×
  • Buscar
Publicidad

Síntomas, causas y tratamiento de la queratosis folicular

Síntomas, causas y tratamiento de la queratosis folicular

La queratosis pilaris o queratosis folicular es una enfermedad de la piel bastante común que causa que esta se vuelva áspera. No hay un tratamiento definitivo, pero sí muchas medidas que puedes adoptar para mejorar estas erupciones.

Publicidad

La queratosis folicular es una enfermedad inofensiva de la piel que causa la aparición de pequeñas protuberancias, de color blanco, rojo, amarillo o del mismo tono que el resto de la piel, ásperas como papel de lija y con un aspecto manchado, como piel de gallina.


Algunas personas sienten también picor, inflamación, mal olor y coloración rosada alrededor de las protuberancias, pero no en todas se dan estos síntomas.


La queratosis folicular aparece sobre todo en la parte posterior de los brazos, las nalgas y la parte delantera de los muslos. También pueden surgir en los antebrazos y la parte superior de la espalda. Incluso hay varios tipos más extraños de queratosis que se dan en las cejas, la cara o el cuero cabelludo, pero son mucho más raros.


Causas de la queratosis


La queratosis folicular es más habitual en niños y suele desparecer en la edad adulta. Además, está comprobado que empeora en invierno o en condiciones secas y mejorar en verano o en ambientes húmedos.

No te puedes perder ...

Y tambien:


Y es que la queratosis se produce cuando se acumula el exceso de queratina en los folículos pilosos de la piel, lo que hace que la superficie de la misma se espese. Estos bloques de queratina crean tapones de piel dura y áspera que abren los poros, dando a la piel un aspecto irregular.


No es una condición contagiosa, aunque sí es hereditaria (se transmite de padres a hijos).


Asimismo, hay diversos factores que aumentan el riesgo de sufrir este problema, como padecer eccemas o ictiosis.


Como decíamos, la queratosis normalmente aparece en la infancia, empeora en la adolescencia y desparece en la edad adulta, aunque se puede mantener hasta los 40 o 50 años.


Tratamientos y remedios caseros


Normalmente la queratosis tiene brotes que mejoran por sí solos. Pero si causa mucho picor o molestias, se pueden seguir una serie de medidas para aliviar estas:


1- Usar siempre limpiadores sin jabón ya que este puede resecar la piel y emporar el problema.


2- Aplicar una hidratante después del baño para mantener la piel hidratada. Estas cremas no curan la erupción, solo reducen la sequedad de la piel. Las cremas con ácido salicílico, ácido láctico o urea son las más eficaces.


3- Exfoliar una vez a la semana la piel áspera, con cuidado de no frotar demasiado fuerte ya que esto podría empeorar las lesiones.


4- Ducharse o bañarse con agua tibia, no muy caliente.


5- Algunos tratamientos pueden ser eficaces, aunque depende de la persona. Por ejemplo, usar cremas con retinol, hacerse un peeling químico, microdermabrasión.


6- Usar siempre un protector solar antes de salir a la calle, especialmente en verano.


7- Usar ropa transpirable para evitar el exceso de sudor, especialmente en los pliegues de la piel.


8- Hay que tener cuidado de no rascarse ya que, si las uñas no están limpias, pueden infectar las heridas y acusar una infección bacteriana como la celulitis, que necesitará antibióticos para tratarse. 


Te puede interesar:

La estatura de los hijos depende tanto de la herencia genética de los padres como del entorno en el que se cría. En este sentido, un entorno donde prime una alimentación sana y equilibrada y la práctica de deporte siempre impactará positivamente en el desarrollo del niño.


Fecha de actualización: 31-01-2018

Redacción: Irene García

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

Publicidad