¿Cuándo se nota la disgrafía en niños?

¿Cuándo se nota la disgrafía en niños?
comparte

La disgrafía es un trastorno que puede afectar el desarrollo de la escritura de tu hijo, pero no sólo se detiene ahí, por ello es importante que lo identifiques a tiempo para ayudarlo.

No te puedes perder ...

Antes de comenzar a escribir se necesita que el niño obtenga ciertas capacidades para poder lograr este objetivo, puesto que la escritura sirve más como una herramienta de la comunicación.

 

La comunicación del niño comienza desde que nace ya que, aunque no pueda hablar, no pueda escribir y no pueda hacer señas, el bebé sabe llorar cuando algo está mal, lo cual sirve para llamar tu atención.

 

Con el tiempo vas a poder notar cómo tu bebé logra desarrollar ciertas capacidades para comenzar a crear un nuevo método de comunicación, pues va a poder hacer nuevos sonidos con su boca. Van a llegar los balbuceos y tu bebé se la va a pasar jugando con estos sonidos casi todo el día, puesto que se ha dado cuenta de que tiene esta nueva habilidad que le va a servir para algún día decir sus primeras palabras.

 

Los balbuceos del bebé van a ir desarrollándose con el paso del tiempo debido a que con tanta práctica va a poder imitar también el tono de una conversación, pero sin sentido.

 

Cuando tu bebé comience a emitir estos sonidos es muy importante que demuestres mucho interés, puesto que así vas a lograr que el bebé lo realice más y más hasta mejorar, además de entender que puede llamar la atención con esta acción.

 

Así, un día conseguirá decir sus primeras palabras gracias a toda esta práctica y apoyo que le has brindado, por lo que el bebé entrará en una nueva etapa de comunicación.

 

Después de que pase un par de años el bebé estará listo para poder transmitir varias ideas de manera verbal, pues ahora tiene un vocabulario más amplio y entiende cómo relacionar algunas palabras con su vida.

 

El momento de aprender a escribir ha llegado, pero no esperes que tu niño logre trazar letras y palabras de manera rápido ya que esto lleva un proceso largo y de mucha práctica y aprendizaje.

 

 

¿Qué es la disgrafía?

 

La disgrafía es el desarrollo de una dificultad a la hora de realizar el aprendizaje o la acción misma de escribir, la cual puede llegar a afectar a la ortografía, la escritura y el habla del niño, además de desarrollar ciertos problemas de relación entre signo y sonido.

 

Para detectar a un niño con disgrafía es necesario distinguir estos signos:

 

- Mala lectura

 

- Problemas para deletrear

 

- Dificultad a la hora de memorizar palabras

 

- Leer en voz baja

 

- Confundir el orden de las letras

 

- Problemas para seguir instrucciones o secuencias

 

Esta dificultad de aprendizaje en la escritura se puede detectar alrededor de los 6 años de edad, puesto que el niño ya habrá pasado por cierto aprendizaje básico para escribir, además de encontrarse en una nueva etapa de desarrollo de esta habilidad.

 

 

¿Cómo se trata la disgrafía?

 

El tratamiento para la disgrafía requiere atención de los papás y de los maestros, puesto que va a necesitar practicar más tiempo en esta habilidad.

 

Es necesario que el niño realice más ejercicio de dibujos, como dibujos de figuras geométricas básicas, además de hacer planillas con las letras del alfabeto.

 

También es necesario que se le corrija la postura que toma al escribir y la practique diariamente, pero sin causar fatiga.


Te puede interesar:
Muchas personas se preguntan "¿cómo calcular la estatura de mi hijo?". De manera orientativa se puede calcular la estatura final tomando en consideración la altura de los progenitores. Pero si se desea un resultado más preciso, es necesario realizar una serie de pruebas prescritas por un médico que incluyen radiografías, análisis de hormonas, etc.


Fecha de actualización: 04-04-2018

Redacción: Irene García

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

×


×
×
×
*/?>