• Buscar
Publicidad

Enfermedades del pene en niños

Enfermedades del pene en niños

Balanitis, fimosis, parafimosis o postitis son algunas de las principales enfermedades del pene que pueden tener los niños pequeños. Descubre sus síntomas y cómo tratarlas.

Publicidad

Indice

 

Balanitis

Es la inflamación del glande y el prepucio (la piel que recubre el glande del pene) a causa de una infección bacteriana, hongos o una mala higiene. Cuando la infección también afecta al prepucio, hablamos de balanopostitis.

Los síntomas principales son enrojecimiento del prepucio o del pene, hinchazón, secreción con mal olor, sensibilidad al tacto, dolor al orinar y, en algunas ocasiones, erupción cutánea.

La balanitis suele darse en niños pequeños que aún no tienen separado el prepucio del glande, por lo que es menos común a medida que el niño crece.

Es importante lavar bien el pene del niño en cada cambio de pañal, después de hacer pis y al ducharle, aunque en niños pequeños, al tener ambas partes unidas, puede ser más complicado limpiar bien la zona. Usa un jabón neutro sin componentes irritativos para prevenir la aparición de la balanitis.

Una vez la inflamación ha aparecido se debe limpiar el pene con una solución salina dos veces al día y aplicar una pomada antibiótica recetada por el pediatra. Normalmente, en unos pocos días la inflamación y el resto de las molestias desaparecen.

Si la balanitis es recurrente, se puede plantear la posibilidad de operar al niño para separar quirúrgicamente el prepucio del glande y así evitar nuevas infecciones.


Fimosis

La fimosis es el estrechamiento de la abertura del prepucio. Casi todos los niños nacen con fimosis y el glande y el prepucio unidos por un tejido fibroso fino llamado adherencias balano-prepuciales. Esto hace que en un recién nacido sea difícil retraer la piel del prepucio y dejar al descubierto el glande, algo totalmente normal en los primeros meses de vida.

A medida que el bebé crece estas adherencias van desapareciendo solas (no hace falta retraer el prepucio al bañar al bebé) cuando el pene crece, se producen erecciones espontáneas y el niño produce una secreción blanquecina (que no es semen) que actúa como un lubricante natural ayudando al despegamiento. Normalmente, a los 4 años el 80% de los niños puede retraer el prepucio sin problemas. Solo un 1% sigue teniendo este problema al llegar a la adolescencia.

Por lo tanto, si tu hijo es menor de 4 años es normal que tenga fimosis y no deberás hacer nada más que cuidar bien la higiene de la zona para evitar una infección. Solo en situaciones de fimosis muy severas que no se resuelven de forma natural, balanitis recurrentes o malformaciones del sistema urinario es necesario recurrir a la cirugía o circuncisión para retirar el prepucio.

No obstante, desde hace unos años se usa un tratamiento alternativo a la cirugía: la aplicación durante algunas semanas de una crema con corticoides.


Parafimosis

Se produce cuando el prepucio está retraído por detrás del glande y no puede retomar a su posición inicial. Las causas principales de este problema son lesión en la zona o infección. La parafimosis se presenta con mayor frecuencia en niños y hombres mayores.

Articulo relacionado: Tratamiento de la entesitis

Los síntomas principales son prepucio retraído, inflamación del glande, dolor al orinar, molestias en el pene.

El tratamiento consiste en presionar la cabeza del pene suavemente mientras se lleva el prepucio hacia adelante. Si no funciona, es necesario realizar una circuncisión quirúrgica rápida para aliviar la inflamación.


Postitis

Es la inflamación del prepucio debido a infecciones bacterianas o de hongos.

A menudo es provocada por falta de higiene, aunque también puede estar causada por la ingesta de algunos medicamentos o sustancias irritantes.

Es más común en menores de 10 años. Sus síntomas principales son eritema y edema acompañada en ocasiones con secreción.

Para evitar este problema es fundamental cuidar la higiene de la zona.

Una vez que se presenta la enfermedad se trata con antibióticos orales y cremas de uso tópico para reducir el dolor y la inflamación. Si la infección se agrava y afecta al glande se le llama balanopostitis.


Hipospadias anterior

La hipospadias un defecto de nacimiento que provoca que la abertura de la uretra esté situada en la cara inferior del pene en lugar de su sitio habitual.

La causa de esta anomalía congénita se desconoce, aunque se piensa que es de origen genético y que se produce por un desarrollo anormal del pene durante el embarazo. A medida que el pene se desarrolla, determinadas hormonas estimulan la formación de la uretra y el prepucio. Si estas hormonas no funcionan bien, se produce un desarrollo anormal de la uretra.

Se presenta en 4 de cada 1.000 niños y existen varios tipos de esta enfermedad:

- Hipospadia posterior: el orificio uretral se halla muy distal del glande, en la zona que une el escroto con el pene o en la base del pene. El pene es curvado y es la forma más graves de la enfermedad.

- Hipospadia media: el orificio está en la parte media del pene, normalmente en la cara inferior, provocando una cierta curvatura del pene hacia el vientre.

- Hipospadia anterior: el meato urinario se encuentra cerca del glande y el pene parece estéticamente normal. Es la forma más común (70%) y al más leve.

Los síntomas principales del hipospadias son la abertura anormal de la uretra, la curvatura del pene hacia abajo en una erección, el chorro del pis sale hacia otro sitio, el niño no puede orinar de pie y el prepucio parece una capucha

El único tratamiento posible es la cirugía, que se suele realizar antes de los 18 meses. Mediante una intervención quirúrgica se corrige la abertura mediante injertos del prepucio y se endereza el pene.


Glosario

Balanitis

Definición:

Inflamación del prepucio y del glande.

Síntomas:

Enrojecimiento e hinchazón de la zona.

Tratamiento:

Pomada antibiótica y, si el prepucio está muy tirante, hay que practicar una circuncisión.

Fuente:

https://enfamilia.aeped.es/temas-salud/que-es-fimosis

Fecha de actualización: 27-01-2021

Redacción: Irene García

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

×