• Buscar
Publicidad

Consejos para que tu hijo deje de hacer pipí en la cama

Consejos para que tu hijo deje de hacer pipí en la cama

Después de algún que otro esfuerzo por fin hemos conseguido quitarle el pañal. Nuestro pequeño ya empieza el cole y lo mejor es que empiece a ser consciente de los cambios que tienen que llegar porque “ya es un chico grande”. Sin embargo, nosotros tendremos que irnos haciendo también a la idea de que su cama, sobre todo al principio, estará empapada.

Publicidad

Nuestro hijo va adaptándose poco a poco a nuevas normas y rutinas a medida que va creciendo, y una de ellas es la de quitar el pañal. Es cierto que, aunque esto depende de cada niño y puede llevar más o menos tiempo, el verdadero problema radica en las consecuencias que pueden originarse durante las primeras semanas, meses o incluso años.

Lleva el pañal desde que nació, por lo que supone un gran cambio, sobre todo porque en ocasiones la idea de hacer pis sin problema alguno sigue fijado en sus pensamientos y, cuando llega la noche, momento en que va durmiendo cada vez más horas y del tirón, se le olvida de que ya no tiene pañal y de que además empapará la cama.

Articulo relacionado: ¿Por qué mi hijo habla dormido?

En Medicina es lo que se conoce con el nombre de enuresis nocturna, es decir, cuando el niño moja la cama durante las horas de sueño. Según la opinión de algunos pediatras esto puede suceder porque el niño no segrega hormona antidiurética, es decir, no concentra la orina y sigue fabricando mucha de noche; su vejiga se contrae muy fuerte cuando se llena; y no es capaz de “cerrar” el esfínter externo de la uretra (músculo estriado voluntario). Y a pesar de que están de acuerdo en que esto suele traernos más de un quebradero de cabeza, afirman que es solamente cuestión de tiempo que todos y cada uno de estos mecanismos se pongan en marcha.

Además, estos expertos aseguran que lo que ellos conocen como maduración fisiológica y funcional unido a una maduración neurológica llega, más tarde o más temprano, pero siempre llega. Por eso es importante tener paciencia y no forzar situaciones que quizás a veces para nuestro hijo pueden resultar algo precipitadas. También consideran que “hacerse pis exclusivamente de noche nunca es patológico. Se pasa con el tiempo”. Y serán ellos, nuestros hijos, quienes determinen cuándo serán exitosos los sistemas de reeducación conductual, ya que se requiere por completo de su participación, es decir, de si demuestran o no interés espontáneo.

No obstante, es importante saber que existen algunos consejos para solucionar este problema tan complicado para padres y niños.

1. No castigar. Como ya habíamos explicado anteriormente la enuresis nocturna es un problema totalmente involuntario, por lo tanto, además de que es un grave error, hay que evitar enfadarse, imponer castigos o ridiculizar a nuestro hijo delante de otros. Esto puede dañar la autoestima del pequeño e incluso agravar el problema.

2. Ofrecer menos líquidos en las últimas horas del día. A pesar de que nadie duda de la importancia del agua, resulta bastante aconsejable evitar que beba demasiado sobre todo durante las últimas horas antes de acostarse ya que con esto lo único que haremos será favorecer la producción de orina durante la noche. No obstante, recordemos que si comenzamos a hacerlo será fundamental que beba mayor cantidad de líquidos durante el resto del día.

3. Evitar el uso de pañales. Si ya hemos logrado quitarle el pañal tenemos que intentar no caer en la tentación de colocarle uno solamente por la noche, ya que puede acostumbrarse. En ese caso lo único que provocamos es que el niño no pueda darse cuenta de que se ha mojado. Aunque nosotros se lo digamos a la mañana siguiente, lo que está claro es que al niño se le está impidiendo que tome conciencia del problema que ello supone.

4. Incrementar su motivación felicitándole cuando no se haga pis. Dar la enhorabuena a nuestro hijo cuando un día no moje la cama es una idea estupenda, ya que esto refuerza la confianza del pequeño. Además, podemos recompensarle llevándole a ese sitio especial que quiere conocer o apuntándole a alguna actividad extra que le guste mucho.

Además de todas estas recomendaciones, también podemos optar por dejar una muda de ropa y un juego de sábanas limpias a mano para que el niño pueda cambiarse; y también utilizar una funda de plástico u otro material impermeable para el colchón. Será mucho más fácil de limpiar y además evitará que se queden impregnados los malos olores.

Nuestra colaboración como padres es básica para resolver este problema. Nuestro hijo debe ser consciente de que a pesar de que solucionarlo esté en sus manos, contará siempre con todo nuestro apoyo. De esta manera, lograremos que se sienta mucho más seguro y que tenga muchas ganas de intentarlo para ponerle fin.


Fecha de actualización: 17-12-2020

Redacción: Irene García

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

×