×
  • Buscar
Publicidad

Estrabismo

Estrabismo

Entre un 3 y un 5% de niños padece este defecto ocular, que además de afectar a su visión, representa un grave problema estético. El diagnóstico y el tratamiento precoz son la clave para que no derive en una ambliopía. Además, las modernas técnicas de cirugía pueden alinear correctamente el ojo para que no se note la desviación

Publicidad

Indice

¿Qué es el estrabismo?

Es la desviación del alineamiento de un ojo respecto al otro. Esto impide fijar la mirada de ambos ojos al mismo punto en el espacio, lo que provoca una visión binocular incorrecta. El estrabismo más frecuente es el llamado estrabismo convergente, en el que el niño mete el ojo hacia dentro. Menos frecuente es la desviación del ojo hacia fuera (estrabismo divergente), hacia arriba o hacia abajo. El estrabismo suele afectar al 3-5% de niños y es hereditario.

Las causas no están claras. Normalmente uno de los ojos tiene una visión más reducida desde el nacimiento (como una catarata congénita), o los dos tienen propiedades ópticas distintas, por ejemplo, uno puede tener más miopía o astigmatismo que el otro. También puede deberse a lesiones anatómicas en los nervios o músculos del sistema ocular.


¿Mi hijo es estrábico?

No te puedes perder ...

Estrabismo

Estrabismo

Entre un 3 y un 5% de niños padece este defecto ocular, que además de afectar a su visión, representa un grave problema estético. El diagnóstico y el tratamiento precoz son la clave para que no derive en una ambliopía. Además, las modernas técnicas de cirugía pueden alinear correctamente el ojo para que no se note la desviación

Y tambien:

La característica principal de este problema es la desviación de un ojo o diplopía. Los movimientos oculares son normales, pero la desviación se mantiene independientemente de hacia donde mire el niño.

El estrabismo aparece sobre todo en menores de 3 años, a partir de esta edad es más raro. El tratamiento precoz es muy importante porque, además de ser un problema estético, si no se trata rápidamente puede derivar en una ambliopía (también llamada ojo vago).

Por eso es importante diagnosticarlo lo más pronto posible, para lo cual hay que reconocer sus síntomas. En el estrabismo congénito o infantil, aquel que se presenta en los niños menores de 6 meses, la desviación puede ser muy importante y si afecta a los dos ojos parece que el pequeño cruza la mirada.

En los niños que tienen entre 2 y 3 años la desviación se debe a un defecto de agudeza visual. Este tipo de estrabismo puede ser permanente o no, y se nota sólo si el pequeño está cansado o enfermo.

Pero hay veces que parece que nuestro hijo es estrábico y no lo es. Por ejemplo, si el niño tiene un puente nasal o el pliegue del párpado anchos, puede dar la sensación de que mete el ojo. También los recién nacidos, hasta los dos meses, pueden meter uno o los dos ojos de forma intermitente y ocasional y no tratarse de un estrabismo verdadero.
 

Soluciones a esta afección visual

Dependiendo de la causa de la desviación, el estrabismo se puede tratar con cirugía, gafas o prismas ópticos, parches o ejercicios oculares. Mediante estos métodos, se busca mejorar la visión y evitar la ambliopía.

Generalmente, sólo se recurre a la cirugía en último término, cuando la visión del ojo ambliope se ha restablecido y estabilizado. Se usa principalmente para fortalecer algunos músculos de los ojos y debilitar otros; de esta manera se logra el alineamiento. Es más bien una medida estética.

La cirugía de estrabismo es un procedimiento relativamente seguro, aunque puede tener riesgos como todas las operaciones. Normalmente se necesita más de una intervención para obtener la perfecta alineación. Y, a pesar de todo, lo más frecuente es que el niño tenga que seguir usando gafas –o lentes de contacto- toda su vida.
 


Fuente:

Blog EnFamilia de la AEP: "Estrabismo", https://enfamilia.aeped.es/temas-salud/estrabismo

Fecha de actualización: 24-05-2020

Redacción: Irene García

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.