×
  • Buscar
Publicidad

Síntomas de la anafilaxia en niños

Síntomas de la anafilaxia en niños

Los síntomas de la anafilaxia son variados y variables. Su gravedad o intensidad depende de diferentes factores, entre ellos de la edad de la persona afectada.

Publicidad

Aunque una reacción anafiláctica es más común en los adultos que en los niños, la dificultad de identificarlo en los más pequeños, provoca la necesidad de conocer sus signos característicos para tratar el episodio de forma precoz y eficaz, lo que resulta vital para garantizar la supervivencia del niño. 

La anafilaxia afecta a diferentes sistemas del organismo. En la mayoría de los casos se manifiesta de forma muy evidente en la piel y en las mucosas, pero también los síntomas se revelan en otras partes del cuerpo (sistema digestivo, respiratorio, cardiovascular, neurológico), con serio peligro para la vida.

En los niños son más frecuentes los síntomas anafilácticos que comprometen el sistema respiratorio y digestivo y no tanto los cardiovasculares.

Entre ellos, los más comunes, por orden de mayor a menor incidencia, son:

·  Urticaria (lesiones o ronchas rojizas en la piel) y angioedema (hinchazón de las capas profundas de la piel) con  picor, escozor y/o dolor.

· Edema de la vía aérea superior (hinchazón de labios y lengua)

No te puedes perder ...

Síntomas de la celiaquía en niños

Síntomas de la celiaquía en niños

La enfermedad celiaca (EC) es la patología crónica intestinal más frecuente en España y se estima que 1 de cada 100 recién nacidos la padecerá a lo largo de su vida. “Aunque todas las investigaciones realizadas hasta el momento apuntan a que los factores genéticos juegan un papel determinante, no son suficientes a la hora de establecer el desarrollo de la EC, precisándose, además, la existencia de otros factores de riesgo”, afirma el Dr. Cristóbal Coronel, presidente del XXVI Congreso Nacional de la Sociedad Española de Pediatría Extrahospitalaria y Atención Primaria (SEPEAP).

Y tambien:

· Eritema de aparición repentina (enrojecimiento de la piel)

· Dificultad para respirar, sibilancias (silbidos al respirar)

· Hipotensión

· Pérdida de consciencia

· Hipotonicidad tras los espasmos del llanto

· Trastornos gastrointestinales: Dolor abdominal, cólicos, diarrea, náuseas, vómitos

· Rinitis o congestión nasal

La identificación de un choque anafiláctico en los menores a veces resulta difícil. La ausencia de algunos de los síntomas característicos, que no siempre se presentan, o la limitación para comunicarse cuando son muy pequeños nos puede hacer dudar.

Por ello en términos generales se considera que existe reacción anafiláctica cuando los síntomas afectan al menos a dos sistemas (por ejemplo, urticaria en la piel y dolor abdominal o angioedema y dificultad para respirar…) y además se sabe o se sospecha que ha habido contacto previo con un alérgeno.

Si bien, a pesar de que los síntomas en la piel son bastante frecuentes en los episodios anafilácticos, no debería descartarse uno de ellos cuando no hay afectación cutánea.

Así, la señal más característica de una anafilaxia es la súbita aparición de los síntomas y la rápida progresión de éstos tanto en intensidad como en gravedad. Suelen presentarse en minutos, durante la media hora posterior a la exposición al alérgeno. Además, cuanto mayor es la velocidad en la que aparecen o se intensifican los síntomas, más peligroso puede llegar a ser el choque anafiláctico.

Asimismo las situaciones de anafilaxia más serias en los niños abarcan signos como fiebre, exantema, palidez general, flacidez, cianosis, saturación de oxígeno, síncope

En los cuadros más graves pueden presentarse también reacciones bifásicas, es decir, tras la recuperación o la desaparición de síntomas, éstos pueden reactivarse en las horas siguientes. Se han dado casos de repetición anafiláctica de 3 a 21 días de duración, por lo que la vigilancia en las horas y días posteriores al shock en esencial.

¿Cómo tratar la anafilaxia en un niño?

La rapidez de actuación en estas situaciones es fundamental para salvar la vida de la persona que ha sufrido el shock.

Ante la sospecha de una reacción anafiláctica debe procederse a la administración inmediata de adrenalina, en la dosis adecuada.

Todo menor que padezca una alergia con posible riesgo de desencadenar una anafilaxia debe llevar consigo en todo momento un auto-inyector de adrenalina, que en caso de reacción, deberá inyectarse en el muslo.

Tras la aplicación del tratamiento, ha de contactarse urgentemente con los servicios sanitarios. Mientras se espera su llegada, se mantendrá al niño acostado boca arriba en posición cómoda con las piernas ligeramente elevadas, siempre que no haya vómitos o tenga dificultad para respirar. Si pasados 5 o 15 no hay mejoría en el estado del pequeño, se aconseja volver a administrar adrenalina.


Fecha de actualización: 16-06-2020

Redacción: Irene García

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.