Lentillas para niños

Lentillas para niños
comparte

Las lentes de contacto o lentillas pueden ser una solución muy válida para niños que practican deporte o que se sienten incómodos con las gafas tradicionales, además, su uso en bebés aporta importantes beneficios en problemas visuales precoces.

Cada vez más personas usan lentillas o lentes de contacto en vez de las gafas tradicionales por una cuestión de comodidad y estética. En el caso de los niños la edad mínima recomendada para el primer uso de las lentillas no está fijada, la elección quedará en manos del oftalmólogo y de los padres, pero la mayoría de los expertos afirman que las lentes de contacto tienen numerosas ventajas que no aportan las gafas normales y que a partir de los 6 años, o una vez sepan atarse los cordones, los menores estarán preparados para usarlas siempre que tengan claros unas hábitos de higiene.

El  uso de las lentillas en niños con miopía, hipermetropía o astigmatismo les va a permitir estar igual de cómodos tanto en clase como en el recreo, muchos jóvenes que padecen problemas de visión no practican deporte por miedo a romper las gafas e, incluso, dejan de usarlas por vergüenza o por la posibilidad de sufrir acoso escolar.

La miopía suele empezar en torno a los 8 o 9 años y la hipermetropía o astigmatismo suele comenzar a los 5 o 6 años, edades idóneas, según los expertos, para comenzar a corregir los problemas visuales mediante el uso de lentes de contacto porque los menores ya habrán adquirido la suficiente destreza manual; además, en caso de duda pueden pedir ayuda a los padres.  

No te puedes perder ...

Internet seguro para niños

Internet seguro para niños

El verano es para los niños una época para el ocio, disfrutar de las vacaciones… y pasar tiempo frente al ordenador jugando, navegando y chateando con amigos. También es normal ver a padres saturados de trabajo sin poder estar al tanto de todos los pasos que sus hijos (niños y adolescentes) dan en el mundo online. A pesar de ello, animamos a todos los padres a comentar con sus hijos los posibles riesgos de Internet. Para ayudarlos en esa labor, ESET ha preparado un decálogo de buenas prácticas para padres con el fin de mantener a sus hijos seguros en el ciberespacio.

Por otro lado, las lentillas protegen los ojos frente a partículas extrañas, dan al menor mayor libertad a la hora de practicar deporte o jugar (no hay peligro de que se rompan con un balonazo, por ejemplo), la amplitud de movimientos oculares es mucho mayor que la que ofrecen las gafas, prácticamente es como no usar nada, y permiten la visión periférica.

Sin embargo, como en la mayoría de los casos, existen algunas contraindicaciones respecto al uso de las lentillas en niños: la dificultad a la hora de quitárselas y ponérselas y la importancia de la higiene a la hora de manipularlas que en niños pequeños puede ser más complicada de inculcar. Lo más recomendable en el caso de que los padres, siguiendo las indicaciones del médico, decidan que su hijo las use, es comprar lentillas diarias desechables: no pasa nada si una se pierde o se rompe porque solo duran un día, no hay que guardarlas y los padres pueden ayudar a ponérselas antes de ir al cole y a quitárselas a la vuelta.

Asimismo, las lentillas no solo están recomendadas en niños mayores de 5 o 6 años; aunque no sea una solución muy conocida, su uso en lactantes es muy recomendable para corregir problemas oftalmológicos precoces:

  • En los casos de cataratas congénitas son muy útiles como puente antes de que se les opere a los dos años. Las lentes permiten que la visión madure poco a poco hasta que se puede reemplazar el cristalino. Si la operación se hace antes de los dos años, deberá repetirse al tiempo para colocar otra lente de sustitución adaptada al nuevo tamaño del ojo.
  •  Cuando existe una diferencia extrema en la graduación de los dos ojos, que suele provocar estrabismo, lo más útil es colocar una lentilla en el ojo malo o lentillas de diferente graduación en ambos. Las gafas en bebés son muy incómodas y las pueden rechazar.
  • Ante casos de miopías congénitas con muchas dioptrías.

En el caso de bebés deben ser los padres quienes las coloquen, pero los niños suelen tolerarlas bastante bien y no tiene contraindicaciones porque están hechas de un material muy flexible especial para los más pequeños.


0 Comentarios

Escribe tu comentario

iniciar sesión registrarte
×


×
×
×
*/?>