×
  • Buscar
Publicidad

¿Cómo saber si mi hijo adolescente tiene depresión?

¿Cómo saber si mi hijo adolescente tiene depresión?

Como sabemos, la adolescencia es la etapa del desarrollo humano más conflictiva que va de los 13 a los 20 años aproximadamente. En esta etapa el adolescente presenta un desequilibrio tanto físico como emocional.

Publicidad

Los cambios físicos son regulados por el sistema hormonal y si al adolescente se le dificulta aceptar y entenderlos entrará en una crisis emocional.


El adolescente se definirá a sí mismo a partir de sus gustos, su forma de pensar, sus talentos, sus miedos, la relación con otras personas y la influencia del mundo en el que vive. Esta perspectiva personal de sí mismo va cambiando y ajustándose a medida que crecemos y maduramos. Será importante que esta sea realista y positiva, porque a partir de ella nos presentamos ante el mundo, tomamos decisiones y nos relacionamos.


Para lograr un equilibrio será importante que el adolescente entienda y acepte sus cambios corporales y de personalidad, así como la correspondencia que hay entre cada etapa que vive, desde la infancia, adolescencia, edad adulta, la madurez y la ancianidad o adulto mayor.


Los cambios que se presentan en esta etapa principalmente son afectivos y psicosociales:


- Emociones nuevas, intensas y contradictorias. Experimenta una diversidad de emociones entre las que se incluye la ansiedad ante los cambios, el temor provocado por lo desconocido o la alegría de crecer. Estas emociones suelen ser inestables, en un momento pueden estar muy contentos y al siguiente sentir una gran tristeza sin que haya explicación.

No te puedes perder ...

¿Cómo saber si mi hijo adolescente tiene depresión?

¿Cómo saber si mi hijo adolescente tiene depresión?

Como sabemos, la adolescencia es la etapa del desarrollo humano más conflictiva que va de los 13 a los 20 años aproximadamente. En esta etapa el adolescente presenta un desequilibrio tanto físico como emocional.

Y tambien:


- Su interés por conocer sobre sexualidad aumenta, surge el deseo de establecer contacto con otras personas (atracción sexual y primeras relaciones afectivas).


- Redefine su identidad “autoconocimiento”, considerando su nueva imagen corporal, la transformación de sus intereses, nuevas emociones y sensaciones.


- Fortalecen su autoestima, la confianza en sí mismos que requiere de su maduración intelectual y física para realizar actividades que antes no realizaba.


- Requiere de su independencia y autonomía para probar su capacidad de ser libre y responsable, por lo que a veces cuestionan la autoridad de los adultos, sus decisiones, creencias y formas de ver la vida por lo que surge la rebeldía. Tienen idea de que nada les pasará y afirman su identidad traspasando los límites.


Es la etapa en donde establecen lazos de amistad, los amigos son lo más importante, disfrutan de su libertad, tienen los mismos gustos e intereses, escuchan la misma música y exploran nuevas experiencias.


Cada adolescente dará significado diferente a sus cambios, lo cual dependerá de su autoestima, orientaciones familiares, valores, su inteligencia emocional, la capacidad que tenga para resistir las presiones sociales, establecimientos de metas y proyectos y el respeto y aceptación de los límites que haya en la familia.


Algunos chicos sienten ansiedad, soledad e inseguridad y en ocasiones tienen que asumir prematuramente responsabilidades propias de los adultos cuando otros viven con gran entusiasmo este momento y enfrentan sin dificultad estos cambios ya que viven en un ambiente en el que tienen todo el apoyo para su desarrollo socioafectivo y les es más fácil superar los problemas que se les presenten.


Sin embargo, algunos adolescentes enfrentan situaciones complejas que incluso llegan a afectar a su desarrollo personal y social. En la actualidad hay miles de adolescentes que sufren de explotación, abuso, maltrato y violencia. Son obligados a trabajar en condiciones injustas e indignas, a participar en actividades criminales, pornografía infantil y comercio sexual… todo esto impide que los jóvenes logren un bienestar socioafectivo.


Algunas veces los adolescentes en la escuela son violentados, acosados, sufren discriminación o bullying y el daño físico que estas conductas pueden producir en la persona afectan a la autoestima, la confianza en sí mismos, la autovaloración y el autoconcepto, sintiéndose disminuidos al considerar que su dignidad es poca o al ver que son incapaces de salir por ellos misma de una situación de maltrato y abuso. Estos sentimientos se agravan cuando nadie los apoya, cuando no tienen amigos y cuando quien les agrede es alguien que debería protegerlos. Por lo que recomendamos a los padres que estén pendientes si observan algunos cambios de conducta, sobre todo si duran 2 semanas o más ya que podrían ser síntomas de depresión:


- Cambios de conducta, en un momento están felices y en un abrir y cerrar de ojos está enojados o tristes.

- No toleran que se les hagan observaciones o críticas.

- Presenta malestares físicos como dolores de cabeza y/o estomacales sin motivo aparente alguno.

- Aislamiento, retraimiento.

- No disfrutan de las actividades que generalmente realizaban con entusiasmo.

- Cansancio gran parte del día.

- Cambios de rutinas de una forma drástica.

- Insomnio o dormir demasiado; falta de apetito o comer más de lo normal.

- Problemas de aprendizaje o de conducta en la escuela.

- Realizar actividades que ponen en riesgo su salud e integridad física, como el consumo de substancias tóxicas y bebidas alcohólicas.

- Realizar actividades de riesgo como manejar con exceso de velocidad, hurtar objetos, tener sexo sin precaución.

- Ansiedad.


La depresión en un adolescente puede tener un final no deseado (suicidio), por lo que es recomendable que si como padres no podemos ayudarlos acudamos a un especialista en conducta.


Como podemos darnos cuenta la adolescencia es una etapa que requiere que nuestros jóvenes estén bien orientados y acompañados hasta que logren equilibrar su desarrollo hormonal y emocional.


La integración familiar con una buena comunicación, apertura al diálogo, negociación y la existencia de disciplina con afectividad y responsabilidad serán la clave para que los adolescentes logren su desarrollo físico y socioemocional sin problemas.


Fuentes:

Patricia Geis y Sergio Folch. “Coco y Tula ¡Sentimientos!”. Editorial Combel

Irene Silva Diverio –Dra. En Psicología. “La adolescencia y su interrelación con el entorno”. Estudios INJUVE. Madrid

Bárbara Tovar. “Adolescencia (cómo entender a mi hijo adolescente)”. Editorial Planeta, S.A. 2016 

Fecha de actualización: 20-09-2018

Redacción: Edgar Corona

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.