En la bici, la seguridad es lo primero

En la bici, la seguridad es lo primero
comparte

Con la llegada del buen tiempo, cualquier tarde o fin de semana es un momento perfecto para dar un paseo en bicicleta con los niños. Pero antes de coger las bicis y salir pedaleando por la puerta, es importante tener en cuenta un elemento fundamental: la seguridad.

No te puedes perder ...

Un estudio reciente de Estados Unidos revela que, aunque el 97% de los padres encuestados está de acuerdo en que los cascos son muy importantes para la seguridad, sólo el 50% de ellos reconoce que sus hijos lo tuvieran y, de estos niños, sólo el 27% se lo ponía con regularidad
 

Acertar con la bicicleta

Montar en bicicleta es una actividad muy sana y divertida, además de un deporte que se puede practicar en familia. Pero los accidentes derivados de su uso son muy comunes, y una mala caída puede causarnos un grave disgusto.

Lo más importante de una bici no es que sea último modelo y tenga un color precioso, sino la SEGURIDAD. La edad para comprar la primera bicicleta depende del desarrollo físico y psicológico de tu hijo. Como término medio, a los 4 ó 5 años los niños ya han adquirido las capacidades motoras necesarias para montar y mantener el equilibrio en una bicicleta. De todos modos, un niño menor de 6 años no debe circular en bicicleta por la calle y, dependiendo del vecindario en que viva, no debería hacerlo hasta aproximadamente los 9 ó 10 años.

Si quieres elegir el modelo perfecto, hay que tener en cuenta una serie de datos:

-La talla: Una buena bici es aquella que se ajusta perfectamente al peso y tamaño de tu hijo. Una de las opciones posibles es comprar una bicicleta que crecerá con el niño, ya que algunas están diseñadas para adaptarse a los estirones del crecimiento. A primera vista, pueden parecer más caras, pero generalmente están mejor fabricadas y duran más. Es importante ir a comprar la bici con tu hijo, a no ser que sea una sorpresa, para probar qué tal se maneja con ella. Una bicicleta de tamaño adecuado es aquella en la que, sentado el niño en el sillín y con las manos en el manillar, apoya la planta de los pies en el suelo.

-Los frenos: Las bicicletas para principiantes deben tener frenos de pie, en vez de frenos de mano, que son más complicados de utilizar. Sin embargo, para los niños algo mayores (de más de 7 años), existen bicicletas provistas de frenos de pie y de mano que permiten que se habitúen a utilizar los frenos de mano antes de empezar a utilizar una bicicleta “de mayor”, que sólo dispone de este tipo de frenos.

-Las ruedas: En lo que se refiere al tamaño de las ruedas, para principiantes se recomienda utilizar ruedas de 30,5 cm. Los niños de 5 a 7 años normalmente necesitan ruedas de 40,6 cm. Para los más altos y con más práctica, algunas bicicletas con ruedas de 51 cm ofrecen la opción de elegir entre frenos de pie o de mano. Los niños de entre 10 y 12 años pueden requerir bicicletas con ruedas de 61 cm y los adolescentes de más edad modelos de 66 cm.

-Mantenimiento de la bicicleta: Una vez que hemos comprado la bici, no hay que olvidarse de ella hasta que se rompa, es necesario mantenerla en buenas condiciones para evitar que se estropee en el momento menos oportuno. Revísala al menos una vez por temporada y siempre tras un periodo largo sin usarla. Los neumáticos deben tener la presión adecuada, que normalmente viene indicada en la bici. La cadena debe estar engrasada y limpia. Comprueba los frenos y cambia la pastilla de frenado de vez en cuando. Y, por último, asegúrate de que el sillín está a la altura indicada para el niño, estable, bien nivelado y las tuercas bien apretadas.


Casco de seguridad

Una vez tenemos la bicicleta, lo siguiente es conseguir un buen equipo de protección. Lo más importante es el casco, ya que las lesiones craneoencefálicas pueden ser más graves que las heridas en las extremidades. Según un estudio de la DGT, las lesiones craneales y cerebrales disminuyen entre el 59 y el 88% al llevar casco. Hasta hace poco, en España, el casco para los ciclistas no era obligatorio. Pero el último Reglamento General de Circulación, aprobado en 2003, obliga a los conductores y ocupantes de bicicleta a utilizar cascos de protección homologados o certificados cuando circulen en vías interurbanas.

Los cascos de ciclista actuales para niños son muy ligeros y cómodos. Elige colores llamativos que resalten mucho y sean bien visibles para los conductores de los demás vehículos que circulan por la carretera. Además, los niños pueden decorar sus cascos con divertidas pegatinas reflectoras. Busca un casco que tenga buena ventilación, que sea de la talla de tu hijo y que le ajuste bien; ningún casco sirve de nada si está grande. Cuando compres un casco, dale la vuelta y busca en la parte interior el indicativo de homologación de la UE.

Un casco de ciclista debería:

• Estar bien nivelado en la cabeza del niño y permanecer fijo, aunque sin apretarle, para que le resulte cómodo. El pequeño no debería llevar ninguna gorra o gorro debajo del casco.

• Estar provisto de una correa de sujeción fuerte y ancha que pueda ajustarse bien debajo de la barbilla. Si tu hijo lleva un casco bien ajustado, no debería caberle más de la anchura de un dedo entre la barbilla y la correa.

• Quedar lo suficientemente ajustado (con la correa abrochada) para que ningún empujón, giro u otro movimiento repentino puedan mover el casco de un lado a otro sobre la cabeza del niño.
• Llevarlo siempre con la correa abrochada cuando vaya en bicicleta.

• Después de un golpe fuerte, los cascos de seguridad pierden su capacidad amortiguadora. Están diseñados de ese modo -un golpe muy fuerte altera la estructura interior de espuma. Si alguna vez tu hijo tiene una caída fuerte y su casco golpea alguna superficie dura, cómprale un casco nuevo inmediatamente.


Ropa segura

La ropa que vista tu hijo cuando monte en bicicleta también es muy importante. Llevar la apropiada puede ayudar a proteger a tu hijo cuando salga en bicicleta. La ropa debe ser fluorescente o de colores llamativos para ayudar a que el resto de personas lo vean sin problemas. También debe ser fresca, sobre todo en verano, para evitar que se acalore en exceso. Es recomendable que el niño lleve agua consigo y beba mientras se ejercita para evitar la deshidratación. Los pantalones no deben ser anchos, pues se le podrían enganchar en la cadena. Escoge un calzado que se adhiera bien a los pedales de la bici.

Además, es recomendable proteger el resto del cuerpo del niño con rodilleras, coderas y guantes. Fíjate que le ajusten bien al cuerpo y que el material es el adecuado para proteger de arañazos y heridas en caso de caída.


Niño bicicletaAprendiendo a montar en bici

Una vez que tenemos todo lo necesario, viene el momento de aprender a montar en bici. No presiones a tu hijo para que ande en una bicicleta de dos ruedas hasta que esté listo, alrededor de los cinco o seis años de edad. Ten en cuenta la coordinación del niño y el deseo de aprender a andar en bicicleta. Para la transición, puedes comprar frenos de contrapedal mientras adquiere experiencia.

Es necesario que, desde el primer momento en que el niño empiece a pedalear –aunque sea en bicicletas de cuatro ruedas- lo haga respetando las normas de circulación. Las primeras veces debe hacerlo en un parque o zona destinada a ello, lejos de coches y viandantes. Enséñale las normas básicas y practica con el ejemplo, como parar antes de entrar en una calle y mirar a la izquierda y a la derecha antes de continuar. Cuando ya controle la bicicleta, podéis empezar a dar paseos juntos. Enséñale a estar atento a los vehículos procedentes de todas las direcciones y haz que entienda que los ciclistas tienen que cumplir las normas al igual que el resto de conductores, que no están exentos por el hecho de ir en un vehículo sin motor.

Consejos de seguridad vial:

• Parar en todas las señales de “STOP” y obedecer las indicaciones de los semáforos, como hacen los automóviles. Ceder el paso a los peatones, detenerse ante una luz roja, y tener una precaución especial en los cruces.

• Circular siempre por el lado derecho de la calzada, en la misma dirección que los automóviles. No circular nunca en dirección contraria.

• Siempre que sea posible, circular por el carril bici o seguir rutas pensadas específicamente para bicicletas. ¡Pero no circular por el arcén!

• Al salir de un garaje, entrada para automóviles o callejón, o al bajar de un bordillo o acera, detenerse siempre y prestar atención al tráfico en ambas direcciones.

• No circular demasiado cerca de automóviles estacionados -las puertas podrían abrirse repentinamente.

• En los cruces con mucho tráfico, cruzar siempre a pie arrastrando la bicicleta por el cruce para peatones y respetando los semáforos.

• Cuando se sale en bicicleta en grupo, circular por la carretera siempre en fila india o como mucho en columnas de dos.

• Cuando se va a adelantar a otro ciclista o a un peatón, hacerlo siempre por la izquierda y avisar diciendo: "¡Por la izquierda!" para que sepa que alguien le va a adelantar.

• Las bicicletas deben ser montadas sólo por una persona a la vez. No compartir nunca el sillín con un amigo ni permitirle que se siente en el manillar. Cuando se conduce una bicicleta con un pasajero es fácil perder el equilibrio, hacer giros bruscos y dar tumbos repentinamente.

• Evitar montar en bicicleta en condiciones de mala visibilidad. Si se va a salir en bicicleta al atardecer o por la noche, asegurarse de llevar reflectores, un faro que funcione con pilas para ver la carretera, y una luz piloto trasera para que los demás vehículos y los peatones vean la bicicleta.

• No llevar nunca auriculares mientras se monta en bicicleta -es fundamental poder oír constantemente a los otros vehículos y personas que están circulando.

• No agarrarse nunca a un vehículo en marcha.

• No cambiar nunca de dirección ni de carril sin mirar antes hacia detrás, e indicarlo siempre correctamente con la mano. Usar siempre el brazo izquierdo para marcar las distintas maniobras.

 



Fuente: Dirección General de Tráfico. The Nemours Foundation's Center for Children's Health Media. Fondo Internacional de la Bicicleta. American Academy of Pediatrics.

Fecha de actualización: 21-06-2007

Redacción: Irene García

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

×


×
×
×
*/?>