• Buscar
Publicidad

El juguete como recurso educativo

El juguete como recurso educativo

El verano, como la Navidad, es por excelencia época de juguetes, ya que los niños tienen más tiempo para jugar con ellos. No cabe duda de que el juguete es un instrumento de diversión para los más pequeños, pero también es una excelente herramienta de educación y desarrollo. Por ello Cruz Roja nos ofrece unos consejos muy sencillos sobre los juguetes más adecuados para los niños y las niñas, en función de su edad e inquietudes

Publicidad

Indice

 

En general los padres y madres invierten una importante cantidad de tiempo y recursos económicos para encontrar aquel juguete que quieren sus hijos, pero es importante pararse a pensar si este es el más adecuado para ellos y si contribuye a un desarrollo y crecimiento saludable y equilibrado.

Los niños viven jugando y juegan viviendo. El juego y el juguete no deben ser un premio ni un castigo, sino un instrumento que facilite su desarrollo individual y social. Es más, el juego se constituye, desde la infancia a la edad adulta, como una actividad libre y espontánea de la que no se espera otro beneficio que la propia satisfacción de jugar.

A través del juguete podemos estimular la imaginación, la creatividad, el movimiento, el lenguaje y la memoria, entre otras cosas. El juego convierte al niño en protagonista, potenciando cualquier aspecto positivo de su personalidad: motivándole a superarse o a expresar sus sentimientos, despertando su curiosidad o su capacidad de reír e imaginar, proporcionándole aprendizajes y experiencias decisivas para su sano crecimiento y su formación como persona.

 

Aspectos a tener en cuenta a la hora de elegir un juguete

Es fundamental a la hora de escoger los juguetes para nuestros pequeños, tener en cuenta que estos transmiten determinados valores sociales, formas concretas de entender y relacionarse con la sociedad.

Por ello, a la hora de elegirlos debemos valorar lo siguiente: la edad y las inquietudes del niño o niña, si es un juguete seguro, si potencia su imaginación y creatividad y que refleje valores sociales, entre otros. En cuanto a las características que debemos evitar en el juego y los juguetes es que no sean sexistas, violentos o bélicos.

Es importante promover juegos cooperativos, tradicionales o de otras culturas.

 

Y los videojuegos… ¿también son educativos?

El ordenador y los videojuegos son una pieza más en el juego y en la vida diaria de la población infantil, juvenil y adulta. Ambos pueden desarrollar habilidades individuales y sociales de nuestros hijos. El empleo de los mismos como herramientas educativas y no como fines en sí mismos, depende de los siguientes aspectos:

- El contenido de los juegos, evitando aquellos que fomenten valores violentos, sexistas, discriminatorios, etc.

- El tiempo de exposición a las pantallas, fijando un máximo diario de 15 minutos para menores de 7 años, y de 2 horas para los mayores de dicha edad.

- Alternar el videojuego y el ordenador con otros juegos y juguetes.

 

La seguridad del juguete

En la selección del juguete, además de la edad y los intereses de los niños, los valores que transmiten, etc., debemos cerciorarnos de que sea un objeto seguro. Podemos valorar la seguridad del juguete en función de los siguientes aspectos, que se deben indicar en su envoltorio o cubierta:

- Marca comercial.

- Nombre y/o razón social del fabricante y su dirección (o la de su representante autorizado o del importador dentro de la Unión Europea).

- Marca CE, con la que el fabricante acredita que el juguete cumple todos los requisitos reglamentarios en la directiva europea sobre seguridad.

- Características técnicas y funcionales e indicadores de seguridad, que pueden estar representadas mediante textos, dibujos o símbolos.

- La edad: es obligatorio indicarlo en juguetes que no son convenientes para menores de 36 meses o únicamente para niños mayores de una determinada edad. Ha de ser fijada por el fabricante.

- Advertencias acerca de los riesgos derivados del uso de los juguetes y manera de evitarlos.

 

¿Qué hago si tengo un problema con el juguete?

Es posible que alguno de los juguetes de nuestros pequeños nos dé algún problema, por ello es importante saber cómo debemos actuar frente a estas situaciones:

En primer lugar, reúne todas las pruebas o daños padecidos: etiquetado del juguete, instrucciones de uso y advertencias de riesgo, justificante de compra, documentos de asistencia médica, etc.

Después, acude al establecimiento, al fabricante o, si se trata de una compra a domicilio o a distancia, escribe la dirección indicada para las reclamaciones. Si no se resuelve, contacta con tu Oficina Municipal de Información al Consumidor.

 

Consumo responsable

El consumo forma parte de nuestra rutina, adquirir nuevos bienes y servicios que satisfagan nuestras necesidades es un acto que realizamos prácticamente todos los días. En Navidades, la frecuencia y volumen de nuestras compras suele aumentar, por lo que también es importante tener en cuenta el impacto ambiental de nuestro consumo, escogiendo aquellos juguetes fabricados con materiales respetuosos con el medio ambiente, e intentar llevarlo a cabo de una forma sostenible.

Otra de nuestras opciones a la hora de adquirir nuestros regalos es acudir a establecimientos de comercio justo, en los que encontraremos juguetes fabricados en diferentes países en vías de desarrollo, contribuyendo a través de nuestras compras a mejorar las condiciones laborales y sociales de la población del hemisferio Sur.
 

Estos y otros consejos pueden encontrarse en la página Web de la organización www.cruzrojamadrid.org, en los que se mencionan aspectos a tener en cuenta sobre la seguridad del juguete, cómo actuar si tenemos algún problema con él y cuáles son los más adecuados en función de la edad e inquietudes del niño, entre otros.


Redacción: Cruz Roja Madrid.

Fecha de actualización: 02-06-2020

Redacción: Irene García

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

×