• Buscar
Publicidad

Cuándo ir al oftalmólogo

Cuándo ir al oftalmólogo

La revisión de la vista en niños sólo deben realizarla los oftalmólogos, ya que el retraso en el diagnóstico de patologías oculares puede tener graves consecuencias, según los expertos reunidos en el 88 congreso de la Sociedad Española de Oftalmología (SEO).

Publicidad

"Casi todas las comunidades autónomas tienen establecido que cuando el pediatra detecta una posible patología oftalmológica remita a la óptica en lugar de al oftalmólogo", advierte el doctor José Augusto Abreu, presidente del Grupo Español de Oftalmología Pediátrica de la SEO. La principal consecuencia de esta práctica, asegura, es "el retraso en el diagnóstico de muchas patologías, lo que puede ocasionar un agravamiento de las mismas". A juicio de este experto, "ningún niño debería usar gafas sin el consejo de un oftalmólogo".

Algunas pruebas diagnósticas, como la dilatación de la pupila o midriasis, "sólo puede realizarlas un oftalmólogo", confiesa el doctor Abreu. Además, trastornos de la visión, como la hipermetropía "pueden ofrecer un falso diagnóstico en una revisión rutinaria, ya que durante unos minutos o unas horas el niño puede forzar la vista para leer de cerca". La visión binocular también "puede no ser diagnosticada correctamente si las pruebas se realizan con cada ojo por separado". Por otro lado, algunos síntomas tardan en ser diagnosticados en el niño, como el dolor de cabeza asociado a mal rendimiento escolar y la fotofobia, que pueden indicar una patología ocular, y que un oftalmólogo puede detectar. Este especialista recomienda acudir al oftalmólogo en caso de alguno de estos síntomas o de encontrar alguna diferencia entre los dos ojos en su forma o su funcionalidad.

Los niños pueden tener las patologías oculares del adulto, aunque es más frecuente la aparición el estrabismo y la ambliopía (conocida como ojo vago), relacionadas entre sí. En ambos casos, el diagnóstico y tratamiento precoz, antes de que el ojo complete su evolución permiten que el trastorno desaparezca de adulto.

El estrabismo es la pérdida del paralelismo de los ojos, de modo que cada uno mira en una dirección. En algunos casos, la desviación es intermitente y se produce, sobre todo, en situaciones de cansancio o debilidad. Puede aparecer antes de los 6 meses de vida (congénito), durante la niñez o, en algunos casos, en edad adulta, debido a un trastorno de los músculos oculares o por un defecto en la visión, señala el doctor Josep Visa, presidente de la Sociedad Española de Estrabología (SEE). La consecuencia más grave del estrabismo es el ojo vago. Para evitar ver doble, el cerebro del niño suprime la visión de uno de los ojos, que es el que se vuelve vago o amblíope. El tratamiento del ojo vago es más fácil cuanto más pequeño es el paciente, ya que se le enseña a ver, lo que no puede lograrse en niños más mayores. Por eso, "si no se corrige antes de los 8 años puede ser irreversible", apunta el doctor Abreu.


Glosario

Estrabismo

Definición:

Desviación de los ejes oculares por lo que la persona es incapaz de integrar las imágenes de ambos ojos en una única percepción visual. Puede ocurrir sólo en determinadas ocasiones y en un solo ojo o alternante. Es convergente si los ojos miran hacia dentro y divergente si lo hacen hacia fuera. Se produce por la parálisis de uno o más músculos extraoculares.

Síntomas:

Ninguno.

Tratamiento:

Dependiendo de la razón fundamental de la desviación, el estrabismo se puede tratar con cirugía, gafas o prismas ópticos, oclusiones con parches o ejercicios oculares.

Fecha de actualización: 09-06-2020

Redacción: Irene García

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

×