Mi hijo no quiere comer en la mesa

Mi hijo no quiere comer en la mesa
comparte

A medida que tu hijo crece, sus horarios de comida son los mismos que los del resto de la familia y su dieta también. Ya no cabe en las tronas y tiene que empezar a comer sentado en la mesa, formalito y sin moverse todo el rato. Pero a tu niño esta nueva disposición no le convence para nada. Él quiere levantarse, correr alrededor de la mesa, jugar con la comida y probar sólo aquello que le gusta

La hora de la comida es muy importante, no sólo por alimentarse debidamente, sino por su componente educacional. Comer todos juntos sentados a la mesa, charlando y sin la tele encendida, es una oportunidad única en el día para compartir todo aquello que nos ha sucedido en la jornada. Además, es un buen momento para enseñar educación nutricional a tus hijos y las reglas de la mesa (no comer con la boca abierta, no levantarse en medio de la comida, no jugar en la mesa, etc.).

Pero a los niños pequeños les cuesta estar sentados más de 10 minutos sin moverse, las conversaciones de los adultos les aburren y las judías con patatas no les gustan nada. Lo que quieren es levantarse a por un helado e irse a jugar con su nuevo muñeco.

¿Cómo lograr que se esté tranquilo?

- La hora de las comidas tiene que ser un momento de placer y encuentro. Si todos los miembros de la familia llegáis cansados y aburridos, el niño no tendrá ninguna gana de formar parte de esa “ceremonia”.

- Debe ser un momento apropiado para la socialización, el diálogo y la relación afectiva con el niño. Por tanto es importante crear una atmósfera agradable, de charla e intercambio. Pero no es un momento para ver la televisión ni jugar. La hora de la comida es para comer.


- Es importante que se respete un horario fijo para las comidas, creando así un hábito.

- Asígnale un sitio en la mesa y un servilletero sólo para él (si es de motivos infantiles le gustará más).

- Aunque hay que tomarse un tiempo para comer y masticar tranquilamente, tampoco dilates las comidas en exceso o el niño se cansará.

- Pídele que te ayude a poner la mesa o incluso a preparar alguno de los platos (algo sencillo como poner la fruta en el frutero), así se sentirá parte del proceso.

- Durante la comida, háblale de lo que estáis comiendo, explícale qué es, por qué es saludable…

- Haz los platos que menos le gusten lo más atractivos posibles con diferentes salsas, acompañamientos, etc.

- Si tiene un hermano mayor, le resultará más fácil adaptarse a la nueva situación, ya que querrá imitarle. Hazle ver que sólo los “bebés” comen aparte.

- No le exijas muchas normas en la comida desde el primer momento. Las reglas tienen que ser secuenciadas y priorizadas: primero que coma, después ya puedes introducir normas como utilizar la cuchara, no meter las manos en la comida, sentarse correctamente, no ensuciar la mesa, cerrar la boca, recoger su plato...
 


Redacción: Irene García
 

1 Comentarios

Escribe tu comentario

iniciar sesión registrarte
  1. Anónimo

    "ES NESESARIO ESTA PAGINA PORQUE NOS AYUDARA ATRATAR DE AYUDAR A NUESTROS HIJOS".

    Responder
    ×


    ×
    Volver

    Utilizamos cookies para mejorar la calidad del servicio, medir la audiencia y ofrecerle publicidad que pueda ser de su interés. Si continua navegando entendemos que acepta nuestra Política de Cookies.