Alergias alimentarias en verano

Alergias alimentarias en verano
comparte

Cada vez más personas en nuestro país padecen algún tipo de alergia alimentaria que les impide ingerir algunos alimentos. Los más comunes son la leche de vaca, el huevo o el pescado, aunque también hay mucha gente alérgica a frutas tan veraniegas como el melocotón o la paraguaya. ¡No dejes que este problema te amargue el verano!

Más frecuentes en época estival


En España cada vez se dan más casos de personas alérgicas a algún alimento. Las causas no están claras, pero el hecho es que hay un 4% de población adulta y un 7% de la infantil que padece algún trastorno de este tipo.


Las reacciones alérgicas son más habituales en esta época del año porque al estar de vacaciones, viajar, abandonar las rutinas, etc. se producen más descuidos a la hora de controlar lo que se come.


Por ejemplo, el calor hace que aumente el consumo de los helados, que muchas veces llevan trazas de alimentos tan alérgicos como la leche, los huevos o los frutos secos. Por eso hay que tener mucho cuidado al comprar un helado, aunque nos parezca que va a ser adecuado, puede no serlo.


También se ha incrementado en los últimos 30 años el número de personas alérgicas a las rosáceas (especies de plantas que dan frutos como el melón, el melocotón, el kiwi, etc.).


Alergia a la “fruta de verano”


En algunas comunidades, como Andalucía o Baleares, la alergia a las rosáceas es muy común. Las rosáceas son una de las familias de plantas más importantes por su alto número de especies, entre las que se encuentran la mayoría de las frutas de consumo masivo: manzana, pera, membrillo, melocotón, ciruela, cereza, fresa, almendra, zarzamora, frambuesa, etc.

No te puedes perder ...


Una de las que más alergias provoca es el melocotón. Tanto, que en la Universidad Politécnica de Madrid (UPM), realizaron hace un par de años un estudio para ver qué agentes producían esta alergia y cómo eludir las nuevas reacciones que estaban apareciendo en alergias cruzadas y así buscar una vacuna. En concreto, la alergia al melocotón está producida por una proteína que se encuentra en la piel, llamada Pru p 3. Este tipo de alergias no tienen por el momento ningún tratamiento salvo evitar el consumo del alimento que las provoca.


La alergia al melocotón (al igual que a otras frutas) se puede presentar de tres maneras diferentes:


1- Síndrome de alergia oral: provoca picazón y o inflamación en la boca, labios o garganta en el momento de ingerirlas. Es un cuadro leve que normalmente se cura solo y que suele presentarse en alérgicos al polen.


2- Urticaria de contacto: provoca la aparición de granitos o erupciones en las zonas que estuvieron en contacto con la fruta en cuestión (normalmente las manos y los labios). O rash en la piel.


3- Alergia a las proteínas de las frutas: este es el tipo que descubrieron los investigadores de la UPM. En este caso la alergia es más grave y puede desencadenar en un shock anafiláctico.


Otras frutas que causan alergias de este tipo son: albaricoques, paraguayas, cerezas, ciruelas, nectarinas, manzanas, kiwis, plátanos, fresas, piñas, moras, peras…


Las dos primeras formas no requieren tratamiento, tan solo hay que excluir de la dieta esas frutas o, si se trata de urticaria de contacto, comerla pelada por otra persona.


Sin embargo, la tercera es más problemática ya que muchas veces, al ser causada por una serie de proteínas, puede darse alergia cruzada con otros alérgenos presentes en verduras como los guisantes, la lechuga, la escarola, la lombarda, la cebolla, el ajo, etc.


En los países nórdicos es más frecuente que la alergia al melocotón se desarrolle en personas alérgicas al polen del abedul por la similitud de ambos alérgenos. En este caso, los síntomas aparecen unos 10 minutos después de su ingesta y causa picor e inflamación en la boca y la garganta. La gente que padece este tipo de alergia sí puede tomar el melocotón en conserva y zumo de melocotón ya que el alérgeno que les afecta a ellos no resiste al calor.


Sin embargo, en los países mediterráneos la gente que sufre este problema no tiene por qué ser alérgico al polen, con lo que sus síntomas pueden incluir también los de la anafilaxia (vómitos, dolor abdominal, shock). En este caso, no podrán tomar la fruta ni en conserva ni de ninguna otra forma porque el alérgeno que les afecta a ellos es resistente.


Con la alergia a todas partes


Para las personas con alergias o intolerancias alimentarias es más difícil salir a comer a restaurantes o alojarse en un hotel con comida incluida, ya que tienen que tener en cuenta que en estos establecimientos haya menús especiales para ellos. Y es que no basta con evitar los platos que contengan los alimentos prohibidos, hay que tener mucho cuidado con la manera en que se han cocinado ya que las salsas que lleven o los aceites en los que se han hecho pueden contener trazas de alérgenos.


Para los celiacos, la web de la FACE (Federación de Asociaciones de Celíacos de España) tiene una lista de aquellos hoteles y restaurantes en los que hay menús especiales para celiacos. También existen campamentos infantiles para niños con este problema para que los padres estén seguros de que su alimentación está libre de gluten.


Los alimentos especiales para intolerantes al gluten o alérgicos al huevo o a la leche no se encuentran fácilmente en todas las poblaciones, sobre todo si éstas son muy pequeñas. Aseguraos antes de viajar a cualquier localidad de que cuenta con tiendas especiales para alérgicos, o llevaos vuestra propia comida si no vais a estar fuera muchos días.


También hay que tener cuidado cuando vayáis a una barbacoa o de picnic si tu hijo es alérgico. Asegúrate de que llevas la comida que sí puede tomar tu niño bien separada del resto para que no se mezcle con nada perjudicial y de que no coma nada que no esté supervisado antes por ti. Si alguien más lleva comida para tu hijo, debes estar segura de que esa persona es consciente de la enfermedad de tu niño y por lo tanto, de que los alimentos se pueden consumir sin peligro.


Los cubiertos también deben estar separados y no compartirse. Pon un mantel de plástico encima de la mesa en la que comáis para que los alimentos no se contaminen con ningún resto de los comensales anteriores. Lleva medicamentos por si acaso sufre una reacción alérgica.


Te puede interesar:
La calculadora de percentil es utilizada para evaluar si un bebé está creciendo adecuadamente en relación con otros bebés de su misma edad.


Fuentes:

Universidad Politécnica de Madrid (UPM)

¿Qué cuidados en alergia infantil son necesarios en los campamentos de verano? http://www.seicap.es/es/-qu%C3%A9-cuidados-en-alergia-infantil-son-necesarios-en-los-campamentos-de-verano-_66328

AEP EnFamilia, "Alergia a los alimentos: ¿qué es?" https://enfamilia.aeped.es/temas-salud/alergia-alimentos-que-es

Fecha de actualización: 29-07-2011

Redacción: Irene García

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

0 Comentarios

Escribe tu comentario

iniciar sesión registrarte
×


×
×
×
*/?>