¿Por qué el aceite de palma es tan malo y aun así se usa tanto?

¿Por qué el aceite de palma es tan malo y aun así se usa tanto?
comparte

El aceite de palma es el segundo aceite que más se produce en el mundo debido a su alto rendimiento en la producción y sus propiedades, pero es un aceite con un 50% de grasas saturadas, lo que le convierte en un alimento potencialmente peligroso para la salud si se consume en exceso.

El aceite de palma es un aceite de origen vegetal que se obtiene de la fruta de la palma Elaeis guineensis. Es originaria de África occidental, pero actualmente se cultiva también en Asia y América. La mayor parte del aceite de palma proviene, de hecho, de Malasia, aunque Colombia y Ecuador también son grandes productores.


Se usa principalmente como producto añadido a otros alimentos gracias a sus propiedades físicas ya que su estado sólido a temperatura ambiente proporciona consistencia y untuosidad a los alimentos frente a otros aceites, como el de oliva, que permanecen en estado líquido. Así, es habitual encontrarlo en los helados, las mantequillas, las natillas, la bollería industrial, los platos preparados como pizzas, sopas, etc.


Pero también se emplea en productos de higiene como jabones o dentífricos, como materia prima en la producción de biodiesel, para piensos de animales, en la industria cosmética, etc.


¿Por qué se usa tanto?


Desde hace unos años, el aceite de palma ha desbancado a otros, como el de colza, y es el segundo con mayor volumen de producción, por debajo del de soja. Entre los principales beneficios de producción de este aceite frente a otros encontramos:

"A un niño de AA. CC. no diagnosticado se le niega su derecho: Desarrollar su potencial al máximo"

Paulina Bánfalvi Kam, fundadora del Blog "AA.CC., La Rebelión del Talento", un proyecto para desmitificar las altas capacidades y transformar la sociedad para que el talento de todos los niños sea respetado y potenciado, nos habla en esta entrevista sobre su proyecto, cómo identificar a los niños de Altas Capacidades, por qué es tan difícil su identificación y cómo podemos los padres y profesores ayudarles.


- Aunque sólo el 5% del terreno dedicado a la producción de aceites vegetales es usado para el cultivo de palma, éste produce un 38% del suministro total de aceite vegetal. En términos de rendimiento, una plantación de palma es 10 veces más productiva que una de soja o de colza.


- Es más barato. Cuesta unos 650 euros la tonelada de palma frente a los 900 de la tonelada de girasol o los 3.500 del aceite de oliva.


- Como veíamos, tiene unas propiedades especiales en estado sólido que otorga una untuosidad especial a los alimentos que lo contienen. Para sustituirlo se necesita otra grasa que permanezca semisólida a temperatura ambiente y hay muy pocas, la grasa animal (manteca) o algunas grasas de origen tropical, y tienen un precio más elevado por lo que no interesa a la industria.


Un aceite perjudicial para la salud…


El problema de aceite de palma es que es saturado hasta en un 50% de su composición. Así, este aceite cuenta con un 40-48% de ácidos grasos saturados (principalmente palmítico), 37-46% de ácidos grasos monoinsaturados (principalmente oleico) y un 10% de ácidos grasos poliinsaturados.


Según varios estudios del "Center for Science in the Public Interest" (CSPI), el consumo excesivo de ácido palmítico (que compone el 44% del aceite de palma), aumenta los niveles de colesterol y puede contribuir al desarrollo de problemas cardiovasculares. Por eso, la Organización Mundial de la Salud y el "National Heart, Lung and Blood Institute" de los Estados Unidos aconsejan limitar el consumo de ácido palmítico y alimentos con un alto contenido en grasas saturadas.


Antes, para conseguir el mismo grado de solidez que otorga el aceite de palma, se usaba la hidrogenación, pero este proceso reducía el nivel de insaturación de los aceites formando los ácidos grasos trans, que son aún peores para la salud. Sin embargo, el aceite de palma tampoco es bueno ya que consumido en exceso puede causar problemas de colesterol y enfermedades del sistema circulatorio.


Esto ha motivado que la legislación en cuanto al etiquetado de muchos países obligue a especificar qué tipo de aceite se ha usado al elaborar el alimento ya que muchos solo ponían aceites vegetales, pero no es lo mismo el aceite de girasol o el de colza que el de palma. Así, la última normativa europea exige que se especifiquen los ingredientes y ninguno se oculte bajo un concepto general.


Pero aún no se ha prohibido su uso en ningún país de Europa, por lo que a la hora de comprar en el supermercado, evita aquellos productos que contengan aceite de palma o al menos elige los que tengan un porcentaje muy bajo, sobre todo de palmítico. Galletas, helados, bollería y mantequillas son los principales productos en los que lo puedes encontrar.


Busca productos con aceite de oliva, girasol, colza o maíz, ricos en ácidos grasos insaturados, no perjudiciales. El aceite de coco tampoco es saludable.


… y para el medio ambiente


Además de las implicaciones que el aceite de palma tiene para la salud, su cultivo también tiene un gran impacto medioambiental que incluye deforestación, pérdida de hábitats naturales de especies en peligro como el orangután o el tigre de Sumatra, y contribución a la emisión de gases de efecto invernadero.


Grupos medioambientales, como Greenpeace y Amigos de la Tierra, se oponen al uso de aceite de palma como biofuel ya que aseguran que la deforestación que causan las plantaciones de palma son más dañinas que los beneficios obtenidos de usarlo como combustible inorgánico.


Para contrarrestar este efecto algunas organizaciones, como la "Roundtable on Sustainable Palm Oil", un grupo industrial productor de palma, y el gobierno malayo, se han comprometido a mantener el 50% de su superficie como bosque y a cultivarlo de un modo más ecológico.


Foto: Created by Bedneyimages - Freepik.com


0 Comentarios

Escribe tu comentario

iniciar sesión registrarte
×


×
×
×