Las mascotas desarrollan inteligencias en los niños

Las mascotas desarrollan inteligencias en los niños
comparte

Se ha comprobado que las mascotas son capaces de cubrir las necesidades sociales de una persona, especialmente en niños y personas mayores. Además,en los más pequeños contribuyen a mejorar su inteligencia emocional, con valores como la compasión, la autoestima y la comprensión de la muerte.

Si tenéis mascota en la familia seguramente sabréis los beneficios que aportan a la salud y satisfacción, e incluso habréis notado la estrecha relación que mantienen con los más pequeños. Esto ocurre porque cuando llegan al hogar, entran a formar parte de la familia automáticamente y todos los niños sienten una gran devoción hacia los animales.


A esta teoría le apoya Petclic, empresa experta en animales de compañía. Asimismo, Ferrán Abelló, CEO de la sociedad, afirma que “aquellos niños en edades comprendidas entre los 0 y los 7 años desarrollan diferentes inteligencias cuando conviven con sus mascotas”. Y es que, aparte de la compañía que les ofrecen, hacen que les marquen una rutina traducida en responsabilidad hacia ellas. Además, las mascotas ayudan a los peques a relacionarse cuando se encuentran en un mal momento y no estén preparados para abrirse a los demás o piensen que los mayores no les comprenden.


Situaciones que hacen que la inteligencia emocional de los niños se desarrolle


En primer lugar, el hecho de que tu hijo tenga que cuidar y alimentar a su mascota va a dar lugar a que salga a relucir el sentimiento de compasión. Es decir, va a entender la relación de dependencia que existe entre su mascota y él. Consecutivamente, logrará asociar este vínculo en su entorno social mediante el mecanismo de repetición, memoria y entendimiento. Esta teoría se ve reforzada por los datos recogidos por Petclic, que confirman que “los niños entre tres y seis años con mascotas empatizan más con otros seres humanos y animales que los que no tienen”.


Otro de los sentimientos participantes es el de la autorrealización. Se mantiene presente cuando los padres les mandan alguna tarea destinada a las necesidades de la mascota, como sacarle a pasear, darle de comer o llenarle el bebedero.


Por otro lado, hacen que la comprensión del ciclo de la vida y, junto a ello, la muerte sea menos complicado para los niños y más fácil de explicarlo para los padres. Según Ferrán Abelló, “el modo en que se le explique al hijo este hecho condicionará la manera de comprenderlo en el futuro”.


Finalmente, no hay que olvidar que los animales de compañía refuerzan el desarrollo cognitivo y ayudan a controlar el estrés. Un claro ejemplo sería cuando los niños juegan con sus mascotas, les hablan o les leen, por lo que su capacidad verbal aumentan. El estrés, por su parte, se ve liberado a causa de que sus mascotas les ayudan a relajarse cuando estén inmersos en una situación negativa, como no poder salir a jugar al parque o no poder ver la televisión.


Foto: Creado por V.ivash - Freepik.com


0 Comentarios

Escribe tu comentario

iniciar sesión registrarte
×


×
×
×