×
  • Buscar
Publicidad

Miedo infantil a hacer caca

Miedo infantil a hacer caca

Suele ser bastante frecuente que los bebés que todavía no han cumplido los seis meses de vida tengan cambios frecuentes en su ritmo intestinal, lo cual suele desconcertar y preocupar a sus papás y mamás.

Publicidad

Es importante, por tanto, que los adultos estén adecuadamente informados y conozcan a su vez todos los procesos de maduración de los órganos de los niños para que sean conscientes de los cambios que va a ir sufriendo su organismo a lo largo de todo su desarrollo y crecimiento. Normalmente, los bebés recién nacidos suelen hacer varias deposiciones al día relacionadas con las tomas de leche que hace, esto afecta, sobre todo, a aquellos que son alimentados con leche materna. Algo que, además, es completamente normal porque el sistema digestivo del bebé está comenzando a exponerse a alimentos y a madurar tras pasar meses en reposo mientras se encontraba dentro del útero materno, porque justo después de comer se producen movimientos del intestino con el fin de favorecer la expulsión de heces, y también porque durante las primeras semanas de vida este reflejo es mucho más intenso debido a la falta de fuerza en el ano.

 

Además, hay que tener en cuenta también que la frecuencia con la que un bebé realiza sus deposiciones va a depender, sobre todo, de su alimentación. Si se alimenta exclusivamente de leche materna es probable que expulsen más heces debido a que esta contiene un laxante natural. Por el contrario, se debe saber que la leche de fórmula es algo más pesada para los niños. Además, la leche de fórmula endurece las deposiciones de los bebés por lo que es más probable que estos sufran estreñimiento en algunas ocasiones.

No te puedes perder ...

Y tambien:

 

Sin embargo, el problema viene cuando estos niños son algo más mayores, y no hacen caca por miedo. ¿Miedo infantil a hacer caca? Así es, es una realidad y por ello es fundamental que los padres sepan de lo que se trata para prevenirla en la medida de lo posible. Una desagradable sensación como es el miedo, la atraviesan alguna vez en su vida todas las personas, e incluso los niños más pequeños. La oscuridad, las alturas, los perros, las arañas, quedarse solo, etc., son algunas de las cosas que más comúnmente provocan este sentimiento de temor, miedo o pavor. Sin embargo, con el paso del tiempo los temores van cambiando y estos pueden convertirse en miedos más profundos.

 

Pero hay otros tipos de miedos como el miedo infantil a hacer caca. Normalmente, el miedo es una emoción que desata un sentimiento de alerta y nerviosismo al que el cuerpo reacciona a causa de un peligro inminente. Viene dada por el instinto básico de supervivencia que se ha heredado de los antepasados, y tiene como fin facilitar la adaptación al medio y evitar que puedan suceder cosas malas. Pero ¿qué causa que un niño tenga miedo a hacer caca?

 

Muchas veces este miedo infantil viene ocasionado porque no se les enseña a los niños a utilizar correctamente el orinal. Y sí, aunque es cierto que para utilizar el orinal no hay reglas sencillas ni rápidas, sí existen una serie de sugerencias, ya que se trata de un entrenamiento que se ha de iniciar con paciencia y comprensión, pero también con un tiempo adecuado, es decir, que no haga demasiado frío y que el niño no tenga que llevar ropa excesiva dificultando esto las maniobras para sentarse a hacer pis o caca. También sería adecuado estar solos con el pequeño para evitar distracciones posibles de, por ejemplo, otros familiares o de la televisión, y alabar siempre en todo momento con palabras dulces y boinitas, abrazos y caricias, y jamás hay que mostrar preocupación por el tema o castigar o regañar al niño si hay algún pequeño fallo porque están aprendiendo, eso es algo que siempre habrá que tener muy en cuenta.

 

No obstante, es importante también saber que hay otras causas, según indica la Asociación Española de Pediatría (AEP), quien además asegura que el estreñimiento en la infancia, ese miedo infantil a hacer caca afecta de manera ocasional a un 34% de los niños con edades comprendidas entre los cuatro y los once años. Algunas de las causas funcionales del miedo a hacer caca para expertos como ellos son la retirada del pañal, que al suponer un cambio en su rutina hace que los niños en muchas ocasiones lo relacionen con el hecho de hacer caca y la pérdida de esta; por una cuestión higiénica, es decir, porque estos niños sienten miedo, vergüenza o asco de que algo sucio y desagradable salga de su cuerpo; por situaciones emocionales determinadas como podría ser, por ejemplo, el inicio del colegio o la llegada de un hermanito o hermanita, o bien porque algunos niños no se sientan cómodos yendo al baño fuera del entorno familiar o no desean interrumpir su actividad para ir al baño.

 

Por todo ello, el miedo infantil a hacer caca puede producirse por lo que es importante vigilar a los niños para que esto no suceda. Además, recordemos también que la retención de heces hace que estas se vuelvan mucho más duras lo que hará que cueste también más trabajo expulsarlas. Esto causará dolor o incluso posibles fisuras anales. En definitiva, un drama para el niño.

 

¿Queremos eso? Pongamos atención y vigilemos que nuestro hijo va al baño y que desde bien pequeño concibe la idea de que ir al baño es algo completamente natural que todo el mundo debe hacer y también que sea consciente de las consecuencias tan negativas que no ir al baño puede ocasionar.

 


Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.