• Buscar
Publicidad

¿Cómo elegir gafas para niños?

¿Cómo elegir gafas para niños?

¿Habéis empezado a notar que vuestro hijo se acerca demasiado para ver algo? ¿Que frunce el ceño para mirar? Quizás sea el momento de ir al oftalmólogo a hacer alguna revisión…

Publicidad

Índice

Articulo relacionado: Botiquín de viaje para niños

 

¿Qué gafas elegir?

A la hora de elegir unas gafas para nuestros hijos hay que tener en cuenta algunas recomendaciones para así seleccionar las más adecuadas para ellos. Y, aunque sabemos que es más complicado en su caso porque no paran, si son necesarias tendrán que acostumbrarse… Para ello han de ser unas gafas cómodas a las que puedan acostumbrarse bien, que se ajusten adecuadamente a su cara, pero, sobre todo que a ellos les gusten. Son niños y dentro de los modelos que el oftalmólogo pueda ofrecerles sería bueno que ellos mismos eligieran el modelo que deseen.

Al menos hará algo más sencillo el proceso si el niño no está demasiado convencido del uso de las gafas… De esta forma se sentirán parte del proceso y lo verán como algo que llevan porque ellos lo han elegido y no como una imposición.
 

Articulo relacionado: Cuentos de Navidad para niños

Algunas recomendaciones importantes antes de comprar unas gafas a tu hijo

Los niños disfrutan jugando, corriendo, saltando y, por ello, antes de comprar unas gafitas para ellos se han de tener en cuenta algunas recomendaciones como estas:

- Unas gafas de repuesto. Efectivamente los niños no tienen tanto cuidado como podrían tener los adultos y por eso es una buena idea comprarles un segundo par de gafas de respaldo ,especialmente si el niño tiene una graduación alta y no puede estar bajo ningún concepto sin ellas.

- Unas monturas adecuadas. Es importante elegir unas monturas adecuadas con un material resistente y adaptado a su edad teniendo en cuenta la actividad que hagan en su día a día. Lo mejor en este caso también será elegir silicona como material de dichas monturas. El titanio o el acetato también son resistentes y pueden servir. Además, dichos materiales hacen que las gafas sean flexibles y lo suficientemente cómodas.

- Seguridad y prevención. Recordad también lo importante que es pensar en la seguridad y la prevención de roturas si va a estar el peque jugando la mayoría del tiempo o bien haciendo ejercicio. Para prevenir roturas una buena idea es utilizar un cordón para cuando el niño haga deporte y que así las gafitas también vayan siempre sujetas o bien comprar dos pares: unas del día a día y otras para que el peque haga su actividad física cuando le toque con las específicas para eso.

- Un modelo adaptado a los niños y confortable. Hay que tener en cuenta que la carita de los niños es más pequeña que la de los adultos y por ello el modelo que se elija debe ser verdaderamente confortable especialmente en el puente de la nariz. Ten en cuenta que la nariz también es pequeñita y el puente de la gafa debe situarse más abajo para conseguir un mejor apoyo, y las varillas deben ser más pequeñas en consonancia con su cráneo ya que en caso contrario no se ajustarán bien en las orejas y podrían caerse fácilmente.
 

Montura y cristales ¿cómo elegir cada uno de ellos adecuadamente?


Para la montura hay que tener en cuenta la edad del niño ya que, si este es menor de seis años la mejor opción son las monturas de silicona ya que este es un material especialmente resistente, muy flexible y que evita que se deformen. Además, las hace mucho más ligeras y reparten de manera más equilibrada el peso sobre el puente ajustándose mejor al rostro del niño. Y lo mejor de todo: son hipoalergénicas.

Pero en el caso de que tenga más de seis años ya no importa tanto el material, sino que estas sean lo suficientemente cómodas y le gusten al niño. En esta ocasión los materiales más frecuentes en gafas de niños para esta edad son los de plástico, la pasta o los metales como el níquel o el titanio que son hipoalergénicos y muy ligeros.

Y, por supuesto, además del material del que esté hecha la montura también se han de tener en cuenta otros aspectos como la forma y el tamaño para garantizar por completo su comodidad. Por tanto:

- las monturas han de tener el tamaño adecuado y ajustarse bien al rostro del niño por lo que no deben ser ni muy grandes ni muy pequeñas

- las varillas deben tener el tamaño correcto

- y el puente debe estar bien situado sobre la nariz del pequeño sin que le presione demasiado.

La elección de los cristales. Para escoger los cristales se deben tener en cuenta las siguientes recomendaciones:

- descarta los cristales minerales. Son muy frágiles.

- opta por lentes orgánicas de policarbonato. Son más resistentes y ligeras.

Y, una vez ya elegidas las gafas para nuestro pequeño, habrá que acudir al óptico-optometrista con bastante frecuencia ya que a su edad la graduación cambia rápidamente.
 

¿Hace deporte tu hijo? ¿Hay que optar por unas gafas específicas para ello?


Si vuestro peque practica algún deporte es importante elegir unas gafas específicas para ello, aparte de las que ya tiene para su día a día. De hecho, lo mejor es el policarbonato cuando hablamos del material para las gafas deportivas ya que resulta ser un material muy seguro para que los niños puedan practicar sus deportes.

No obstante, este material tiene un pequeño inconveniente y es que, a pesar de ser un material de lentes que se utiliza en las gafas deportivas, sus armazones no brindan la suficiente protección contra, por ejemplo, objetos grandes como pueden ser las pelotas o bien los golpes causados. Quizás por eso es mejor que tengan dos: las del día a día, y otro par de gafas deportivas adecuadas con lentes de policarbonato que proporcionan la mejor protección contra las lesiones oculares.

Y para ello también es fundamental que las aberturas de las lentes de las gafas deportivas sean lo suficientemente grandes para que, si las gafas son empujadas hacia la cara, los puntos de impacto estén por encima y por debajo de los ojos y se puedan así evitar lesiones oculares. Y siempre, por supuesto, colocarlas correctamente para que así puedan proporcionar una protección óptima. También es recomendable consultar previamente a un especialista del cuidado de la visión antes de comprarlas.
 

No le gustan las gafas en absoluto ¿puede llevar lentillas?


A partir de 12 años podríais plantearos la posibilidad de utilizar lentillas, pero antes no es recomendable. Si vosotros sus padres las lleváis o las habéis llevado alguna vez deberíais saber que estas requieren un mantenimiento específico y también cierta “madurez” para ponerlas y quitarlas. No obstante, hay excepciones ya que si consideráis que vuestro hijo o hija es lo suficientemente maduro para llevarlas y a su vez para poder ponerlas y sacarlas entonces acudir con él al óptico-optometrista para que os recomiende la mejor opción.


Fuentes:

AEP EnFamilia, https://enfamilia.aeped.es/temas-salud/gafas

AEP EnFamilia, https://enfamilia.aeped.es/prevencion/deporte-prevencion-lesiones

Fecha de actualización: 11-12-2020

Redacción: Ana Ruiz

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

×