• Buscar
Publicidad

¿En qué momento se contagia la varicela?

¿En qué momento se contagia la varicela?

La varicela es una enfermedad que pasaban casi todos los niños que no se hubiesen vacunado contra ella, pero en la actualidad las vacunas han reducido drásticamente su aparición. La varicela es una infección muy característica y se contagia con mucha facilidad a todas aquellas personas que no la hayan padecido o no se hayan vacunado.

Publicidad

Esta enfermedad infecciosa provoca incómodas erupciones en la piel y puede aparecer en cualquier época del año, aunque el virus que la provoca, varicela-zóster, es más potente en las épocas de invierno y primavera. La varicela se contagia con suma facilidad a través del contacto directo con las heridas que aparecen en la piel o a través de la saliva que se esparce al toser o al estornudar. Si no se ha padecido con anterioridad es altamente probable que se contraiga. Además, está demostrado que cuanta más edad tenga la persona que la padezca más complicaciones acarrea.

Las personas con esta infección son contagiosas desde dos días de que aparezcan las primeras lesiones en la piel y lo siguen siendo hasta que estas se convierten en costras, lo cual suele ser una semana después de su aparición.

Los síntomas de la varicela son muy característicos y fáciles de detectar. Uno o dos días antes de que aparezcan las famosas ampollas es común que al afectado le suba la fiebre, pero también son habituales los dolores de cabeza, los vómitos, la falta de apetito y el malestar general. Las primeras lesiones en la piel aparecen por oleadas, primero surgen en forma de pequeños granos que poco a poco se transforman en vesículas llenas de líquido y, finalmente, pasan a convertirse en costras. Es normal ver ampollas y costras a la vez ya que no aparecen todas de golpe. El tronco, la cara y el cuero cabelludo son los primeros lugares de aparición y es desde ahí desde donde se esparcen por el resto del cuerpo. Estas ampollas suelen ser bastante molestas ya que producen mucho picor y si se rascan demasiado terminan dejando marcas.

Al ser una enfermedad bastante común en la infancia no suele precisar de tratamiento porque es pasajera. En ocasiones se utilizan medicamentos para controlar la fiebre y pomadas o lociones para las lesiones de la piel. Es importante evitar el ácido acetilsalicílico ya que puede derivar en una grave enfermedad, el Síndrome de Reye, una afección muy poco habitual que provoca inflamación en el cerebro y en el hígado, y que está muy relacionada con niños que se están recuperando de la varicela o de alguna gripe. Las señales de este síndrome tienden a aparecer entre tres y cinco días después de comenzar a sufrir una infección viral y en función de la edad varían pudiendo ser desde diarrea y una respiración agitada hasta vómitos o somnolencia.

La infección suele pasar por los niños como una enfermedad benigna que no deriva en complicaciones, pero en ocasiones sí surgen problemas que necesitan de atención médica. Las más habituales son las infecciones en la piel derivadas por rascarse y tocarse las ampollas y, en menos medida también pueden padecer de ataxia cerebelosa, una falta de control sobre los movimientos musculares, inestabilidad y descoordinación. También pueden producirse otro tipo de enfermedades más graves que suelen darse solo en los adultos o en los niños con las defensas bajas.

La forma más eficaz para prevenir este virus en los niños es mediante la vacunación. Esta vacuna previene casi en su totalidad la mayoría de los casos y las formas graves de la varicela. Asimismo, existe la inmunoglobulina antivaricela que se suele utilizar en personas que tienen la vacuna contraindicada bien por carecer de defensas o bien por estar embarazadas, exceptuando, por tanto, estos casos específicos la Asociación Española de Pediatría (AEP) recomienda el uso de la vacuna contra la varicela.

Una vez se haya pasado esta enfermedad el cuerpo genera una inmunidad permanente ante el virus que la genera, siendo muy rara la ocasión en la que vuelva a aparecer. Algunos de los virus varicela-zóster se refugian en las células del sistema nervioso una vez se haya curado la infección y permanecen ahí de manera inactiva. Aunque es poco frecuente, en algunas personas este virus se reactiva años después generando lo que se conoce como herpes zóster. El herpes zóster aparece cuando el virus que lleva años inactivo dentro del cuerpo se despierta reapareciendo en determinadas zonas de la piel. Los síntomas del herpes comienzan con un picor y un dolor en la piel de la zona del tronco generalmente, que con los días suele presentar un enrojecimiento sobre el que aparecen vesículas. Esta enfermedad afecta mayormente a los adultos y sus consecuencias son algo más complicadas. Los niños no suelen padecer varicela antes de cumplir el primer año y si lo hacen los casos son leves.


Glosario

Zoster

Definición:

Enfermedad producida por el mismo virus que causa la varicela (Varicela-Zóster).

Síntomas:

En personas que ya han padecido Varicela, el virus se encuentra en forma latente y puede reactivarse produciendo las características manchas rojizas, vesículas y costras, en el territorio de distribución de un nervio determinado. Como secuela puede dejas neuritis, con importantes dolores.

Tratamiento:

El herpes zóster por lo general desaparece espontáneamente y es posible que no requiera tratamiento, excepto para el alivio sintomático, en cuyo caso se utilizan medicamentos para el dolor.

Fuentes: AEPED y la Clínica Mayo

Fecha de actualización: 06-04-2021

Redacción: Andrea Rivero

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

×