×
  • Buscar
Publicidad

¿Por qué los niños hablan dormidos?

¿Por qué los niños hablan dormidos?

Hablar en sueños se conoce también como somniloquia, un trastorno del sueño, más frecuente en niños, que suele durar hasta los 10 años y es totalmente inofensivo. A causa de los ciclos del sueño, a una actividad cerebral sin descanso y a los tipos de sueños que tenemos a lo largo de la noche, las conversaciones pueden darse a tiempo real. Nuestro cerebro siempre está activado, no desconecta en ningún momento, ni siquiera cuando estamos dormidos, por ello, es normal que lo que está ocurriendo en el cerebro del niño mientras duerme se manifieste mediante el habla.

Publicidad

La somniloquia forma parte de los trastornos del sueño denominados parasomnias asociadas al NO REM, es decir, aquellos que se producen durante la primera parte de la noche. Durante esta fase el niño está medio dormido, puede parecer confuso y, una vez acabado el episodio, sigue durmiendo tranquilamente y a la mañana siguiente no recuerda nada. En concreto, la somniloquia se presenta hasta en un 50% de niños de entre 3 y 10 años al menos una vez al año.

Posibles causas de que un niño hable en sueños son:

- Estrés.

- Fiebre.

- Apnea nocturna (ronquidos).

- Terrores nocturnos.

- Una sobreexcitación del niño debida a programas de televisión con contenidos violentos o juegos demasiado activos durante la tarde.

Algunos niños pueden ser sonámbulos, esto es que pueden desarrollar actividades cuando están dormidos, y que son capaces de caminar o llevar a cabo actos que harían con normalidad si estuvieran despiertos. Para los niños que tienen este trastorno del sueño  es algo incontrolable y no se les debe despertar bruscamente porque podrían sufrir un sobresalto, lo mejor es hablarles en voz baja y con delicadeza y tratar de reconducirles a la cama, eliminando objetos con los que pudieran dañarse, o alejándoles de zonas peligrosas como las ventanas. 

No te puedes perder ...

Ventajas de que los niños ayuden en casa

Ventajas de que los niños ayuden en casa

Según un estudio realizado por científicos del Centro de Investigación Nestlé en Lausana (Suiza), los niños que ayudan a elaborar sus propias comidas ingieren más cantidad de verduras y se sienten mejor, más orgullosos, más independientes y con emociones más positivas.

Y tambien:

Sin embargo, los niños que hablan solos no tienen por qué ser necesariamente sonámbulos.

La somniloquia no es un problema, sino una característica de algunas personas cuya actividad cerebral es más frenética que la de otras. Esto quiere decir que sí tendrían la capacidad de hablar, pero no se levantan a andar o a hacer cualquier tipo de actividad que harían despiertos. Las causas de hablar en sueños podrían tener que ver con la genética, una herencia de los padres, o que el niño esté viviendo momentos de estrés o ansiedad causados por cambios en su vida diaria, que podrían traducirse en la rapidez a la hora de dormir y expresarse.

¿Hace falta algún tratamiento?

Normalmente no hace falta hacer nada ante estos episodios ya que es un tipo de parasomnia inofensiva, hablar en sueños no es una enfermedad, ni requiere tratamiento alguno aunque si son tan frecuentes que afectan al sueño o descanso del niño, o está vinculado a otros trastornos más serios, sí sería necesario hablar con un especialista en sueño.

Se puede ayudar al niño antes de ir a la cama creando una atmósfera de calma y tranquilidad y seguir estas recomendaciones:

- Evita que se excite demasiado en las últimas horas de la tarde, así se acostará más tranquilo.

- Procura que no vea programas de televisión ni utilice videojuegos en los que predomine la violencia.

- Si se nota al niño demasiado alterado, se le puede enseñar una serie de técnicas de relajación para favorecer el sueño tranquilo.

- Antes de acostar a al niño, bañarlo con agua tibia, luego masajearlo suavemente y finalmente cantarle o leerle un cuento.


Fecha de actualización: 06-09-2018

Redacción: Edgar Corona

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.