¿A qué edad se puede aprender ajedrez?

¿A qué edad se puede aprender ajedrez?
comparte

El ajedrez es un juego muy divertido y beneficioso que ayuda a los niños, entre otras muchas cosas, a desarrollar su pensamiento lógico y estratega. Para algunos, la edad ideal para empezar a enseñar este juego son los 7 años, mientras que otros piensan que desde los 4 o los 5 años se puede empezar a familiarizar al pequeño con este juego.

No te puedes perder ...

El ajedrez es un juego de estrategia entre dos personas, cada una de las cuales dispone de 16 piezas móviles de diferente color –blancas o negras- que se colocan sobre un tablero​ dividido en 64 casillas o escaques. Las piezas están formadas por un rey, una dama, dos alfiles, dos caballos, dos torres y ocho peones.

Este juego se inventó en Europa durante el siglo XV a partir de un juego persa llamado shatranj, que a su vez surgió de uno más antiguo indio, chaturanga, que se practicaba en el siglo VI. Desde hace unos años está considerado por el Comité Olímpico Internacional como un deporte.

Como decíamos, este juego aporta muchos beneficios a los niños:

1- Desarrolla el pensamiento lógico y estratégico

2- Fomenta la innovación y la creatividad

3- Ayuda a aprender matemáticas

4- Incrementa el rendimiento escolar

5- Ayuda a desarrollar la empatía

6- Enseña a respetar las reglas del juego y saber ganar y perder

Sin embargo, también es cierto que es un juego complicado ya que cada tipo de ficha tiene un movimiento diferente y existen muchas estrategias para conseguir derrotar al contrario. Por eso, muchos padres se plantean cuál es la edad ideal para enseñar ajedrez a un niño.

Ajedrez de 3 a 5 años

Entre los 3 y los 5 años se puede enseñar al niño lo que sería pre-ajedrez, es decir, un acercamiento a este juego para que el niño vaya conociendo las fichas, cómo se mueven, etc. de manera divertida.

A esta edad, las clases deben ser cortas, no más de 30 minutos, y es necesario realizar actividades y juegos diferentes y estimulantes para que los niños se “enganchen” al juego. Se les puede dar un poco de teoría, pero el resto del tiempo será para que toquen las piezas, aprendan sus nombres, jueguen a encontrar piezas escondidas, aprendan los movimientos simples y cómo se capturan las piezas. Todo esto de manera lenta y entretenida para que el niño se entusiasme por el juego. Si se cansa, se puede cambiar de actividad.

Se recomienda ir enseñando el movimiento de cada una de las piezas en un orden determinado teniendo en cuenta la sencillez. Así, lo primero serían las torres, ya que se mueven recto. Haz el movimiento con el niño y luego ponle varias piezas para que las mueva él.

Después, el alfil, que también se mueve en recto, aunque en diagonal. Recuerda al enseñarle un movimiento nuevo repetir siempre el anterior. Las repeticiones son fundamentales para que el niño no olvide lo anterior. De nuevo puede practicar primero con sus piezas y luego introducir las del color contrario para que las capture.

Luego se enseñaría el movimiento de la dama, del rey, los peones y, por último, del caballo, repasando siempre lo anterior. Si es muy pequeño, olvídate del jaque y de la jaque mate. Si ya tiene 5 años y ves que lo puede comprender, enséñele ambas jugadas. El enroque suele ser más sencillo de comprender y se puede enseñar antes.

Ajedrez de 5 a 7 años

Una vez sepan mover bien todas las piezas y capturar a las del contrario, se le pueden ir enseñando jugadas cada vez más complicadas, repasando siempre lo anterior. El peón puede ser la pieza más complicada de entender al poder convertirse en otra al llegar al final del tablero o capturar en diagonal, por lo que se debe explicar y practicar más tiempo.

Poco a poco se le enseñará el jaque y luego el jaque mate, así como los movimientos especiales. Este aprendizaje debe ser pausado y adaptado al ritmo del niño, nunca se le debe presionar ni forzar, recordemos que debe ser un juego divertido para que el niño siempre disfrute de él y quiera seguir aprendiendo y mejorando.

Lo importante es que tenga claro el objetivo: capturar las piezas del contrario y acabar con su rey, defendiendo al propio, y que se divierta jugando y practicando.

Una vez sepa las reglas básicas, los movimientos más sencillos y cómo capturar a todas las piezas contrarias, se pueden empezar a hacer competiciones, pero hay que tener siempre en cuenta que los niños no saben perder y que perder siempre puede frustrarles y hacer que abandonen el juego, por lo que hay que dejarles ganar alguna vez o, al menos, tener pequeñas victorias para reforzar su autoestima y que quieran seguir aprendiendo y mejorando. Así, llegará un momento en que realmente sea capaz de ganarte, lo cual le hará sentir muy orgulloso.

Si con más de 7 años le gusta mucho el juego y quiere seguir desarrollándose, puedes apuntarle a una academia especializada e incluso a competiciones oficiales, pero siempre respetando sus ganas y sus deseos, nunca obligándole.


Te puede interesar:
La escuela y las familias deben trabajar conjuntamente para detectar niños con altas capacidades y establecer el entorno preciso para que puedan alcanzar su máximo potencial.


Fuente:

Ajedrez y Psicología: http://www.ajedrezypsicologia.com/ensenar-ajedrez3a7anos/

Fecha de actualización: 16-05-2019

Redacción: Irene García

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

0 Comentarios

Escribe tu comentario

iniciar sesión registrarte
×


×
×
×
*/?>