Viajar siempre en coche afecta a la percepción del espacio en los niños

Viajar siempre en coche afecta a la percepción del espacio en los niños
comparte

Cuando no tienes que ir al volante conduciendo, es normal que no te fijes en el camino y que seas incapaz de reproducir un trayecto que has hecho miles de veces en coche. Esto mismo les pasa a los niños, pero acentuado, cuando viajan en coche.

Un reciente estudio de Bruce Appleyard, profesor asistente de planificación urbana y diseño urbano en la Universidad Estatal de San Diego, revela que ir siempre sentados en la parte trasera del coche, hasta para ir a casa de un amigo o al colegio, tiene un impacto en la salud mental de los niños ya que disminuye su capacidad de experimentar de manera independiente y aprender sobre el mundo que los rodea.


Y es que hoy en día trasladamos a nuestros hijos en coche a cualquier sitio y apenas si andan por su propio barrio, lo que tiene efectos no solo en su salud física (ya que fomenta el sedentarismo), sino también en su desarrollo mental puesto que afecta la percepción del niño de su entorno y su capacidad para moverse por él.


Para estudiar el impacto de las vidas centradas en el automóvil, Appleyard trabajó con dos grupos de niños de barrios residenciales de California. Los barrios eran similares y ambos contaban con escuelas primarias, pero uno tenía tráfico pesado, así que los niños iban en coche a todas partes; mientras que el otro tenía tráfico ligero así que los pequeños podían ir al cole andando o en bici.

No te puedes perder ...

Congelar células madre

Congelar células madre

A raíz de la polémica surgida tras la decisión de los Príncipes de Asturias de congelar células madre de la Infanta Leonor, procedentes de su cordón umbilical, muchos futuros padres se han empezado a preguntar si no será ésta una práctica recomendable para sus propios hijos. ¿Cuáles son las ventajas de congelar estas células? ¿En España está permitida esta práctica? A continuación, os ofrecemos toda la información necesaria sobre este polémico asunto.
 


Appleyard y su equipo pidieron a los niños de 9 y 10 años de ambas comunidades que dibujaran el mapa del camino entre su hogar y la escuela, como si se lo estuvieran describiendo a alguien. Estaban pidiendo que señalaran las casas de sus amigos, los lugares en los que les gustaba jugar y aquellos que les parecían peligrosos.


"Una conclusión inmediatamente obvia fue que formar parte del tráfico afecta profundamente a las percepciones de los niños", explica Appleyard. "Muchos niños experimentan el mundo fuera de sus casas principalmente desde el asiento trasero de un automóvil".


Uno de los niños que iba siempre en coche dibujó un mapa que tenía casa, escuela, casas de amigos y el centro comercial, todos con una serie de caminos desconectados que no llevaban a ninguna parte. Otro niño dibujó una línea recta con el hogar en un extremo y la escuela en el otro.


Sin embargo, los niños que iban a pie o en bicicleta eran capaces de crear mapas mucho más detallados y precisos de sus barrios.


Los niños que veían su mundo desde el asiento trasero del coche también transmitían a menudo sentimientos de aversión y peligro sobre su barrio, mientras que los caminantes y ciclistas tenían un mayor sentido de la seguridad.


Appleyard siguió trabajando con los niños que vivían en el barrio de tráfico pesado haciendo que las condiciones del entorno mejoraran para que pudieran ir al colegio andando o en bici. Esta vez, fueron capaces de dibujar mapas más detallados y fueron más positivos y menos temerosos.


"Además, hubo menos expresiones de peligro y aversión, lo que indica una mayor sensación de confort y bienestar", añade.


Pero cambiar el entorno no siempre es una opción. Appleyard cita en su estudio una encuesta a CityLab que encontró que el 71 por ciento de los padres encuestados había ido a la escuela andando cuando eran niños, pero sólo el 18 por ciento de sus hijos lo hacían ahora.


"Hemos visto una disminución dramática de muertes -dice Appleyard- pero también hemos visto el abandono de las calles. Los padres ven demasiado tráfico y peligros, por lo que decide llevar a sus hijos en coche, creando aún más tráfico. Es un efecto multiplicador”.


La buena noticia es que los niños que crecen viendo el mundo desde esta perspectiva pueden aprender a cambiar el chip y conocer el mundo mejor si en algún momento de sus vidas abandonan el uso abusivo del coche y caminan más a menudo. 

 


Te puede interesar:
TodoPapás ha desarrollado un test de altas capacidades para niños que arroja como resultado qué porcentaje de ajuste muestra a los síntomas típicos que tienen los niños con altas capacidades según su edad.


Fuente: 

Mother Nature Network, When you drive your kids everywhere, they never learn where they are https://www.mnn.com/family/family-activities/stories/drive-kids-everywhere-windshield-perspective

Fecha de actualización: 18-11-2019

Redacción: Irene García

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

1 Comentarios

Escribe tu comentario

iniciar sesión registrarte
  1. Anónimo

    "Lo mejor que le puede pasar a un niño es que vaya al colegio andando y que todos sus amigos vivan en la misma zona para poder reunierse y jugar con ellos con facilidad".

    Responder
    ×


    ×
    ×
    ×
    */?>