Síntomas, causas y tratamiento de la disosmia

Síntomas, causas y tratamiento de la disosmia
comparte

La disosmia es un trastorno neurológico que provoca una alteración del sentido del olfato, ya sea distorsionar los olores, no ser capaz de detectar ningún olor o producir olores que no existen.

La disosmia es una enfermedad que se divide en 4 tipos diferentes según el tipo de disfunción olfativa que provoque. Así, cada uno tiene sus propios síntomas y causas:


1- Parosmia


Las personas con este problema no pueden identificar correctamente los olores. Para ellos, todos los olores tienen un olor neutro o, al contrario, los olores agradables los reconocen como desagradables.


La parosmia puede estar causada por enfermedades respiratorias de las vías superiores, la exposición a sustancias químicas tóxicas o alguna lesión cerebral.


2- Anosmia


La anosmia es la incapacidad para oler. Puede darse solo con algunos olores concretos o abarcar todo tipo de olor. En este caso, el problema es que el bulbo olfatorio no se ve estimulado al recibir un olor, por lo que no detecta nada.


La anosmia puede ser algo temporal, causado por ejemplo por un resfriado fuerte o la infección de los senos paranasales, o algo crónico provocado por alteraciones genéticas, lesiones cerebrales, Alzheimer o Parkinson. También puede ser consecuencia de un uso excesivo de ciertos tipos de aerosoles nasales.


3- Fantosmia


Se caracteriza por sentir olores que no vienen de ninguna fuente física. Son, en resumen, alucinaciones olfativas, generalmente desagradables.


Las causas más comunes de la fantosmia son la epilepsia, la esquizofrenia, el Alzheimer o lesiones cerebrales.


4- Hiposmia


Se caracteriza por la reducción parcial de la capacidad de percibir olores.


Los factores desencadenantes más comunes son las infecciones de las vías respiratorias superiores y los traumatismos encefalocraneales, aunque también puede producirse si hay pólipos nasales, infección de los senos paranasales, trastornos hormonales, Parkinson o problemas bucodentales.


La exposición permanente a ciertas sustancias químicas o la ingesta de algunos medicamentos también pueden causar este tipo de problemas del olfato. Incluso la radioterapia en la cabeza o ciertas cirugías pueden alterar el sentido del olfato.


5- Hiperosmia


Este trastorno, por el contrario, supone el aumento exagerado de la sensibilidad hacia los olores.


Es algo habitual en el embarazo por los cambios hormonales, pero también puede darse si el paciente sufre alteraciones neuronales, la enfermedad de Addison, la enfermedad de Basedow, fibrosis quística o en la menopausia (debido, de nuevo, a los cambios hormonales).


Dado que la cavidad oral y el sistema olfativo están interrelacionados, algunos pacientes con disosmia pueden desarrollar también problemas con el sentido del gusto.


¿Cómo se tratan estos problemas?


No existe un tratamiento definitivo ni único ya que depende de la causa concreta que haya generado el trastorno.


Por ejemplo, en el caso de las infecciones de las vías respiratorias o de los senos paranasales, una vez la infección desaparezca, el sentido del olfato volverá a la normalidad. También en casos de ingesta de medicamentos o exposición a sustancias tóxicas.


Para algunos tipos concretos, como la fantosmia, se puede realizar una cirugía que ha mostrado resultados positivos en la erradicación de la enfermedad.


En general, si la causa es pasajera, el trastorno desaparecerá. Pero si está provocado por alguna lesión cerebral o enfermedad degenerativa como el Alzheimer o el Parkinson que aún no tienen cura, no se podrá tratar ni curar. 

Foto: Foto: Creado por Freepic.diller - Freepik.com


0 Comentarios

Escribe tu comentario

iniciar sesión registrarte
×


×
×
×