5 requisitos a tener en cuenta al elegir gafas para tu hijo

5 requisitos a tener en cuenta al elegir gafas para tu hijo
comparte

Son muchos los factores que pueden intervenir en la decisión de unas gafas adecuadas para tu hijo. Desde Lord Wilmore, marca española de gafas graduadas con distribución 100% online, nos dicen los 5 factores clave a la hora de elegir las mejores gafas para los más pequeños.

Los adultos acostumbrados a llevar gafas tienen más o menos claro qué les favorece y qué no, o qué necesitan o no a la hora de comprarse unas gafas. Sin embargo, cuando es el turno de los más pequeños de la casa necesitamos tener en cuenta algunas recomendaciones para elegir las adecuadas, sobre todo cuando se trata de sus primeras gafas.

 

En el caso de los niños, la necesidad de renovar las gafas es más elevada, puesto que están en edad de crecimiento y su graduación varía más rápidamente, de ahí la necesidad de, no solo atender al aspecto de calidad, sino también de coste. ¿En qué aspectos conviene que te centres para basar tu decisión? Emilio Capela, fundador de Lord Wilmore, marca de gafas española y distribución online que acaba de lanzar su línea para niños/as, nos explica cinco:

 

1. Graduación

 

La graduación de los niños cambia con mucha frecuencia. Por eso es relevante que revises su vista con frecuencia -lo ideal es cada año o siempre que tu hijo diga no ver bien- para así tener unas gafas acordes a su graduación. También es esencial que las lentes sean biseladas y montadas por profesionales, para asegurar las máximas garantías.

De la cuna… a la cama

De la cuna… a la cama

Aunque en un primer momento, hacer que tu hijo abandone la cuna pueda parecerte fácil, para algunos padres se convierte en un verdadero reto, y probablemente a ti, según se vaya acercando la hora, te vayan surgiendo numerosas preguntas en torno al tema para conseguir cambiarle a la cama de la manera más eficaz

 

2. Material de la montura

 

Para los niños más pequeños, los ópticos-optometristas recomiendan silicona, al ser más flexible y evitar las roturas. A partir de los cinco años, lo más indicado son las monturas de acetato, ya que disimulan mejor el grosor de la lente y suelen ser más difíciles de romper que otros materiales como el metal o el plástico inyectado.

 

3. Comodidad

 

Uno de los puntos más importantes para los niños. Las gafas deber ser cómodas y lo menos rígidas posibles para que no suponga una molestia llevarlas. Es recomendable que las varillas y las terminales (la parte de la gafa que rodea la oreja) sean flexibles y ajustables. Además, se recomienda que las varillas tengan bisagra con muelle para que no se rompan al ponerse y quitarse. Además, como nos explica Emilio, un accesorio que puede resultar muy útil para los niños son los stoppers, pequeñas pestañas de silicona que van en las terminales y hacen de tope con la oreja, para evitar que las gafas se caigan.

 

4. Recambio 

 

Retomando el punto anterior, y siendo conscientes de que los niños son menos cuidadosos con las gafas, es muy recomendable tener un par de gafas por seguridad, especialmente en el caso de los niños que necesitan gafas de forma permanente. “Si a nuestro hijo se le rompen los zapatos le ponemos otros enseguida, la idea con las gafas es poder hacer lo mismo y no tener que llevar al niño con las gafas pegadas con celo hasta que se haga unas nuevas” explica Emilio.

 

5. Estética

 

Puede parecer un requisito poco importante, pero no lo es. Las gafas van a ser llevadas mucho tiempo, así que conviene que tu hijo se sienta y se vea bien con ellas. Así evitarás que las vea como un enemigo o algo feo. Por eso, es el niño el que debe tener la última palabra sobre qué gafas elegirá.

 

Fuente:  Lord Wilmore


0 Comentarios

Escribe tu comentario

iniciar sesión registrarte
×


×
×
×