Cómo cuidar a un niño en la calle

Cómo cuidar a un niño en la calle
comparte

Salir a la calle con los pequeños de la casa puede convertirse en toda una aventura o en toda una odisea y por ello, los progenitores deben estar muy atentos a todos los posibles peligros que puedan aparecer en su camino, así como en los líos en los que puedan meterse. La curiosidad a edades tempranas es casi incontrolable para los niños y ello conlleva a que se dejen llevar más de la cuenta.

Evitar cualquier accidente en la calle es importante para los adultos, pero cuando se trata de niños y niñas pequeñas suele ser aún mayor causa de preocupación. Los jardines, parques y cualquier tipo de vía pública pueden parecer, a priori, bastante seguros y tranquilos, pero nunca hay que confiarse y no se le debe quitar el ojo de encima a los menores en ningún lugar.

 

Hay que tener presente que un niño de 7 u 8 años no tiene las mismas capacidades que su padre o su madre. A esas edades no ven más allá de lo que está delante ya que su campo visual es del 50% y, sobre todo, ven detalles, pero les cuesta tener una visión general del entorno. La distancia y las velocidades no las controlan con exactitud, al igual que el origen de los diversos ruidos. Además, se distraerán con facilidad con cualquier objeto o cosa que llame su atención. Asimismo, al ser tan pequeño a los conductores les costará más verlo y al propio pequeño le costará más sortear los obstáculos que encuentre en la calle.

 

Cuando se está en la calle o en lugares públicos se pueden tomar ciertas preocupaciones para evitar accidentes y sustos innecesarios con los niños y las niñas. Sobre todo, lo más importante es tenerlos siempre vigilados.

 

-Se recomienda que vayan siempre acompañados por la calle, agarrados por un adulto y siempre por la zona interna de las aceras. No debe salir corriendo de repente, sobre todo si está la carretera cerca del lugar por el que se encuentra.

-En el caso de que vaya solo al colegio o deba ir solo a algún lugar es mejor que lo haga por calles concurridas y principales. En el caso de que le ocurra algo habrá gente que lo pueda ayudar, además está bien marcar una ruta y que sea siempre el camino que siga.

-No deben jugar en medio de la calle, hay zonas habilitadas para el juego y el recreo que son seguras y aptas para sus carreras o juegos con la pelota al estar aislados del tráfico.

-Cuando cumplen los 3 o 4 años se le pueden ir inculcando algunas normas básicas de seguridad para que las cumplan cuando estén en la calle. Explicarles el funcionamiento de los semáforos, acostumbrarlos a cruzar la calle agarrados de la mano de un adulto, mirar a ambos lados antes de cruzar y utilizar siempre los pasos de peatón entre otras recomendaciones.

-Es muy importante hacerles comprender que nunca deben irse con desconocidos por la calle ni alejarse de los adultos con los que va. Tampoco debe aceptar golosinas o alimentos que le ofrezcan sin motivo aparente.

-Asimismo, si va por la calle con objetos de valor como una videoconsola es mejor que la guarde, no se recomienda que vaya enseñando ese tipo de cosas de valor ya que un niño es un objetivo fácil para los ladrones.

-Hay que enseñarle que no debe dudar en pedir ayuda si le ocurre algo. Gritar o pedir auxilio a alguna persona que vea por la calle en el peor de los casos. Y si ve a alguien que pertenezca al cuerpo de policía o a los bomberos acuda a ellos.

 

En el caso de ir con bicicletas, monopatines o patines también hay ciertas reglas a cumplir:

 

-Deben circular siempre por los carriles especiales para bicicletas y no invadir el resto de la acera para evitar choques con peatones.

-Cuando se va en grupo hay que ir en fila y no unos al lado de otros. En este caso, lo adecuado es que los niños vayan en medio de la fila siguiendo a un adulto y estando controlados por otro desde la cola.

-Siempre deben llevar las protecciones adecuadas. El casco homologado y del tamaño correcto para el niño o la niña, así como protectores para los codos y las rodillas. De esta manera se reducirá el riesgo y la gravedad de las lesiones que puedan sufrir. Es normal que se caigan de la bicicleta o los patines, pero se pueden prevenir males mayores de esta manera.

-Cuando se va a montar en bicis o patines es recomendable llevarle a zonas aptas para ello, como circuitos o skateparks que cuentan con el espacio suficiente para disfrutar de esta actividad.

 


Fuentes:

Protocolo.org

Dr. Santiago Rueda Esteban. Servicio de Pediatría. Unidad de Neumología infantil. Hospital Clínico San Carlos (Madrid).
 

Redacción: Andrea Rivero

0 Comentarios

Escribe tu comentario

iniciar sesión registrarte
×


×
×
×