Claves para acertar con los campamentos de verano

Claves para acertar con los campamentos de verano
comparte

Después de tantos meses esperando y por fin ha llegado el verano. Vuestros hijos están como locos de contentos, pero antes de dar comienzo a su gran verano en ese campamento al que este año los lleváis, debéis tener en cuenta algunos consejos.

Lo que está claro es que una de las cosas más importantes que padres y madres han de tener en cuenta a la hora de elegir un campamento para sus hijos es la edad y el grado de madurez también que tienen los niños. Es decir, que sean capaces de identificar como padres que pueden realmente estar fuera de casa y en un ambiente extraño durante al menos un tiempo determinado (aunque sea más o menos breve). Deben, por tanto, saber cómo son de autónomos e independientes, si son responsables, etc. Es fundamental también que conozcan sus gustos pues cada niño es un mundo y no a todos les va a ir bien un mismo campamento ya que, por ejemplo, si nunca han pasado la noche fuera de casa será mejor que no estén demasiados días fuera o que, al menos vayan a un campamento de día si vosotros trabajáis. Si ya están acostumbrados a no dormir en casa o han ido en años anteriores a otros campamentos ¡sin problema!

 

Además, es importante saber que cada participante del campamento va a tener una serie de gustos y también unas necesidades particulares. De hecho, lo mejor es que se busquen los campamentos más adecuados donde enviarles según estas necesidades. Por ejemplo, hoy, son cada vez más los niños y niñas que tienen alguna intolerancia o alergia. Lo ideal es que los padres y madres sean conscientes de si ese tipo de campamento al que van a ir sus hijos está preparado para ello, si los monitores están bien informados, si hay enfermería o de si, por ejemplo, se dispone de transporte rápido para acudir al centro médico más cercano en caso de que algo ocurra.

Campamentos de verano

Campamentos de verano

Los meses de verano suelen ser algo complicados para padres y madres, ya que deben ocupar el tiempo vacío que deja la ausencia del horario escolar de sus hijos e hijas. Durante este periodo vacacional existen diversas posibilidades de ocio que se ofrecen a través de diferentes organizaciones, comunidades educativas, administración pública, etc.

 

Consejos para disfrutar del verano en un campamento y que los niños lo pasen en grande

 

1- Llevar la ropa adecuada y todo el material que la organización solicita. Lo ideal será llevar bastante ropa, pero siempre algo de ropa vieja y calzado ya usado. El saco de dormir, una esterilla aislante, una manta pequeña y dos pijamas tampoco deben faltar.

2- Para el baño y la higiene personal serán necesarios los siguientes elementos: toalla de playa, bañadores (2 como mínimo), gorro de baño, crema con protección solar (FSP superior a 10), gafas de sol, cacao, loción para después del sol, toallas, gel y champú, cepillo de dientes y pasta, colonia, desodorante, jabón, esponja y un repelente de insectos.

3- Llevar algún juego que pueda compartir con el resto de los niños y niñas del campamento.

4- Acudir al campamento con un teléfono móvil si fuera preciso. No obstante, hay que tener en cuenta también que según la edad del niño este se lo tendrá que dar o no al monitor.

5- Comida o merienda para el viaje (al menos el de día) si se van durante varias semanas, o de ida y vuelta si es campamento de día.

6- Dinero. Normalmente todos los campamentos incluyen régimen de alojamiento por lo que todos los niños tendrás sus necesidades básicas cubiertas. Sin embargo, suele ser recomendable que (aunque no mucho) siempre lleven algo de dinero para todos aquellos gastos extra que no va a cubrir la organización como pueden ser algunas pequeñas compras como los souvenirs o los recuerdos, alguna excursión o los gastos en estas como las chuches o los refrescos.

7- Cámara de fotos, cantimplora y linterna. Son básicos de cualquier campamento de verano. Para hacer fotos y que después, una vez termine el campamento, os las puedan enseñar en casa, la cámara. Para el día a día y que siempre estén bien hidratados la cantimplora y para cuando se acerque la noche, la linterna.

8- Documentación. Es muy importante que cada participante que llegue al campamento de verano aporte al monitor o a la organización una fotocopia del DNI, otra de la tarjeta sanitaria y una de seguro privado si lo tuviera.

9- Medicamentos. Si el niño o niña tienen establecidos un tratamiento se aconseja redactar a los progenitores un prólogo junto al informe médico y la forma de administrarlo. También se aconseja identificarlos siempre con nombre y apellidos.

10- Y, por supuesto, ¡llevar pegatinas y etiquetas en todas sus pertenencias! Como ya veíamos es muy importante llevar la ropa marcada si se quiere que los peques vuelvan con lo mismo que se fueron…Estas son fundamentales para identificar cada cosa con sus dueños.

 

Se van durante varios días, y duerman o no allí, están con muchos más niños y niñas también de su edad. Es inevitable, por tanto, que muchas veces la ropa o los objetos que lleven al campamento sean los mismos o muy parecidos. Para evitar que estos se confundan y también que se extravíen sus pertenencias lo mejor que los papás o las mamás pueden hacer es marcar la ropa de sus hijos, aunque dependiendo del tipo de campamento al que vayan el material varíe un poco. ¡Presta atención!

 

Los campamentos de verano los podemos definir como la convivencia y el conjunto de actividades que niños y niñas, pero también preadolescentes y adolescentes, realizan durante una serie de días y en unas instalaciones adecuadas. En los campamentos de verano se puede pernoctar o no. El campamento de verano en el que no se pernocta se denomina campamento urbano. La principal diferencia que existe con los campamentos en los que sí se pernocta es que hay una mayor convivencia del grupo de niños que participan y una mayor interacción con el equipo de monitores, aunque también en los que se pernocta durante varios días porque el material será distinto.

 

Por ejemplo, si van a estar en un campamento de verano de día en los que nos dan la opción de llevar comida de casa habrá que preparar los envases en los que va a ir la comida, la mochila donde llevaran todas sus cosas, los táper o fiambreras donde la queramos llevar, etc. Si van más días (suelen ser quince en verano) las comidas y las cenas las harán allí y no habrá que preparársela, pero sí la ropa y varios cambios de esta, aunque allí puedan lavar también cuando sea necesario. De hecho, en algunos campamentos se ofrece servicio de lavandería.

 

Pero lo que está claro es que tanto para los menores como para los monitores identificar la ropa y también los objetos (es decir, todas sus pertenencias) es fundamental para evitar cualquier problema de pérdida o robo. Para que no haya confusión con la ropa o las pertenencias de otros niños lo ideal es que los adultos pongan siempre tanto el nombre como los apellidos, y con mochilas, tuppers u otros objetos hacer lo mismo.

 

Existen distintas formas de marcar la ropa y los objetos, desde lo más tradicional hasta lo más práctico y moderno. Lo más tradicional, sí, porque seguramente alguna abuela ya haya bordado a algunos de sus nietos varias cosas con sus nombres y apellidos, pero si no es el caso y ni vosotros ni sus abuelos saben prácticamente coger una aguja lo mejor será comprar un rotulador especial para tela. Lo ideal es marcar las diferentes prendas e ir metiéndolas en la maleta de una en una, así irán todas marcadas y correctamente identificadas.

 

Hoy en día también podemos hacer uso de las tiendas online que existen (nuestra favorita es Marca Ropa) y que permiten este tipo de personalización en sus prendas. Suelen ofrecer prendas de diferentes materiales, aunque normalmente son de algodón por ser una tela más natural y asequible para los más pequeños y sí, son totalmente personalizables. Además, en todos estos días en los que su autonomía e independencia están a prueba las etiquetas personalizadas no pueden faltar. Son ideales tanto para la ropa como para el resto de sus pertenencias. Las etiquetas para planchar o coser son ideales para marcar la ropa, pero como también existen etiquetas de distintos tamaños que se podrán poner en los objetos más pequeños como, por ejemplo, en la linterna o en los accesorios para el baño.

 

Pero ¿qué no deberían llevar los niños al campamento?

 

-Objetos de valor innecesarios.

-Objetos cortantes o punzantes: navajas, cuchillos, etc.

-Dispositivos electrónicos: iPod, Nintendo, etc.

 

 

 


Redacción: Ana Ruiz

0 Comentarios

Escribe tu comentario

iniciar sesión registrarte
×


×
×
×