• Buscar

¿Cómo conseguir que un niño no se coma las uñas?

¿Cómo conseguir que un niño no se coma las uñas?

Morderse las uñas es algo habitual en los niños, si tu hijo lo hace, no te desesperes. Cualquier manía tiene una causa y, para poder ayudarle, lo primero que debes hacer es saber por qué ocurre. En realidad, se desconoce por qué aparece este fenómeno, no existe una causa común, pero en cualquier caso debemos ayudarles a superarlo y, cuanto antes comencemos, mejor.

Publicidad

Indice

 

Los hábitos nerviosos

Morderse las uñas es un mal hábito muy común que forma parte de los “hábitos nerviosos”, los cuales incluyen chuparse el dedo, rascarse la nariz, tirarse del pelo o rechinar los dientes. Es probablemente el mal hábito que más se prolonga en el tiempo, muchos adultos lo siguen haciendo.

Lo más probable es que el niño deje de hacerlo por sí mismo, pero existen algunas maneras sencillas de ayudarle a eliminar ese hábito si este se prolonga demasiado.

Morderse o comerse las uñas supone muchas veces una manera de aliviar las tensiones intensas, aunque pasajeras, que se dan en la infancia. Crecer puede causar ansiedad debido a todos los cambios que se producen. Los motivos por los que un niño se muerde las uñas son diversos, por lo que debes analizar las situaciones en las que el niño empieza a hacerlo. Es posible que lo haga por curiosidad, por aburrimiento, por costumbre, para aliviar el estrés, por ansiedad, por asociación o por imitación.

- Si lo hace por estrés o ansiedad, puede deberse a que se siente angustiado por algo y trata de relajarse con este mal hábito. Es posible que cuando este periodo se pase, siga mordiéndose las uñas por costumbre, ya que la manía está arraigada.

- En el caso de que lo haga por asociación, lo realizan junto a otra actividad, por ejemplo, al viajar en coche o al ver la televisión.

- Si la causa es la imitación, es porque el pequeño aprendió esta manía de un adulto cercano.

Una vez que sepas por qué tu hijo se muerde las uñas, puedes poner en práctica estos consejos para que deje de hacerlo.

- No le recrimines ni castigues por este comportamiento. Al menos que por él mismo decida dejar de morderse las uñas, resulta muy difícil que puedas evitarlo. Al igual que otros tics nerviosos o malos hábitos, morderse las uñas suele ser un acto inconsciente. Si ni siquiera se da cuenta de lo que hace, castigarle por ello no servirá de mucho. Incluso a los adultos nos cuesta mucho erradicar este tipo de hábitos una vez los adquirimos.

Si el hábito se vuelve muy molesto, se pueden poner reglas tipo “prohibido morderse las uñas en la mesa”. Lo más importante es evitar que el tema no aumente en importancia y se convierta en el asunto principal todos los días; si a diario le estás regañando y recriminando para que deje de hacerlo, puede que el hábito se convierta en una lucha de poder, y lo haga solo para desafiarte.

 

¿Cómo actuar ante el hábito de morderse las uñas?

Por lo general, mientras no se haga daño y no parezca demasiado estresado, lo mejor es procurar que tenga las uñas cortas para evitar la tentación de mordérselas si se rompen y que mantenga las manos limpias para evitar la exposición a gérmenes. Cualquier intervención directa, como aplicarle soluciones amargas sobre las uñas, le parecerá un castigo, aunque esa no sea tu intención. Cuanta menos presión se asocie con el hábito, más probable será que pare por sí mismo cuando esté preparado.

- Habla con él sobre romper el hábito. Explícale lo que son los hábitos nerviosos y cómo se pueden romper, y que sea él quien te indique cuánto te debes involucrar, por ejemplo, si acordáis que le recuerdes cuando lo vuelva a hacer o si eso le molestará. Algunos niños prefieren más ayuda de los padres que otros, en especial los mayores, ya que les gusta sentir más independencia y pensar que pueden hacerlo todo ellos solos.

- Ayúdale a ser consciente de su mal hábito. A algunos niños les resulta útil algo que les recuerden su hábito en el momento en que lo hacen. Esta opción puede resultar muy útil, siempre y cuando lo hayáis pactado antes, y haya sido el niño el que haya elegido probarlo. De lo contrario, le parecerá una reprimenda. Puede ser alguna palabra clave, o un toque en el hombro, a cada niño le funciona una técnica diferente, pero cuanto más sienta que participa en ello, mayores serán las probabilidades de éxito.

- Ofrécele alternativas. Si, por ejemplo, se muerde las uñas cuando viaja en coche, dale una alternativa como un puzle o un libro durante el viaje. Podéis trabajar técnicas de relajación cuando sienta que le atacan las ganas de morderse las uñas, respiraciones profundas o abrir y cerrar los puños. Algunos niños se entretienen con manualidades que tienen sus manos ocupadas y, al mismo tiempo, se relajan; para otros lo que mejor funciona es tocar algún instrumento o simplemente jugar al aire libre.

- Hazle ver que estáis en el mismo equipo. Recuérdale, y recuérdate también a ti mismo, que los hábitos son difíciles de romper, pero que ambos estáis del mismo lado, que juntos trabajaréis con paciencia y perseverancia, y que logrará dejarlo
 

¿Cuándo morderse las uñas puede volverse un problema?

En algunos casos, morderse las uñas puede ser síntoma de ansiedad excesiva. Si se hace heridas en la punta de los dedos, sangra al morderse las uñas, o si este hábito va acompañado de otros comportamientos como tirarse del pelo o las pestañas, o pellizcarse la piel, es el momento de consultar con el pediatra.


Fuente:

Revista Mi Pediatra: http://revistamipediatra.es/articulo/124/se-muerde-las-unas

Fecha de actualización: 12-03-2021

Redacción: Cristina Rodríguez

Publicidad
Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamentepero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web nosustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a unaconsulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso.Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, yen ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

×