiples segmentos dispuestos uno junto al otro.


¿Qué causa esta enfermedad?


Existen diversas causas que pueden provocar la aparición de una mielitis:


1- Trastornos del sistema inmunitario relacionados con la inflamación de la médula espinal, como la esclerosis múltiple, el lupus eritematoso sistémico, la neuromielitis óptica o el síndrome de Sjogren.

No te puedes perder ...

Ya vienen los Reyes Magos y... ¿Papá Noel?

Ya vienen los Reyes Magos y... ¿Papá Noel?

Desde que nuestros padres eran pequeños, las Navidades han cambiado mucho, sobre todo en lo que a los regalos se refiere. Antes sólo venían los Reyes Magos –cuando las condiciones económicas lo permitían- con uno o dos juguetes (muñecas de porcelana, trenes de madera, pelotas de cuero) y ropa u otros utensilios útiles para el niño. Ahora, Papá Noel también trae regalos a muchos niños, aunque no a todos; y los videojuegos ganan la partida.

Y tambien:


También puede aparecer tras una reacción postvacunal.


2- Infecciones víricas como la varicela o el citomegalovirus.


3- Infecciones bacterianas como la sífilis o la tuberculosis, de hongos o de parásitos (como la toxoplasmosis).


4- Otras enfermedades inflamatorias como la enfermedad mixta del tejido conectivo, la sarcoidosis, la escleroderma, etc.


Síntomas de la mielitis


Los síntomas generales de esta enfermedad son:


- Fiebre

- Malestar general

- Dolor de cabeza

- Parestesia

- Paresia central o periférica (hemiparesia)

- Pérdida del control de la vejiga

- Dolor en la espalda punzante y en las piernas

- Debilidad muscular

- Sensaciones anormales en los pies y los dedos de los pies

- Hormigueo y entumecimiento

- Picor y quemazón

- Sensibilidad al calor y al frío intensos


Tratamiento de la mielitis


Si el tratamiento se inicia de forma temprana los síntomas suelen reducirse en cuestión de semanas, aunque se puede tardar hasta dos años en curar totalmente. El pronóstico es peor si en 5 meses no ha habido ninguna mejora.


Normalmente se administran medicamentos (corticoides intravenosos para reducir la inflamación) combinados con rehabilitación física para mejorar la fuerza de los músculos.


También es necesario tratar la causa concreta de la mielitis.


Si el organismo no responde a los corticoesteroides puede aplicarse una terapia de intercambio de plasma (plasmaféresis), para eliminar los anticuerpos responsables de la inflamación medular.


Fecha de actualización: 28-09-2017

Redacción: Irene García

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.