×
  • Buscar
Publicidad

Hijos únicos, ¿son más mimados?

Hijos únicos, ¿son más mimados?

Los hijos únicos tienen fama de ser caprichosos y egoístas. Pero poco a poco se está acabando con este tópico, ya que el hecho de no tener hermanos no determina por sí mismo que el niño vaya a ser más o menos consentido que otro que sí que los tenga. Todo depende de la educación que reciban de sus padres

Publicidad

Indice

 

Cada vez hay más hijos únicos. Los problemas para conciliar familia y trabajo, el dinero que cuesta mantener a un niño, el retraso a la hora de tener descendencia, etc. han contribuido a que cada vez sean más las familias que sólo tienen un hijo. En España, según los datos del Instituto Nacional de Estadística de 2004, un 20% de familias tienen un solo hijo. En una sociedad como la española, con una de las tasas más bajas de natalidad del mundo, este porcentaje podría incluso ir en aumento.

Según se recoge en el informe TodoPapás, el 63’8% de las familias reconocen que el motivo para no tener más niños es estar satisfechos con el número que tienen. Un 14´68% considera que no puede compatibilizar su desarrollo profesional con la paternidad; un 14´4% dice que los hijos cuestan mucho dinero; un 4’89% explica que la razón es tener más tiempo para sí mismos; sólo un 1´75% achaca esta decisión a la peor relación con su pareja desde la llegada de los hijos, y con el porcentaje más bajo, un 0´46%, los que consideran que el motivo para no tener más niños es que las preocupaciones que traen no compensan tenerlos.


¿Cuál es la principal razón por la que no quieres tener más hijos?

No te puedes perder ...

¿Por qué los recién nacidos respiran agitados?

¿Por qué los recién nacidos respiran agitados?

La respiración de los recién nacidos no es agitada, sino que es mucho más rápida que la de los niños o los adultos. Además, es muy irregular, ya que hay momentos en los que es muy acelerada y, al instante siguiente, calmada, lo que nos puede hacer pensar que es agitada o que les pasa algo. ¿Cómo saber lo que es normal y lo que no?

Y tambien:

1. Tener hijos cuesta mucho dinero: 14’4%

2. Las preocupaciones que traen los hijos no compensan tenerlos: 0’46%

3. No puedo compatibilizar mi desarrollo profesional con ser padre/madre: 14’68%

4. Estoy satisfecho con el número de hijos que tengo: 63’8%

5. Mi relación de pareja ha empeorado desde que tengo hijos: 1’75%

6. Quiero tener más tiempo para mi: 4’89%

En principio, a pesar de su mala fama, ser hijo único no determina en sí mismo ninguna ventaja ni tampoco ningún inconveniente. Todo depende del tipo de educación que reciben estos niños de sus progenitores. Para triunfar en la tarea, lo mejor es saber cuáles son los peligros que se corren.
 

Posibles riesgos de ser hijo único

Son niños que en casa sólo se miran en el espejo de los mayores. Al no tener hermanos su relación con los padres y el mundo de los adultos es más estrecha, lo que les hace ser excesivamente maduros para su edad.

Si los padres son muy sobreprotectores, pueden llegar a ser muy retraídos y tímidos; incluso puede que tengan problemas para integrarse en los grupos. Los padres deben aprender a controlar el exceso de temor ya que podrían transmitir ese miedo a su hijo y no dejarle disfrutar de algunas actividades que podría vivir muy satisfactoriamente: irse de campamento, practicar deportes de aventura, etc. Ante este temor, intenta pensar en cosas positivas y delante de tu hijo evita repetir frases como "ve con cuidado", "vigila no te hagas daño", "no, que es peligroso".

Al no estar acostumbrados a competir con un hermano, pueden sentirse muy indefensos hacia los demás niños.

Los hijos únicos tampoco saben compartir espacios, juegos, o tomar decisiones junto con otros de igual edad. Todo es para él. Siempre es el mejor o el peor, pero en cualquier caso tiene asegurado el puesto de honor en el corazón de sus padres, que es lo más importante para un niño.

Ventajas de ser hijo único

Ser hijo único puede tener grandes ventajas si sus padres saben evitar los riesgos antes descritos.

•  Lógicamente, reciben más atención y se relacionan con los padres de manera exclusiva, lo que les aporta una gran seguridad. Eso evitará que conozca los celos, la envidia, el sentimiento de rechazo y otros muchos sentimientos propiciados por el roce entre hermanos.

•  Habitualmente son niños muy maduros e inteligentes. El trato con adultos agilizará su desarrollo intelectual y emocional, porque tendrá modelos adultos que seguir.

• Al contrario de lo esperable, suelen compartir sus cosas, pues no tienen que defenderlas de los hermanos.

• Suelen ser niños muy creativos, ya que se han acostumbrado a inventarse sus propios juegos y a entretenerse solos. Son capaces de recrear mundos de ficción en los que pasar largo tiempo y de cambiar de una a otra actividad según sus intereses y apetencias.

•  Son niños con una gran tendencia al orden, porque saben que donde dejen sus cosas, ahí seguirán cuando vuelvan, ya que nadie más las toca.
 

10 consejos para los padres de hijos únicos

Para no caer en la tentación de protegerlo en exceso, mimarlo y maleducarlo, es importante que sigas una serie de pautas que guíen la educación de tu hijo:

1- Habla con otros padres que tengan hijos de la edad del tuyo para contrastar maneras de educar.

2- No le protejas en exceso ni le controles continuamente, o le harás ser un niño miedoso y frágil.

3- Anímale a que siga sus propias ideas. Pide su opinión y ayúdale a que tome sus propias decisiones, pero sin permitirle que suplante tu papel como padre y adulto.

4- Intenta que se esfuerce para conseguir una cosa, no se lo des todo a la primera, que aprenda el valor de las cosas.

5- Valora sus logros, pero no le elogies demasiado. Evita frases como “eres el mejor” o “eres el más listo de todos”.

6- Regáñale cuando sea necesario sin sentirte culpable por ello.

7- Fomenta la interacción de tu hijo con otros niños desde muy pequeño, llevándole pronto a la guardería, o a jugar a casa de otros niños…

8- Intenta que tu hijo participe en actividades lúdicas y deportivas en las que se fomente la competitividad sana y donde aprenda a compartir vivencias con otros chicos.

9- No permitas que pase demasiado rato con los adultos, ya que un niño necesita relacionarse con gente de su edad para madurar a su debido tiempo.

10- No seas posesivo con él, déjale que pase tiempo alejado de vosotros.
 

Una buena experiencia real

Carmen tiene ahora 20 años, es hija única y durante toda su vida ha sido muy feliz, aunque a veces notara la ausencia de un hermano. Ella es un ejemplo de hija única responsable, cariñosa, sociable, nada egoísta, que le encanta compartir todo lo que tiene con sus amigos (y tiene muchos) y su familia.

Sí que le hubiera gustado tener hermanos porque, como dice, “no me hubiese importado nada, sobre todo cuando eres pequeño, que tienes que estar pronto en casa y hay veces que a tus padres no les apetece jugar contigo, algo normal porque también tienen que hacer sus tareas. También se echa de menos a la hora de contarle las cosas a alguien. Por supuesto que para eso están tus amigas, pero un hermano, si te llevas bien con él, puede ser un buen confidente, y además, al vivir juntos, puedes recurrir a él en cualquier momento o él a ti”.

Carmen tuvo la suerte de no aburrirse nunca, puesto que contó desde pequeña con la compañía de su vecina, con la que se pasaba horas jugando, además de sus primos y de su madre, quien siempre que podía sacaba un rato para jugar con ella, principalmente a juegos de mesa, o para ver una película.

Lo que si notó alguna vez es la soledad: “Cuando era pequeña era muy miedosa y lo pasaba fatal cuando ya era por la tarde-noche y mi madre se iba a comprar algo, mi padre todavía no había llegado de trabajar y a mí me parecía que algo malo iba a pasar, así que le dejaba una nota a mi madre en la entrada y me bajaba con mi vecina a esperarla. Supongo que si hubiese tenido hermanos esto no me hubiese pasado, porque estás con alguien que te distrae de esos pensamientos. También en el momento que hay problemas en casa, algo que le pasa a todo el mundo, pero si tienes hermanos se puede dividir la carga. Al no tenerlos, muchas veces, la asumes tú toda”.

Sí reconoce que sus padres la protegieron mucho, aunque piensa que tampoco más de lo que lo hubieran hecho de tener más hijos. “Es sobre todo al principio, luego enseguida, se dan cuenta de que no pueden estar pegados a ti para siempre, que tienes que experimentar las cosas por ti mismo y que no pueden estar pensando siempre en lo que pueda pasar porque así no vives. Creo que es algo que pasa por la cabeza de todos los padres en un determinado momento aunque, probablemente, si sólo tienen un hijo dura un poco más…”.

Repasando sus 20 años de vida Carmen concluye: “La verdad es que yo he sido, y soy, muy feliz y si hubiese tenido hermanos creo que hubiese sido igual de feliz pero de forma diferente. Pierdes algunas cosas, pero las sustituyes por otras nuevas. Hay muchos hijos únicos que piensan que serían mucho más felices con hermanos y ven el no haberlos tenido como un trauma de la infancia. Yo, sin embargo, creo que realmente lo que importa es saber aprovechar al máximo lo que tienes y no quejarte por lo que no tienes. Tal vez hubiesen sido más felices con hermanos, pero ¿quién te dice que si los hubiesen tenido no se estarían quejando por tener que compartirlo todo y estuviesen deseando ser hijos únicos? ¡Está claro que siempre queremos lo que no tenemos!”


Te puede interesar:

Algunas parejas se preguntan "¿cómo tener un niño?". El sexo del bebé viene definido por el padre, habiendo un 50% de probabilidades que sea hombre o mujer. Sin embargo, existe una teoría que relaciona el momento de la concepción con el estado de la ovulación. La evidencia científica de esta relación es poca, pero dado que su práctica es totalmente inocua es una opción que siempre se puede probar.

Fuente:

Carmen Veuthey.

Educar a un hijo único. Guía para evitar los errores más comunes, de Carolyn White.

INE. www.todopapas.es.

Fecha de actualización: 16-05-2020

Redacción: Irene García

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.