×
  • Buscar
Publicidad

Cómo enseñar teatro a niños

Cómo enseñar teatro a niños

El teatro es la rama de las artes escénicas relacionada con la actuación. El teatro lo que hace es representar historias actuadas frente a los espectadores o frente a una cámara a través de diferentes personajes utilizando siempre una combinación de discurso, gestos, música, escenografía, sonido o espectáculo. ¿Quiere tu hijo ir a teatro? ¿Por qué no?

Publicidad

Como teatro entendemos también, por supuesto, el género literario que comprende las obras de teatro representadas ante un público determinado o para ser, por ejemplo, grabadas y reproducidas en el cine. Y es, en definitiva, una gran oportunidad para que la gente se exprese, pero especialmente es una gran oportunidad para niños y para adolescentes.

 

El teatro va a permitir a los niños desinhibirse. El mero hecho de ponerse frente a una cámara o frente a determinado número de espectadores que lo observa para reír, llorar o simplemente disfrutar con su personaje y su actuación, además de ser maravilloso y una experiencia única, aportará al menor confianza, seguridad y valentía, entre otros muchos beneficios más que más adelante veremos. Además, el simple hecho de que gracias al teatro los niños adquieran la confianza suficiente por ellos mismos les ayudará también, por supuesto, en otros muchos aspectos de la vida.

 

Pero ten en cuenta que antes de apuntar a tu hijo a teatro deberías tener algo claro cómo el profesor de teatro va a enseñar a tu hijo. ¿Cómo enseñan teatro a los niños? Lo cierto es que la manera de enseñar y también la manera de aprender ha cambiado. El tiempo pasa, las modas cambian y los niños ya no forman parte de esa época en la que nosotros lo hicimos. Ahora crecen con las tecnologías. En vez de venir con un pan debajo del brazo, vienen con tableta electrónica. ¿Quiere decir esto que se ha terminado la forma de enseñar teatro? No, por supuesto, o no al menos para Luis Sampedro, profesor, dramaturgo y escritor del “Manual de teatro para niños, niñas y jóvenes de la era de Internet”.

No te puedes perder ...

Y tambien:

 

Un manual para que los niños, las niñas y todos los jóvenes de este siglo aprendan a hacer teatro, pero no un manual cualquiera sino un manual escrito por pedagogos y padres que ofrecen a sus hijos las mejores herramientas para ampliar el horizonte personal. Un libro que va dirigido a niños y niñas desde los cuatro años y hasta los diecisiete, porque el teatro en la infancia y en la adolescencia prácticamente no tiene edad. En definitiva, se trata de pequeños ejercicios teatrales que para “su época” será lo que más les convenga. Ejercicios que les ayudarán a dominar el lenguaje del cuerpo.

 

Beneficios del teatro para niños

 

-refuerza las tareas académicas como son la lectura y la literatura

-actualiza al niño en materias como el lenguaje, el arte o la historia

-mejora la concentración y la atención

-transmite e inculca valores al niño

-les ayuda en su socialización

-fomentar el uso de los sentidos de los más pequeños

-promueve que estos reflexionen

-estimula la creatividad y también la imaginación

-hacer que estos se sientan mucho más seguros y que confíen mucho más en ellos

 

No cabe duda, por tanto, de que el teatro va a proporcionar innumerables beneficios y ventajas a los más pequeños potenciando su imaginación que no debería tener límites. Aunque lo cierto es que antes de sumergirles de lleno en el mundo del teatro, sean ellos mismos conscientes de cómo es el mundo del teatro y de sus principales objetivos. ¿Cómo fomentar entonces dicha actividad? Por ejemplo, acudiendo a numerosas obras infantiles como, por ejemplo, la Ratita presumida, El ratón astuto o el traje nuevo del Emperador.

 

Crean, inventan y aprenden, por supuesto, a participar y a colaborar en grupo. De hecho, las clases de teatro infantil son clases totalmente recomendables para ellos porque a su vez son clases terapéuticas y socializadoras. Además, permite que el niño sea capaz de trabajar en grupo, de desarrollar diferentes ejercicios psicomotores y de mantener contacto físico entre los compañeros. Todas ellas son, sin duda, la base de la educación dramática.

 

Pero lo cierto es que no será hasta los cuatro años cuando estos comiencen a entender que una persona está capacitada para representar varios papeles y que, además, cada uno de ellos requiere de una actitud diferente. Entonces ¿un niño menor de cuatro años no puede ir a teatro? Lo cierto es que, al menos, para la gran mayoría de los expertos, entre los dieciocho meses y los dos años no van a ser capaces de comprender el concepto de teatro como tal, pues a esta edad lo que aparece en el niño es el juego simbólico, que le va a permitir, eso sí, representar situaciones reales o ficticias ayudando a comprender su entorno. Un juego que, por supuesto, se irá desarrollando a medida que el niño crece y desarrolla cada vez más el lenguaje.

 

Hay que tener en cuenta también que a partir de los siete años será cuando los niños, o al menos la gran mayoría de los niños a esta edad, empiecen a ser conscientes de la importancia de las reglas en el juego. Esto es lo que sin duda va a permitirle al niño una mayor adaptación social.


Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.