¿Por qué mi hijo rechina los dientes?

¿Por qué mi hijo rechina los dientes?
comparte

¿Has escuchado a tu hijo rechinar los dientes por la noche? Esto se llama bruxismo, un hábito adquirido que, si no lo tratas lo antes posible, puede perjudicar los dientes de tu hijo. Por ello, es bueno que sepas por qué está haciendo esto al dormir y cómo solucionarlo.

No te puedes perder ...

Rechinar los dientes es algo que toda persona puede realizar por propia voluntad, simplemente tenemos que mover nuestra mandíbula de un lado al otro o de atrás hacia adelante, mientras mantenemos presión al morder.

 

La acción de rechinar los dientes es molesta tanto para quien lo hace, como para quien lo escucha. El sonido que emite es terrible, pero las consecuencias de hacerlo seguido, como puede ser si padeces bruxismo, son peores.

 

¿Qué es el bruxismo?

 

El bruxismo es mejor conocido como un trastorno en el que un individuo realiza la acción de rechinar sus dientes. Esto puede ser debido a un mal hábito o puede ser realizado de manera inconsciente durante episodios involuntarios, como al dormir.

 

Es trastorno sucede por un movimiento anormal que provocan los músculos encargados del procedimiento de la masticación, lo que hace que los dientes rechinen al estar en contacto y en movimiento tenso.

 

Este trastorno es muy habitual en los niños, puesto que una vez que les salen la mayoría de sus dientes o todos después de los 2 o 3 años de edad, es cuando presentan el rechinamiento de los dientes.

 

Los adultos también pueden desarrollar bruxismo, incluso es un poco peor para ellos, puesto que sus dientes ya tienen cierto desgaste y, si le sumas el rechinamiento que hacen, se ven más afectados.

 

¿Por qué mi hijo tiene bruxismo?

 

Existen dos tipos de bruxismo: el que ocurre durante la noche es conocido como bruxismo céntrico y consiste en apretar los dientes de manera excesiva al dormir; mientras que el bruxismo excéntrico sucede durante el día y consiste en un movimiento anormal de la dentadura. Es probable que tu hijo pueda presentar ambos tipos de bruxismo.

 

Hay personas que pueden tener el mal hábito de apretar la dentadura, pero sin que tengan ninguna consecuencia. De todos modos, es necesario que conozcas los síntomas que puede presentar tu hijo y principalmente los factores a lo que esto se debe.

 

1.- Estrés. Aunque no lo creas, tu hijo también puede estar en alguna situación de estrés, que se refleja con el rechinar de sus dientes al dormir.

 

2.- Costumbre. Puede que haya adquirido la manía de apretar los dientes.

 

3.- Dientes desalineados. Tu hijo puede tener una mordida no funcional, por lo que al cerrar la boca, puede crear un mal contacto con movimiento de los dientes, así provocando el rechinido.

 

4.- Postura. La posición que tome tu hijo para dormir puede afectar a la posición de su mandíbula.

 

5.- Hábitos para dormir. Puede que tu hijo no duerma bien, a horas tardías o incluso con postura incorrecta, así provocando que su mordida se vea afectada.

 

El bruxismo no viene solo, por lo que tu hijo puede presentar los siguientes síntomas:

 

· Depresión

 

· Dolor de oído

 

· Sensibilidad en los dientes

 

· Insomnio

 

· Dolor de la mandíbula

 

· Dolor de cabeza

 

· Ansiedad

 

¿Cómo se trata el bruxismo?

 

El objetivo de tratar el bruxismo es el de disminuir el dolor y prevenir daño sobre los dientes. Puedes ayudar a tu hijo con los siguientes consejos:

 

· Aplicar frío o calor sobre los músculos de la mandíbula

 

· Evitar comer alimentos difíciles de masticar

 

· No masticar gomas de mascar

 

· Tomar el agua necesaria diariamente

 

· Dormir bien

 

· Hacer ejercicios terapéuticos

 

· Masajear los músculos faciales

 

· Reducir el estrés del día con ejercicios de relajación



Fecha de actualización: 11-01-2018

Redacción: Irene García

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

×


×
×
×
*/?>