Fracaso escolar y problemas visuales

Fracaso escolar y problemas visuales
comparte

Una de las principales preocupaciones de cualquier padre son los estudios de sus hijos. Todos quieren que saquen buenas notas, aprueben sin problemas y puedan labrarse un buen futuro. Pero muchas veces los niños encuentran dificultades en su camino y les cuesta sacar adelante los cursos. ¿Sabías que entre el 15 y el 30% de los casos de fracaso escolar pueden tener su causa en deficiencias visuales?

Según datos de la Fundación Alain Afflelou, un 20% de los niños padece problemas de visión, fácilmente tratables en la mayoría de los casos, pero muchos no se tratan correctamente, dificultando su aprendizaje escolar.

 

Florent Carriere, vicepresidente de la Fundación Alain Afflelou, nos explica cuáles son los principales problemas de visión presentes en la infancia: miopía, hipermetropía y astigmatismo. “Existen también otros –añade- como el estrabismo, que se caracteriza por los ojos cruzados; la ambliopía, conocida como ojo vago o perezoso; y laptosis, que da lugar a la caída de los párpados superiores, con una menor incidencia”.

 

Algunos de estos problemas, como los defectos de refracción y las ametropías, están presentes en un 20% de los niños y son tratables simplemente con la utilización de una corrección óptica adecuada.Sin embargo, la Fundación estima que “un 50% de los niños que necesita gafas no las lleva habitualmente”.

 

“La falta de una buena visión en los niños –nos explica Florent Carriere- puede ser responsable de la poca atención que se preste en la escuela y por lo tanto, de la falta de interés y constancia a la hora de hacer las tareas. La principal consecuencia será un descenso del rendimiento del niño en clase y la obtención de unas bajas calificaciones en el periodo escolar.

No te puedes perder ...

 

Asimismo, una mala visión afectará a la vida de los más pequeños en todas sus actividades diarias. Desde la concentración y la atención en clase, pasando por la comprensión y el rigor en la práctica de algún deporte hasta la comprensión de una película en el cine. El 90% de la información nos llega a través de la visión, por lo que resulta imprescindible disponer de una correcta salud visual para evitar problemas de este tipo”.

 

¿Tiene problemas de visión?

 

La detección precoz de este tipo de problemas ayuda a que tras seis meses de uso de lentes, muchos niños recuperen niveles de visión óptimos, igualándose a los que nunca han necesitado gafas. Por eso, tanto en el colegio como los padres han de estar atentos a los siguientes síntomas:

 

- Parpadeo excesivo.

 

- Posturas anómalas de la cabeza al ver la televisión.

 

- Frotamiento de ojos.

 

- Dolores de cabeza.

 

- Acercamiento o alejamiento en exceso de los objetos al jugar o leer.

 

Sin embargo, los padres no siempre pueden estar en todo, por eso se recomienda llevar a los niños a revisiones oculares anuales desde que nacen. “La agudeza visual del ojo –dice el vicepresidente de la Fundación- del recién nacido no supera el 5% y va aumentando paulatinamente, hasta los 6 o 7 años, que es cuando el niño alcanza un desarrollo completo del sistema visual. Por ello, es fundamental que con esta edad se hayan realizado las revisiones necesarias. La visita más importante para un niño es la que se realiza a la edad de cinco años, pues es la primera vez que el niño ya colabora en la toma de agudeza visual de forma fiable”.
 

 

¡No quiero llevar gafas!

 

Para muchos niños, ponerse gafas es todo un “castigo”. No quieren ser diferentes al resto de compañeros ni que se rían de ellos por ser “cuatro ojos”. Además, las gafas son un engorro a la hora de jugar, practicar deportes, etc.

 

Sin embargo, debes lograr que tu hijo comprenda lo importante que es que use las gafas siempre que se lo haya indicado el oftalmólogo para lograr no solo ver bien, sino incluso acabar con el problema visual que tiene. Explícale claramente por qué debe llevarlas y permítele escoger las que más le gusten. Las gafas hoy en día pesan poco, son ligeras, más resistentes y bonitas, con diseños alegres para niños.

 

Otra opción son las lentes de contacto. Aunque quizá pienses que tu hijo todavía es muy pequeño para usarlas, Florent Carriere explica que “la edad del niño no supone un impedimento a la utilización de las lentillas.  No existe contraindicación alguna para que puedan utilizarlas, sino que depende más bien de la actitud y de la responsabilidad del niño en cuestión; tendrá que ser lo suficientemente responsable para llevar y cuidar de sus lentillas. Por lo tanto, un niño de 7 u 8 años podrá ponerse lentillas si lleva el cuidado y la higiene necesaria”.
 


Te puede interesar:
TodoPapás ha desarrollado un test de altas capacidades en niños con el fin de facilitar al máximo la identificación de este tipo de niños y así puedan realizarse los ajustes precisos en su entorno para que puedan alcanzar su potencial.


Fuentes:

Florent Carriere, vicepresidente de la Fundación Alain Afflelou.

Prevalencia de los errores refractivos en niños de 5 a 7 años https://www.afflelou.es/fundacion/wp-content/uploads/2019/08/prevalencia-errores-refractivos-ninos.pdf

Fecha de actualización: 30-08-2011

Redacción: Irene García

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

0 Comentarios

Escribe tu comentario

iniciar sesión registrarte
×


×
×
×
*/?>