×
  • Buscar
Publicidad

Los amigos de mi hijo no me gustan

Los amigos de mi hijo no me gustan

Durante el crecimiento de tu hijo podrá tener muchos amigos, pero dentro de esa bolita existirán personas que no son agradables para ti, además de que sabes que son malas amistades para que tu hijo tenga un buen desarrollo social.

Publicidad

Seguramente a ti también te pasó que, cuando estudiabas la educación básica, tenías amigas que a tus papás no les agradaban por ciertos factores que ahora puedes entender como mamá.

 

Tal vez no fue tu caso, pero sí fue el de una familiar o una amiga tuya que tenía otra bolita de amigos que eran malas influencias para tu conocida. 

 

Una vez que nuestro pequeño se desarrolla lo suficiente para poder entrar a un ambiente social más grande y fuera de su familia, además de tener la capacidad del aprendizaje más controlada, es necesario que entre a la escuela.

 

Tal vez tu pequeño haya pasado primero por la guardería, donde seguramente tuvo que convivir con muchos más bebés y niños pequeños, así como con sus cuidadores. Aquí habrá aprendido muchas cosas como tener horarios para la comida, la siesta o sus actividades de diversión, pero también su primer contacto social externo a su familia.

 

Después o a la par de la guardería tu hijo también podría estar introduciéndose a la vida escolar, ya sea el kinder, la preprimaria o la primaria. Todas estas son importantes puesto que enseñan lo más básico a tu hijo para que pueda comprender distintos conceptos que más tarde se ampliarán. Además del contacto social que tiene con sus compañeros en clase y en el receso.

No te puedes perder ...

Donación de sangre de la placenta

Donación de sangre de la placenta

España es el segundo país del mundo en la donación de sangre de placenta. Tras el parto, la placenta que ha albergado al feto durante la gestación es desechada, junto con la sangre que contiene. Sin embargo, su donación puede ayudar a curar muchas enfermedades relacionadas con la médula ósea, especialmente la leucemia infantil, y no entraña ningún riesgo para el niño ni para la madre.

Y tambien:

 

En esta etapa escolar puedes analizar cómo se comporta tu hijo antes distintas situaciones como en la clase, puesto que hasta la maestra a veces se encarga de mandar recados diarios, semanales o mensuales sobre el rendimiento y comportamiento de tu hijo.

 

Cuando tu hijo regrese de la escuela a la casa es un buen momento para charlar, puesto que puedes preguntarle sobre sus clases favoritas, las personas que conoció o hasta con los que se lleva en el recreo. En estas pláticas puedes conocer un poco de tu hijo y su comportamiento en sus nuevos círculos sociales.

 

Los niños suelen buscar amigos en la escuela con quienes se sientan seguros, claro que esto se puede basar en buscar personas familiares a sus conductas, a su entorno familiar o a sus gustos; por lo que si un niño que le gusta algo similar a tu hijo tiene un ambiente familiar hostil, seguramente su conducta podrá verse afectada y puede dañar a largo plazo la de tu hijo.

 

Durante esta etapa tan temprana en el desarrollo social de tu hijo, aun tienes oportunidad de guiarlo sin problema para que tenga amistades buenas, las cuales lo apoyen durante su crecimiento en lugar de afectarlo en distintos factores que se pueden ver reflejados hasta en el hogar.

 

Una vez que tu hijo llega a etapas más complicadas socialmente, como lo son la secundaria y la preparatoria, tiene un mejor conocimiento sobre su persona. Sin embargo, este todavía no llega a un entendimiento pleno sobre las relaciones sociales, ni sobre su personalidad. 

 

La adolescencia puede ser la etapa más complicada de un humano para comenzar a conocerse de una manera más amplia. Los amigos que tenga en esta etapa también influencian más a tu hijo, por ello es que debes tener mucho cuidado sobre con quién se junta.

 

Si no te gustan las amistades de tu hijo, puedes seguir estos consejos:

 

1.- Aborda el tema. La amistad de la adolescencia es la más importante, por lo que debes conocer a la perfección su círculo social en esta etapa.

 

2.- Cuéntale tu experiencia. En caso de que hayas vivido alguna experiencia con una mala amistad, es buena idea contarle a tu hijo para que se identifique contigo.

 

3.- Busca ayuda. Si tu hijo ha tomado algunas malas decisiones por influencia de sus amistades, a veces es necesario pedir ayuda a las autoridades de sus círculos sociales, como los directivos escolares o un psicólogo.

 

4.- Sé firme. Establece reglas y, cuando no las cumpla, pon consecuencias para que aprenda que toda acción tiene una reacción.


Fecha de actualización: 30-12-2017

Redacción: Irene García

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.