Cómo enseñar habilidades sociales a los niños

Cómo enseñar habilidades sociales a los niños
comparte

Las habilidades sociales son las diferentes maneras que las personas tienen de interaccionar con los demás. Para el desarrollo y la adaptación de un niño en su entorno es imprescindible que cuente con estas habilidades ya que le permitirán integrarse y hacer amigos, desenvolviéndose mejor también cuando crezca y se haga adulto.

Las habilidades sociales están formadas por un amplio abanico de ideas, sentimientos, creencias y valores que son fruto del aprendizaje y de la experiencia, por lo que se deben enseñar a los niños desde que nacen.

 

Algunas de las habilidades básicas que cualquier persona debe tener son apego, empatía, asertividad, cooperación, comunicación, autocontrol, resolución de conflictos… Una persona que cuente con todas estas habilidades será capaz de brillar en cualquier situación.

 

Por el contrario, la falta de estas capacidades puede resultar muy dolorosa para el niño ya que somos seres sociales, vivimos en sociedad y es parte de nuestra naturaleza. Aquellos niños a los que les cueste desarrollar sus habilidades sociales pueden tener problemas de autoestima, dificultades para expresar sus sentimientos, deseos y opiniones, problemas para relacionarse con los demás y hacer amigos, problemas en el colegio, etc.

 

¿Cómo enseñar habilidades sociales a los niños?

No se debe mentir a los niños

No se debe mentir a los niños

Los adultos queremos que los niños no mientan pero, ante cualquier situación que nos parece que no van a aceptar, les mentimos. Les decimos que la vacuna no les va a doler, que luego bajarán al parque aunque no sea así para que coman, que les darás un regalito si te dan un beso… Son muchas las mentiras que les decimos todos los días a los niños pensando, quizá, que no se dan cuenta. Gran error.

 

- Responde a sus necesidades desde bebé.

 

- Reconoce sus logros y ayúdalo a superar sus límites. Fomenta su autoestima para que tenga confianza en sí mismo. Así sabrá superar situaciones difíciles.

 

- Ten en cuenta siempre sus sentimientos y anímale a hablar de ellos. Fomenta la comunicación y la capacidad de escuchar a los demás.

 

- Crea un entorno seguro y cariñoso.

 

- Transmítele una serie de valores fundamentales como la amistad, la solidaridad, la empatía, etc.

 

- Sé un ejemplo positivo. Los niños aprenden por imitación. Lo que te vean hacer a ti y cómo te comportes con los demás servirá de base para las relaciones que establecerán ellos con los demás.

 

- El refuerzo positivo de determinadas habilidades y comportamientos favorece que éstas se repitan. Por lo tanto, elogia y alaba los comportamientos beneficiosos para establecer relaciones sociales.

 

- Enséñale a relacionarse con los demás. Empieza con lo básico cuando sea pequeño: a saludar, a dar las gracias, a pedir las cosas por favor… Para irle enseñando otras habilidades como hacer cumplidos, iniciar una conversación con alguien, expresar algo que nos molesta…

 

- Enséñale también qué conductas son inadecuadas.

 

- Cuentos, dramatizaciones, canciones… Son una manera perfecta de lograr que el niño interiorice ciertas enseñanzas. Podéis crear situaciones en las que dos personas se hacen amigos, o cómo actuar cuando un niño no nos deja jugar con él, etc.

 

- Para que sepan relacionarse con los demás deben practicar, por lo que es esencial que desde pequeño tenga oportunidades de experimentar y perder el miedo a determinadas situaciones: hacer amigos nuevos, empezar una actividad desconocida, pedir perdón, hacerse valorar si alguien no le trata bien, etc.

 

- Si alguien les rechaza o les hace sentir mal, intenta ayudarle a superarlo y explícale que no siempre será así. No debe tener miedo al rechazo.

 

Foto: Designed by Pressfoto - Freepik.com


0 Comentarios

Escribe tu comentario

iniciar sesión registrarte
×


×
×
×