×
  • Buscar
Publicidad

¿Cómo hacerles entender a los bebés y niños pequeños el concepto de compartir?

¿Cómo hacerles entender a los bebés y niños pequeños el concepto de compartir?

Compartir es, probablemente, uno de los actos que más cuesta a los niños pequeños. Es común ver en el parque a todos los padres intentando que sus hijos presten sus juguetes a los demás de buenos modos, sin empujones ni mordiscos de por medio. ¿Por qué les cuesta tanto?

Publicidad

Indice

 

¿Qué es compartir?

Cuanto más pequeño es un niño, más le cuesta compartir. Y es que los niños son egocéntricos por naturaleza, lo quieren todo para ellos, sobre todo si ven que lo tiene otro niño. Por lo tanto, lograr que un niño comparta de buena gana sus juguetes es un proceso largo que requiere mucho tiempo. Si incluso a los adultos nos cuesta prestar nuestras pertenencias, sobre todo aquello que más significa para nosotros, ¿cómo no va a costarles a los niños, que no entienden aún los beneficios de compartir?

Por eso, para lograr que nuestros hijos dejen a los otros niños sus cosas, es necesario, lo primero, hacerles entender qué significa compartir y por qué es bueno.

Compartir es, según el Real Diccionario de la Lengua Española, “Repartir, dividir, distribuir algo en partes”; “Participar en algo”.

En términos coloquiales, cuando hablamos de compartir nos referimos a prestar nuestras pertenencias a otra persona, bien sea para usarlas a la vez y disfrutar de ellas conjuntamente, o para que la otra persona las use mientras las quiera o necesite.

En el caso de los niños pequeños, la mayoría de las veces que les pedimos compartir algo es un juguete suyo, que pueden estar usando o no en ese momento, pero que para ellos es importante. El ver a otro niño usando su juguete les puede hacer creer que se lo va a quitar y no lo va a poder volver a usar, de ahí su resistencia a dejarlo.

Los bebés y niños pequeños no entienden que compartir es un acto temporal. Para ellos, si alguien coge su juguete se lo “roba”. Ahí es donde entramos los padres, haciéndoles ver que se puede dejar algo a alguien durante un tiempo ya que, si no es suyo, nos lo devolverá. 

 

Beneficios de compartir

Compartir es un acto altruista que, como otros muchos, aporta una gran satisfacción y felicidad personal al hacer felices a otros. También proporciona diversión ya que jugar con otros es mucho más entretenido que hacerlo solo. Saber compartir fomenta la amistad, las relaciones sociales, la solidaridad…

 

Algunos consejos para enseñar a compartir

Para conseguir que tu hijo pequeño comparta es importante, además de hacerle entender qué es compartir, seguir una serie de recomendaciones:

- Sé un buen modelo. Cuando te pidan algo, compártelo con una sonrisa y sin pensarlo.

- Si no quiere compartir algo, no le llames egoísta, intenta que entienda que, si le deja algo a otro niño, le hará feliz, además de que luego se lo devolverá.

- Nunca le digas que todo es de todos ya que podría ser contraproducente. Todas las cosas tienen un dueño, pero es bueno compartirlas con los demás.

- No le obligues a compartirlo todo. Si tiene algún objeto que le gusta muchísimo, que no lo baje al parque si no lo va a querer compartir con los demás.

- Es importante que le enseñes a respetar sus cosas y las de los demás.

- Cuando se pide algo, se dice por favor y se da las gracias. Nunca se cogen las cosas sin permiso.

- Al igual que él a veces no comparte, tiene que saber aceptar que alguien puede no dejarle algo, y no ponerse hecho una fiera.

Foto: Diseñado por Pressfoto - Freepik.com


Fecha de actualización: 06-07-2020

Redacción: Irene García

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.