Síntomas y tratamiento de la vaginitis

Síntomas y tratamiento de la vaginitis
comparte

Mujeres de todas las edades y niñas pueden padecer infecciones vaginales o vaginitis; determinar el origen del problema y un tratamiento adecuado harán que la enfermedad se resuelva de manera rápida y satisfactoria.

La vulvovaginitis o colpitis atrófica es una inflamación o infección de la vagina, la vulva o ambas. Puede afectar a mujeres de cualquier edad y es una de las consultas ginecológicas más frecuentes. La mayoría de los casos de esta infección son fáciles de tratar con antibióticos y una higiene adecuada y suelen resolverse en una semana.

 

La vaginitis puede deberse a varios factores y el tratamiento dependerá de lo que esté causando la infección. Las causas más comunes son una infección bacteriana o por hongos, algunas enfermedades de transmisión sexual, malos hábitos de higiene íntima o por el uso de ciertos jabones y perfumes alérgenos, aunque algunas veces la causa originaria es desconocida.

 

Los diferentes tipos de vaginitis o infecciones pueden ser:

 

- Vaginosis bacteriana: consiste en la proliferación de cierto tipo de bacterias. Se produce un desequilibro en la producción de ciertas bacterias normales de la vagina. Suele ser más común en mujeres que una vida sexual activa pero se puede dar a cualquier edad y en cualquier momento.

Síntomas y tratamiento de la uveítis

Síntomas y tratamiento de la uveítis

La uveítis es una enfermedad que provoca la inflamación de la capa intermedia del globo ocular. En los niños la mayoría de las veces suele ir asociada a la artritis crónica juvenil. Un diagnostico precoz es la clave para disminuir en gran medida las posibles complicaciones.

 

Infección por hongos o candidiasis: es una de los tipos más comunes de vaginitis y consiste en una infección por el hongo conocido como cándida. Este hongo se encuentra normalmente en la vagina pero a veces se produce un desequilibrio que prolifera su producción. Es muy común en mujeres que toman ciertos antibióticos que alteran la flora vaginal.

 

- Tricomoniasis: se trata de una enfermedad de transmisión sexual causada por un parasito llamado trichomonas vaginalis. Otras infecciones, mucho menos comunes, pueden ser provocadas por la gonorrea, clamidia o herpes. 

 

- Alergias o irritaciones: la ropa que no transpira bien, ciertos detergentes que se hayan usado para lavar la ropa o duchas vaginales pueden causar irritaciones. La vaginitis también puede estar causada por alergias al látex (uso de preservativos), a los espermicidas, a jabones o a colonias íntimas.

 

- Causas hormonales: suele darse en niñas, antes de la pubertad, y en mujeres posmenopáusicas. En ambas etapas se da una falta de estrógenos que hacen que las bacterias pueden proliferar más fácilmente dando lugar a infecciones. Una higiene íntima deficiente o alergias a ciertos productos suelen ser las causas más comunes de estas infecciones en niñas, adolescentes y mujeres menopaúsicas.

 

Síntomas y tratamiento

 

Los síntomas pueden variar un poco dependiendo de la causa de la infección aunque en la mayoría de los casos la vaginitis suele provocar un aumento en las secreciones vaginales que la mayoría de las veces va acompañado de mal olor, picor constante e inflamación y enrojecimiento. En algunos casos también produce dolor al orinar, durante las relaciones sexuales o al introducir tampones, fiebre y dolor abdominal.

 

Tras las pruebas ginecológicas (que suelen consistir en análisis del flujo vaginal y las mucosas, examen físico y estudio de la historia clínica), el medico decidirá el procedimiento adecuado según cada caso.Los tratamientos suelen ser muy efectivos y en la mayoría de los casos la enfermedad se resuelve sin mayor complicación.

 

En el caso de infecciones bacterianas o por hongos suelen administrarse antibióticos por vía oral, supositorios vaginales o cremas tópicas. En casos de alergias se recetarán antihistamínicos y en los casos de infección en mujeres posmenopáusicas se emplean pomadas de estrógenos. Cuando hay enfermedad de transmisión sexual el tratamiento consiste en antibiótico y, en la mayoría de los casos, puede que la pareja también deba tratarse para evitar reinfecciones.

 

Para prevenir la enfermedad en la medida de lo posible es importante mantener una higiene correcta de la zona íntima (las niñas deben aprender a limpiarse bien la zona después de ir al baño y a lavarse las manos de manera frecuente), no usar jabones ni colonias fuertes y evitar las duchas vaginales.


0 Comentarios

Escribe tu comentario

iniciar sesión registrarte
×


×
×
×